Código de Ética

1.- No tomarás ningún documento como si fuera tuyo, siempre incluirás los créditos del autor.
2.- Permitirás que tus colaboraciones sean utilizadas por otros usuarios.
3.- No utilizarás las colaboraciones de Mi Espacio® con fines lucrativos, si las utilizas para alguna publicación, por favor da crédito al autor.
4.- No incluirás contenidos ofensivos.
5.- Siempre incluirás la bibliografía en la que se encuentra basada tu información.
6.- Todo usuario debe siempre tener presente su responsabilidad en cuanto a la forma en que comunica su información.
7.- Todo el material que se envía para publicación deberá estar escrito con rigor profesional y creatividad.
8.- El estilo debe ser claro y conciso. Claro, porque en ocasiones puede ser accesado por un público no especializado en todas las ramas. Conciso, porque hay que tomar en cuenta que con la amplia disponibilidad de información, los lectores no tienen mucho tiempo.

Mi Espacio® se debe a sus colaboradores, por lo tanto, busca asegurar que la información recibida por el lector sea completa. Una información completa no es la que brinda toda la información en absoluto, sino la que es relevante y de interés para los usuarios. El objetivo de Mi Espacio® es ofrecer materiales informativamente sustanciosos, presentados con claridad y sencillez. Por lo tanto, siempre se revisan los documentos antes de darlos a conocer, con la finalidad de que sea contenido de calidad e interés para los usuarios.

Envía tu Colaboración
InfoSol financia Mi Espacio® en apoyo a la Ciencia de la Comunicación. Debido a que Mi Espacio® es un sitio colaborativo, en los apartados de colaboración la responsabilidad del contenido de cada uno de los trabajos publicados en Mi Espacio®, corre exclusivamente por cuenta del autor, respetando así los distintos enfoques y puntos de vista.

×

Envia tus Colaboraciones

No olvides mandar tu archivo en .doc, .ppt, o .html y después del cuerpo del mensaje acompañarlo con la siguiente información:


Nombre

Empresa / Medio / Escuela

Puesto / Carrera y Semestre

Dirección de Correo Electrónica, en caso de que desees que tu e-mail se publique en la página de internet.

Antes de enviar tu documento te pedimos revises nuestro Código de Ética

HAZ CLIC AQUÍ, PARA COLABORAR CON NOSOTROS

Al enviar tu colaboración, autorizas dar uso y permites la publicación de tu documento. Mi Espacio® se compromete en conservar los créditos de tu colaboración, sin embargo no se hace responsable por el uso de terceros.

×

¿Cómo Elegir una Agencia de RRPP?

Para optimizar comunicación y relaciones con sus Audiencias Objetivo la contratación de firmas consultoras externas para realizar estas tareas es frecuente. El uso del outsourcing se ha generalizado por la necesidad de adelgazar estructuras para racionalizar gastos, los campos de la comunicación y las Relaciones Públicas no escapan a esta tendencia.

Ante ello, un reto que deben enfrentar los Directores Generales, Directores de Marketing, Directores de Comunicación o de RRPP es la contratación de una agencia especializada, bien para complementar la estructura interna, sustituirla o atender una situación específica en materia de comunicación o relaciones públicas que requiere la intervención de expertos. Antes de contactar con alguna agencia, determine las necesidades.

Aquí algunas recomendaciones que ayudarán a tomar una mejor decisión:

1) Si requiere consejo estratégico, necesita una firma consultora; si sólo se trata de apoyos específicos, como contratación de edecanes u otros soportes logísticos, deberá dirigirse a una agencia de servicios, pero si sus requerimientos van desde la consultoría estratégica hasta la operación, necesita una agencia de servicios integrales. Dentro de las agencias de servicios integrales establecidas en México hay algunas que son filiales de grandes firmas extranjeras. Dicen contar con redes internacionales para difundir información a nivel mundial. Esta capacidad hay que analizarla con atención, por que quizá su empresa no la requiera. Pues, aunque ofrezcan "experiencia internacional", pregunte cuánto costará que expertos de la casa matriz participen en la solución del problema. En general, las dificultades se deben enfrentar de manera local.

2) La experiencia y el prestigio de la empresa son dos elementos a considerar. Ambos están determinados por la calificación profesional de los consultores de la firma.

