ACERCÁNDONOS A LA PERFECCIÓN... NANORESINAS, IONÓMEROS O CIRCONIO

 

La evolución de los materiales que se utilizan en implantes y prótesis ha sido increíble. Cada día son de mayor resistencia, durabilidad y estética para que el paciente disfrute de su restauración, no ya como una prótesis sino como un diente natural.

Entre los materiales en boga, se pueden mencionar al silicato de circonio, disilicato de litio y nanoresinas, pasando también por los polímeros y la fibra de vidrio reforzada. Es decir, hoy en día los odontólogos tienen muchos materiales para escoger según sea el caso y los factores a considerar, como la oclusión, los espacios requeridos o la edad del paciente, entre otros.

Uno de estos materiales es TRINIA, un material de CAD/CAM a base de resina de fibra de vidrio reforzada que viene en discos y bloques. TRINIA ayuda mucho en el área odontológica gracias a su biocompatibilidad, flexibilidad y bajo peso. Sus propiedades son ideales para implantes en el paciente edéntulo porque la restauración permanente no ejerce demasiada fuerza sobre ellos.

El proceso de elaboración de este tipo de restauración es el siguiente. Se obtiene un modelo de trabajo, ya sea sobre dientes naturales o sobre implantes. El modelo se digitaliza con un escáner de escritorio. Luego se sigue el proceso CAD/CAM, primero diseñando en el software CAD y después enviando a fresar la restauración. El proceso de fresado de la subestructura de TRINIA lleva aproximadamente 50 minutos; posteriormente, el técnico retira el bloque de la fresadora y está lista para ser confeccionada con dientes de acrílico y acrílico para las encías.

Cambiando la mirada del paciente, un caso clínico

Un caso clínico, en el que el resultado estético cambió la mirada del paciente al realizarse ocho exodoncias, restauradas mediante la colocación de cuatro implantes en el maxilar superior y cuatro implantes en maxilar inferior. Las restauraciones se confeccionaron a partir de dos barras de un nuevo y avanzado material de CAD/CAM, el cual fue fresado en seco.

El paciente acudió a la clínica con severos problemas periodontales. En la consulta inicial, se realizaron exodoncias múltiples por problemas de movilidad dentaria, periodontitis y grandes lesiones cariosas. Se tomó la decisión de hacer todas las extracciones y colocar 4 implantes en maxilar superior y 4 implantes en maxilar inferior, confeccionando 2 barras de TRINIA totalmente anatómicas y, en este caso, agregar el material de recubrimiento estético para terminar la prótesis.

El proceso de transformación...

Las figuras 1, 2 y 3 muestran imágenes frontales y laterales del paciente sin ningún tipo de prótesis. Las imágenes se tomaron para ver el perfil frontal y lateral del paciente, verificar los planos y proporciones faciales del paciente y determinar la altura y tomar los registros de oclusión pertinentes. Así como ver la estética externa y los componentes faciales.

 

La Figura 4 muestra los 8 implantes colocados en una sola cita para realizar el procedimiento de la manera menos traumática posible, y para que el proceso de cicatrización fuera el más adecuado y causara menor inflamación del tejido con menores complicaciones preoperatorias.

El proceso de cicatrización y oseointegración de los implantes tomó un periodo de cuatro meses, con evaluaciones mensuales y tomando medidas de control para verificar que la cicatrización se realizara de manera adecuada. Pasados estos cuatro meses se procedió a realizar el destape de los implantes.

Al hacer esto, se colocó un pin de paralelismo para verificar su colocación en la parte ósea aplicando presión manual. Posteriormente, se procedió a colocar los postes de impresión y las cofias de arrastre plásticas para proceder a tomar la impresión de ambos maxilares (Figura 5).

