Código de Ética

1.- No tomarás ningún documento como si fuera tuyo, siempre incluirás los créditos del autor.
2.- Permitirás que tus colaboraciones sean utilizadas por otros usuarios.
3.- No utilizarás las colaboraciones de Mi Espacio® con fines lucrativos, si las utilizas para alguna publicación, por favor da crédito al autor.
4.- No incluirás contenidos ofensivos.
5.- Siempre incluirás la bibliografía en la que se encuentra basada tu información.
6.- Todo usuario debe siempre tener presente su responsabilidad en cuanto a la forma en que comunica su información.
7.- Todo el material que se envía para publicación deberá estar escrito con rigor profesional y creatividad.
8.- El estilo debe ser claro y conciso. Claro, porque en ocasiones puede ser accesado por un público no especializado en todas las ramas. Conciso, porque hay que tomar en cuenta que con la amplia disponibilidad de información, los lectores no tienen mucho tiempo.

Mi Espacio® se debe a sus colaboradores, por lo tanto, busca asegurar que la información recibida por el lector sea completa. Una información completa no es la que brinda toda la información en absoluto, sino la que es relevante y de interés para los usuarios. El objetivo de Mi Espacio® es ofrecer materiales informativamente sustanciosos, presentados con claridad y sencillez. Por lo tanto, siempre se revisan los documentos antes de darlos a conocer, con la finalidad de que sea contenido de calidad e interés para los usuarios.

Envía tu Colaboración
InfoSol financia Mi Espacio® en apoyo a la Ciencia de la Comunicación. Debido a que Mi Espacio® es un sitio colaborativo, en los apartados de colaboración la responsabilidad del contenido de cada uno de los trabajos publicados en Mi Espacio®, corre exclusivamente por cuenta del autor, respetando así los distintos enfoques y puntos de vista.

×

Envia tus Colaboraciones

No olvides mandar tu archivo en .doc, .ppt, o .html y después del cuerpo del mensaje acompañarlo con la siguiente información:


Nombre

Empresa / Medio / Escuela

Puesto / Carrera y Semestre

Dirección de Correo Electrónica, en caso de que desees que tu e-mail se publique en la página de internet.

Antes de enviar tu documento te pedimos revises nuestro Código de Ética

HAZ CLIC AQUÍ, PARA COLABORAR CON NOSOTROS

Al enviar tu colaboración, autorizas dar uso y permites la publicación de tu documento. Mi Espacio® se compromete en conservar los créditos de tu colaboración, sin embargo no se hace responsable por el uso de terceros.

×

¿Cómo Elegir una Agencia de RRPP?

Para optimizar comunicación y relaciones con sus Audiencias Objetivo la contratación de firmas consultoras externas para realizar estas tareas es frecuente. El uso del outsourcing se ha generalizado por la necesidad de adelgazar estructuras para racionalizar gastos, los campos de la comunicación y las Relaciones Públicas no escapan a esta tendencia.

Ante ello, un reto que deben enfrentar los Directores Generales, Directores de Marketing, Directores de Comunicación o de RRPP es la contratación de una agencia especializada, bien para complementar la estructura interna, sustituirla o atender una situación específica en materia de comunicación o relaciones públicas que requiere la intervención de expertos. Antes de contactar con alguna agencia, determine las necesidades.

Aquí algunas recomendaciones que ayudarán a tomar una mejor decisión:

1) Si requiere consejo estratégico, necesita una firma consultora; si sólo se trata de apoyos específicos, como contratación de edecanes u otros soportes logísticos, deberá dirigirse a una agencia de servicios, pero si sus requerimientos van desde la consultoría estratégica hasta la operación, necesita una agencia de servicios integrales. Dentro de las agencias de servicios integrales establecidas en México hay algunas que son filiales de grandes firmas extranjeras. Dicen contar con redes internacionales para difundir información a nivel mundial. Esta capacidad hay que analizarla con atención, por que quizá su empresa no la requiera. Pues, aunque ofrezcan "experiencia internacional", pregunte cuánto costará que expertos de la casa matriz participen en la solución del problema. En general, las dificultades se deben enfrentar de manera local.

2) La experiencia y el prestigio de la empresa son dos elementos a considerar. Ambos están determinados por la calificación profesional de los consultores de la firma.