3) Cerciórese de que la agencia tenga el equipo que garantice una comunicación efectiva, no se deje engañar por compañías que presentan un número abultado de personal y sofisticada infraestructura.

4) Revise la cartera de clientes de las agencias que le interesan. Verifique cuáles son los trabajos que han hecho y qué mencionan en su presentación. Algunas señalan a grandes empresas sólo porque en alguna ocasión les contrataron el servicio de una edecán.

5) Solicite un diagnóstico y una propuesta estratégica para resolver la problemática que en materia de RRPP enfrenta su empresa. Compárelos, así podrá tomar la mejor decisión.

6) Resultados: una correcta estrategia de comunicación (RRPP) requiere de métricas tangibles que le comuniquen el Retorno de Inversión. Muchas agencias sólo hacen comparativos con la inversión publicitaria, las empresas de clase mundial presentan métricas mucho muy estratégicas que son útiles para el redireccionamiento de la estrategia vs. el de su competencia.

Si usted está buscando una Agencia de Relaciones Públicas y/o de Servicios Integrales en Comunicación, llene el siguiente formulario para ser contactado por un experto en el tema y recomendarle qué es lo que usted necesita.

Si usted está buscando una empresa de Servicios (edecanes, etc.), sugerimos realizar la búsqueda de la misma mediante algún buscador público que reúna las características que requiere.

ESTOY EN BÚSQUEDA DE UNA AGENCIA Y DESEO SER CONTACTADO
*Algunos puntos mencionados de este artículo fueron desarrollados por el Lic. Carlos Bonilla, tomados del Asesor de México.

×
Mi espacio Espacio Espacio Espacio Espacio Espacio  
 
Desde la Trinchera
Desde la Tinchera
Desde la
Trinchera
Desde la Investigacion
Desde la
Investigación
Desde los Medios
Desde los
Medios
Desde el Aula
Desde el
Aula

No sólo los tontos se creen las 'fake news': tú también

No sólo los tontos se creen las 'fake news': tú también

“Hillary Clinton involucrada en trama pedófila”. “Donald Trump le niega el saludo a un sacerdote negro”. “La píldora anticonceptiva las hace más feas y más gordas”.

Estos tres titulares tienen algo en común. Todos encabezaron noticias falsas, más conocidas como fake news, en el último año. Y todos se colaron como auténticos, fueron compartidos sin cesar por las redes sociales... hasta que fueron desmentidos por sus protagonistas.

Pero, aunque nos tiente pensar lo contrario, caer en la trampa de las fake news no es cosa de tontos. Incluso si tu coeficiente intelectual supera al del mismísimo Einstein, es fácil que las des por ciertas. Sobre todo si su contenido confirma tus convicciones previas. Y todo porque tu cerebro tiende a filtrar la información que recibes haciendo énfasis en lo que concuerda con tus ideas e ignorando lo que contradice tus creencias.

Este enemigo tiene un nombre: sesgo de confirmación. Biólogos y neurocientíficos han desgranado los procesos que hay detrás de esta incapacidad humana de ser objetivos al 100% y dar el mismo valor a todos los puntos de vista. Y, por mucho que nos pese, han alcanzado una conclusión: es una tara universal.

En cierto modo, se trata de un mecanismo hedonista. El cerebro humano busca sentirse bien y que nos lleven la contraria o nos demuestren que nos equivocamos es neurológicamente desagradable. Mientras tanto, confirmar que estamos en lo cierto es reconfortante, incluso placentero. De que así sea se encarga a nivel químico la dopamina, la hormona del placer. Una molécula que se libera en una zona ínfima de la sesera, el núcleo accumbens, pero que a través de los axones de las neuronas alcanza todos los rincones del cerebro, incluso los que consideramos más sensatos.

“Cuando tomamos decisiones y sopesamos cada posible vía de acción antes de decantarnos por una, la dopamina juega un papel clave porque estima cuánto nos reconfortaría cada opción”, explica Laurence Hunt, neurocientífico cognitivo del University College de Londres (Reino Unido). Tal y como demostraron hace poco el investigador británico y sus colegas, lo normal es que, si tenemos ya una idea preconcebida en mente sobre qué elegir, busquemos información que corrobore que se trata de la mejor alternativa posible con el apoyo químico de la dopamina, que da más valor a esa opción.

