Elegir y trabajar con una firma de Relaciones Públicas es un gran paso y una gran inversión. Si tu empresa ha pasado por esto antes, o estás buscando una agencia ahora, sabes que es mucho trabajo el proceso de RFP (Solicitud de Propuesta). El éxito de la asociación que estás a punto de comenzar se basa en cuánto estás dispuesto a invertir en la relación después de haber dicho “estás contratado”.

Es de sentido común, ¿verdad? Te sorprenderás de cuántas empresas prestan poca atención a la agencia una vez que están a bordo. Y, como en toda relación exitosa, obtienes de ésta lo que pones de tu parte. Es por eso que esta guía rápida sobre lo que funciona bien cuando se trabaja con una empresa de RP puede ser útil cuando es hora de dar la bienvenida a los nuevos consultores a tu empresa.

Prepárate a participar

Si has contratado una agencia “para tener más brazos y piernas” o como un socio estratégico, van a necesitar la ayuda de un recurso interno dedicado, sobre todo al principio. Piensa en el equipo de la agencia como el tuyo. ¡Acabas de ganar dos o tres, dependiendo del tamaño de tu programa, nuevos empleados! Necesitan ser introducidos a tu empresa, necesitan información, orientación y dirección. Por más inteligentes que puedan ser las personas, son nuevos para la empresa, su cultura, sus procesos y todo lo demás que normalmente toma tiempo para ‘aprender’ cuando se comienza un nuevo trabajo. Tú eres su guía. Prepárate para todas las peticiones que hacen en esos primeros días para ponerse al tanto sobre tu empresa.

Comparte información, y más información, y más información

La información es poder y cuanta más información pases a la agencia, más éxito tendrá. A veces los clientes no piensan que una estadística específica o un contenido antiguo es importante para compartir con la agencia. Típicamente, están equivocados. Las buenas agencias tienen personas creativas que pasan sus días estirando pequeños recursos en resultados significativos. Los contrataste por sus habilidades – dales todo lo que tienes y ve cómo la agencia les saca jugo.

Mantén sus pies en el fuego

Hacer a la agencia responsable de lo que te ofrecieron es fundamental para mostrarles que te importa. Cualquier agencia, con una buena reputación que defender, lo hará por sí misma, pero tener un contacto interno que exige rendición de cuentas también muestra la firmeza de cómo la empresa está comprometida con ellos. Una gran relación cliente – agencia es el resultado de desear mutuamente el éxito.  

Amplía su acceso

Una minoría de los contactos del lado del cliente está obstinada en ser el único punto de entrada para la empresa. Restringen el acceso a ejecutivos, personas de producto u otros Líderes de Pensamiento potenciales que serían combustible para el programa de visibilidad. Esto es contraproducente. Nada malo puede venir de tener exposición a más puntos de vista dentro de un mercado, más experiencias dentro de ese mercado, y la oportunidad de combinar y aumentar las redes de relacionamiento. Preséntale a la agencia los activos de tu empresa. Fomenta puntos de contacto regulares y el libre flujo de comunicación entre todos. La cuenta se convertirá y permanecerá más saludable.

Apalanca las habilidades especiales de la agencia

Si seleccionaste a tu agencia por sus fortalezas particulares, asegúrate de aprovecharlas una vez que estén abordo. Algunas agencias sobresalen en mercados verticales, de negocio, de nicho, influencia digital, empresas sin fines de lucro, comunicaciones de crisis, métricas, uso de los datos para informar mejor y la lista continúa. Apalanca su experiencia rápidamente y no dejes que el programa se desvíe de sus objetivos generales.

Las agencias están llenas de gente creativa que les gusta ser desafiados, resolver problemas y, sobre todo, trabajar con otras personas inteligentes. Ten esto en cuenta cuando contrates una agencia. Involúcrate. No los restrinjas. Dales acceso a lo qué y a quién necesitan para hacer ver bien a tu marca. Las RP son tu cúpula de hierro, prepárate para celebrar las victorias con tu nueva agencia.

**Traducción y adaptación del artículo: I’ve chosen a PR firm. Now how do I work with them? Publicado en Shift Communications.