En este caso, se tomó la impresión con silicona polivinilsiloxano, esperando el endurecimiento de este material de 3 a 4 minutos, y se retiraron las cubetas de boca, donde se colocaron los postes de impresión y los análogos de los implantes para tener un modelo de trabajo. Sobre este modelo se escogieron los pilares de los implantes para posteriormente escanearlos y diseñar la barra como tal. La Figura 6 muestra el trabajo previo al vaciado con yeso de ambos modelos, tanto de los postes como de los análogos de los 8 implantes.

En la Figura 7 se observa el vaciado de los modelos siguiendo las indicaciones del fabricante en cuanto a la relación polvo-líquido para el yeso utilizado, que este caso fue tipo IV, un yeso para trabajar la parte protésica de manera más adecuada. Posteriormente, se retiran los modelos de las impresiones y se hace el recorte (Figura 8).

 

Se prepararon los modelos y escogieron los pilares, donde se tomaron los pines de paralelismo o guías que determinaron la angulación para escoger los pilares adecuados para una buena inserción protésica de acuerdo al diseño. Esto ofreció al paciente una carga oclusal balanceada para una buena función masticatoria.

Después se realizó el arenado antes del escaneo. Esto debido al tipo de escáner utilizado, ya que la luz rebota durante la proyección, por lo que se realiza este procedimiento para opacar ese brillo y poder escanear una buena imagen del pilar.

En las figuras 9-10 se observa el diseño de la estructura anatómica sobre 4 pilares universales Bicon, tanto en el maxilar superior como en el inferior, para ser posteriormente recubierta con una nanoresina utilizando la técnica de capa por capa.

Para la parte digital, se decidió fresar una estructura de TRINIA para la subestructura, cpm nanoresina marca Ceramage (SHOFU) para hacer los procedimientos estéticos (Figura 11). Vale mencionar que TRINIA puede ser fresado en un proceso en seco con fresas de diamante (Figura 12); en este caso, se utilizó una fresadora DWX-51D de DGSHAPE by Roland.

Después se diseñaron las estructuras anatómicas y se verificó la oclusión, realizando pruebas en boca de dichas estructuras. Se revisó la fonética, oclusión, perfil, soporte labial, así como las proporciones faciales más adecuadas posibles, y que el paciente constatara que no había discrepancias ni cambios dimensionales no adecuados a su gusto.

Siguiendo las pruebas, en las figuras 13 y 14 se ve la parte del registro oclusal y posteriormente se tomó la decisión entre el técnico, el odontólogo y el paciente, de colocar una encía artificial.

 

Aquí se adicionó color gingival a la parte superior para darle un poco más de soporte óseo, para que cuando el paciente estuviera en reposo con boca cerrada, las proporciones faciales fueran las adecuadas, sin depresiones ni irregularidades estéticas, comprobando la plenitud y tonicidad muscular.

En la figura 15 se puede ver el modelo montado en un articulador con la encía ya colocada y pulida, lista para su colocación.


La prótesis de TRINIA ayudó como guía de posicionamiento en cada uno de los pilares como se muestra en la figura 16. Todos los pilares funcionaron de manera adecuada, dando una distribución balanceada y una oclusión correcta.

Después de colocados los pilares en posición, se hizo un casting para activar la conexión, en este caso una conexión friccional o sin tornillos. Una vez en posición, se procedió a hacer la inserción definitiva de cada una de las prótesis, revisando todos los puntos de oclusión.

En la imagen de la colocación definitiva de la prótesis se puede observar la plenitud facial e incluso los cambios en la mirada y el brillo de los ojos del paciente al observar los resultados finales del trabajo realizado.

Este fue un trabajo en el que el paciente realmente vivió un cambio en su vida, viéndose incluso unos 10 o 12 años más joven, con una prótesis estética, cómoda y completamente funcional. (Figuras 17, 18, 19 y 20).

* El Dr. Richard A. Rodríguez es odontólogo con 18 años de experiencia, graduado en la Universidad Central de Venezuela y en el Centro de Implantes Dentales en Boston. Conferencista en implantes, prótesis y materiales dentales, instructor clínico de Bicon Dental Implants y experto en investigación y desarrollo CAD/CAM para compañías líderes.