3) Cerciórese de que la agencia tenga el equipo que garantice una comunicación efectiva, no se deje engañar por compañías que presentan un número abultado de personal y sofisticada infraestructura.

4) Revise la cartera de clientes de las agencias que le interesan. Verifique cuáles son los trabajos que han hecho y qué mencionan en su presentación. Algunas señalan a grandes empresas sólo porque en alguna ocasión les contrataron el servicio de una edecán.

5) Solicite un diagnóstico y una propuesta estratégica para resolver la problemática que en materia de RRPP enfrenta su empresa. Compárelos, así podrá tomar la mejor decisión.

6) Resultados: una correcta estrategia de comunicación (RRPP) requiere de métricas tangibles que le comuniquen el Retorno de Inversión. Muchas agencias sólo hacen comparativos con la inversión publicitaria, las empresas de clase mundial presentan métricas mucho muy estratégicas que son útiles para el redireccionamiento de la estrategia vs. el de su competencia.

Si usted está buscando una Agencia de Relaciones Públicas y/o de Servicios Integrales en Comunicación, llene el siguiente formulario para ser contactado por un experto en el tema y recomendarle qué es lo que usted necesita.

Si usted está buscando una empresa de Servicios (edecanes, etc.), sugerimos realizar la búsqueda de la misma mediante algún buscador público que reúna las características que requiere.

ESTOY EN BÚSQUEDA DE UNA AGENCIA Y DESEO SER CONTACTADO
*Algunos puntos mencionados de este artículo fueron desarrollados por el Lic. Carlos Bonilla, tomados del Asesor de México.

×
Mi espacio Espacio Espacio Espacio Espacio Espacio  
 
Investigación
Desde la Tinchera
Desde la
Trinchera
Desde la Investigacion
Desde la
Investigación
Desde los Medios
Desde los
Medios
Desde el Aula
Desde el
Aula

Imagen y Liderazgo: Un Proceso Estratégico para su Construcción

Hace unos años, cuando se hablaba de la Imagen se solía decir con frecuencia que este recurso de la comunicación tenía un campo de acción muy limitado y que era una cuestión de moda.

Sin embargo, de entonces a la fecha, las cosas han cambiado mucho. Hoy, la imagen se ha convertido en un activo intangible básico, un recurso estratégico y una herramienta fundamental para el desarrollo no solo de negocios y empresas, sino para la generación de líderes de cambio en todas las disciplinas de la actividad humana.

Dirigentes, servidores públicos, emprendedores, políticos, artistas, ejecutivos y en general toda persona interesada en hacer de sí mismo un canal eficiente de comunicación para ganar ventajas competitivas están obligados a desarrollar un modelo de imagen que les permita diferenciarse, posicionarse, competir, destacar y asumir con legitimidad los roles que la sociedad les asigna.

El liderazgo es ahora, no sólo es una cuestión de esfuerzo y dinamismo; de riesgos y ganancias; sino de proyección, de percepciones y contrastes; de audiencias ávidas de estímulos y mensajes.

Estamos ante una sociedad cambiante, demandante, compleja, voluble, distinta. En construcción permanente de sí misma; sumida en una búsqueda interminable; sin orientación y sin referencias, no hay paradigmas, no hay antecedentes, no hay planes ni ideas claras. Alguien, debe –forzosamente- asumir el reto de darle contenido, dirección, sentido, dinamismo, velocidad y énfasis a tales cambios.

Nuestros hijos, nuestros colaboradores, nuestros amigos, nuestro equipo de trabajo, nuestra empresa; el gobierno, la política, los medios de comunicación, los círculos sociales donde nos desenvolvemos, todos requieren de una u otra forma tener un referente claro de liderazgo, una figura que represente nuestros valores y aspiraciones, que asuma los retos y enfrente los riesgos, que coordine nuestros esfuerzos y quien al mismo tiempo sea el ejemplo y modelo a seguir, alguien que mantenga una visión clara de nuestras metas, motivando, inspirando al grupo para ser competitivo y dando claridad en el rumbo. En resumen, alguien que mantenga la unidad de propósito y este a la altura de nuestras expectativas.

Si el final del siglo XX se consideró la época del auge de la información, el inicio del siglo XXI es el tiempo de la comunicación. La imagen es ante todo, un proceso estratégico de comunicación en el que transmitimos a los demás mensajes acerca de nosotros mismos, con el fin de generar una percepción positiva.

La imagen es temporal, se radica en la actualidad del individuo, pero su eficiencia, congruencia y permanencia nos permitirán construir una sólida reputación hacia el futuro o bien modificar los prejuicios, suplantar los vacíos de información u orientar las opiniones que existían de nosotros en el pasado. Es decir, tenemos una imagen, nos hayamos preocupado o no de construirla, la gente nos percibe, nos concibe, nos determina, nos “siente” de alguna manera, somos alguien ahora, eso es inevitable.

No podemos cambiar ni el pasado ni nuestra historia, tampoco a la gente. Lo que si podemos hacer mediante un proceso de construcción de imagen es cambiar lo que ellos conocen de nosotros. Podemos informar, podemos convencer, dar certeza y generar credibilidad: podemos comunicar mejor acerca de nosotros.

Todos -en alguna medida- somos un personaje, una representación, cubrimos un rol, desempeñamos una función para el resto de la gente: podemos ser admirados o rechazados, menospreciados, respetados, calificados, segregados o aceptados. El juicio social se detona de manera automática, sin aviso previo, a veces sin que lo sepamos. Nuestra entrada a un lugar, la voz, la postura, los gestos, el vestuario, el lenguaje, la oficina, los amigos y lugares que frecuentamos, todo contribuye a crear la manera en que la gente nos percibe e inevitablemente cuando la gente nos percibenos construye, nos deforma o nos destruye.

Lo que somos es una realidad que se forja con opiniones, sensaciones, inferencias, creencias, sentimientos con o sin nuestra participación. Nuestra verdadera personalidad -si no es comunicada adecuadamente- corre el riesgo de ser limitada por nuestras audiencias, ya que estas fácilmente -a partir de datos parciales- pueden asumir que somos incapaces, hábiles, calificados, honestos, descuidados, detallistas, felices, amargados, flojos o incompetentes. Es cosa común que no se requiera que nos conozcan o nos traten para calificarnos, es parte de la naturaleza humana. En síntesis, somos -querámoslo o no- una imagen, es nuestra responsabilidad construirla adecuadamente y velar por ella.

Podemos enviar mensajes eficientes para dar claridad, podemos desterrar las creencias de la gente, sus prejuicios, sus temores. Con determinación personal, honestidad, la preparación adecuada, la disciplina y el trabajo necesario, podemos mostrar que somos accesibles a quienes en algún momento pensaron que éramos lejanos e insensibles. Podemos acabar con los mitos que se tejieron a nuestro alrededor, de los cuales pudiéramos o no estar enterados. ¿Cuántas veces usted se ha dicho asimism@: quien soy yo?, ¿está segur@ de saber quien es para los demás?; ¿esta enterad@ de todo lo que se dice sobre usted?; ¿sabe si la gente es verdaderamente honesta con usted al expresar sus inquietudes o necesidades?; ¿conoce hasta que grado la gente confía en usted?; ¿ha dejado de sentir la cercanía de sus amigos?; ¿Por qué en algunos momentos siente que ha dejado de avanzar en sus metas?.

La respuesta a muchas de estas cuestiones pudiera estar relacionada con problemas específicos de comunicación vinculados a la construcción de imagen que no le permiten consolidar su liderazgo.

Un proceso estratégico para la construcción de imagen como soporte del liderazgo requiere de 10 pasos secuenciales muy concretos.

1) Reconocimiento. Exploración, análisis y evaluación de las cualidades, esencia, valores, potencial, intereses, objetivos y expectativas de quien quiere transmitirla. Ambientes, lugares de trabajo, zonas de desenvolvimiento. ¿Quién soy? ¿Cuáles son mis fortalezas, debilidades, oportunidades y amenazas? ¿Qué busco lograr con mi imagen? ¿Qué quiero transmitirle a la gente? ¿Cómo me gustaría que me percibieran?

2) Análisis y estudio de las audiencias a quienes va dirigida la imagen. Evaluación de su realidad, formas de percepción, ambientes, contexto, hábitos, comportamientos, expectativas, necesidades y formas de comunicación. ¿Quién tiene una imagen de mí? ¿Cómo es esa imagen? ¿Cómo comunicó? ¿Qué se dice, piensa o juzga de mí? 

3) Estudio de la congruencia entre la imagen objetivo y las percepciones de las audiencias. ¿Qué tanta distancia hay entre lo que soy y lo que se percibe de mi? Lo que se dice de mi… ¿es justo, es real, es sincero, es adecuado, bueno positivo o todo lo contrario?

4) Analisis de la competencia. Por lo general cualquier imagen tiene una competencia, abierta, discreta, simulada, real o ficticia, supuesta u oculta. L@s líderes siempre están expuest@s, esa es su misión, son referentes visibles, motivador@s, personajes que deben ser vistos por todos, no están exentos de recelo, envidia o conflictos. De hecho, una de sus funciones en evitar que el grupo se pierda o se desintegre por cualquiera de estos factores. Así que debe competir para afirmarse, debe salir airos@ de la contienda, mostrarse victorios@, nadie debe ser igual en lo interno ni superior en lo externo

5) Determinación del modelo de imagen ideal a comunicar. Desarrollando el contenido, mensajes, formas de exposición, medios, estrategias de posicionamiento, tácticas de diferenciación, administración de contingencias y escenarios que se requieren.

6) Entrenamiento y capacitación. La más dura y determinante, incluye el refinamiento, protocolos, estímulos, formas, capacidades, habilidades, recursos, formas de expresión y contacto que se requieren afinar y desarrollar. Consiste en minimizar las características negativas y potenciar los factores positivos para forjar la imagen ideal. El rol de materias aquí es mayor y menor en la medida de la problemática atender. Existen aspectos de imagen verbal, como el uso de la voz, habilidades de oratoria, discurso, negociación o comunicación personalizada. Adicionalmente los relativos a la imagen no verbal como vestimenta, accesorios, uso de distancias y dinámica del movimiento, la postura y la apariencia personal. Por otro lado, protocolos ejecutivos, al teléfono, trato social, organización de eventos, comunicación personal, etc. 

7) Desarrollo estratégico. Implementación de los procesos, en ocasiones, requiere de la organización de eventos, exposición a medios, trabajo de relaciones públicas, ambientación, apoyo logístico, capacitación del equipo de trabajo o la familia. 

8) Desarrollo táctico. Aquí se incluyen aspectos complementarios como el desarrollo de sistemas de información, soporte laboral, alianzas, metas parciales de corto plazo a lograr, así como habilidades secundarias para consolidar el liderazgo y que se enfocan al grupo o audiencias objetivo. Visión, misión, motivación, coordinación, disciplina, entrega, sentido de pertenencia, unidad. Puede requerir de materiales de comunicación o del uso de medios alternativos para soportar la comunicación de la imagen.

9) Evaluación. Seguimiento de los avances logrados, comentarios, opiniones, dependiendo del nivel y ámbito de competencia se usan sondeos o encuestas, grupos de enfoque, estudios psicológicos y/o referenciales. ¿Qué se dice, percibe, juzga de mí ahora? ¿hemos avanzado o retrocedido? ¿estamos en el camino correcto?

10) Perfeccionamiento. La dinámica de la imagen requiere de constante actualización, de una búsqueda y exigencia continúas, no se acaba nunca, quien crea una imagen, debe mostrarla, debe luego diferenciarla, al posicionarla desarrolla un estilo, una percepción, una audiencia y crea una espacio propio, mantenerla requiere de innovación. La vigencia del liderazgo reside en reinventarse cada día, de anticiparse a un mundo complejo que cambia cada instante. Implica ser flexible, adaptable y tolerante. La tiranía de la imagen consiste en ser dinámica, la del liderazgo en que para que exista debe ser ejercido, mostrado, percibido, concretado, alcanzado todos los días.



**Colaboración Especial de: PHD Alfredo Paredes. Alfredo cuenta con una maestría en Administración de Empresas de Pacific Western University y un doctorado en Políticas Públicas en Northwestern University. Adicionalmente cuenta con cursos en Planeación Estratégica, Administración de Negocios, Comunicación Política, Mercadotecnia Política, entre muchos más. Paredes es consultor de diversas empresas, así como catedrático de diversas instituciones; México 2009.


Redes Sociales

 
Espacio Espacio Espacio Espacio Espacio Mi Espacio