El sesgo ayudó a nuestros ancestros a subsistir. Ahora nos perjudica
De acuerdo con Hunt, este sesgo a la hora de tomar decisiones podría tener su origen en un comportamiento adaptativo favorable para la especie. “Para nuestros ancestros, era más práctico reunir información sobre la opción que a priori parecía mejor, sobre localizaciones que por su experiencia previa ya asociaban con la obtención de una recompensa, en lugar de informarse por igual sobre todas las alternativas”, aclara.

Aplicado a nuestros días, eso explica, por ejemplo, cómo tu compañero de trabajo justifica su apoyo a los movimientos anti-vacunas. “Fíjate en la noticia que leí el otro día: un niño que tuvo una reacción alérgica después de vacunarse”, te dice. “¡Son veneno! ¡A saber si no provocan autismo!”, añade. Le recuerdas la erradicación de la viruela, lo bien que vivimos sin polio y las vidas que salva la inmunización, pero antes de que termines de enumerar los hechos, tu colega lo niega todo con la cabeza: «No me vas a convencer».

Esa aparente tozudez se explica porque su sesgo de confirmación impide que se le escape ninguna noticia que ratifique que su rechazo a las vacunas es fundado. Mientras, cualquier dato que pruebe los beneficios de la inmunización sobre la salud mundial, por muy irrefutable que sea, le pasará desapercibido. De nuevo, la dopamina en acción.

Michael J Frank, neurocientífico de la Universidad de Brown (EE UU), le ve otras ventajas prácticas al sesgo de confirmación: nos ayuda a aprender más rápido. “Es lógico que cuando adquirimos conocimientos, o cuando aprendemos y perfeccionamos una habilidad, por ejemplo la práctica de un deporte, lo que hagamos sea actualizar conocimientos que ya tenemos, es decir, construir sobre la experiencia previa o sobre lo que nos ha instruido un experto en la materia, y reforzarlo”, explica.

Sin embargo, este mecanismo también fomenta los radicalismos y, en muchos casos, favorece situaciones de conflicto, incluso conflictos bélicos. De ahí que en una de sus últimas investigaciones se esforzase por identificar la relación entre la genética y el sesgo de confirmación. Sus pesquisas revelaron que cuanta más dopamina se libera en la corteza pre frontal, donde se archivan y procesan las instrucciones y las normas, más peso le damos a las ideas preconcebidas. Y que esos niveles de dopamina dependen de ciertos genes, por lo que la tendencia a ignorar lo que no queremos escuchar se podría considerar, al menos en parte, una predisposición heredada.

A esto se le suma que el cerebro emocional se inmiscuye cuando alguien en quien confiamos se contradice. Así lo demostraron científicos de la Universidad de Emory al escanear el cerebro de 15 republicanos y 15 demócratas acérrimos mientras observaban declaraciones contradictorias de sus candidatos preferidos. Los investigadores detectaron la activación de los circuitos asociados con el control de las emociones, pero no de las neuronas racionales. Más tarde, cuando los sujetos habían encontrado una interpretación de las incoherencias que les permitía mantener su posición original, se encendían los circuitos de recompensa y placer de su mente. El placer de seguir llevando la razón.

Falsos culpables
La cosa se pone seria cuando el que sesga inconscientemente la información es un forense. Analizando casos en los que el ADN ha exonerado a un condenado que era inocente, se ha comprobado que el 63% se debían a prácticas forenses inapropiadas. Es decir, que en esos casos los investigadores inconscientemente tienden a favorecer las evidencias inculpatorias y pasar por alto las exculpatorias. Lo mismo ocurre cuando testigos oculares se confunden identificando a un sospechoso: los investigadores tienen a desestimar pistas válidas que no concuerdan con las hipótesis iniciales.

La lista de damnificados por el sesgo de confirmación no acaba ahí. A los vendedores que fijan sus precios en base a un análisis inicial y no los revisan con la información actualizada les hace perder dinero. Incluso se ha demostrado que hay tragedias históricas que se podrían haber evitado si este sesgo no existiera. Como la del ataque a la base de Pearl Harbor durante la Segunda Guerra Mundial. Días antes de la ofensiva, los servicios australianos habían avisado al presidente Roosevelt de que portaaviones de la flota japonesa iban hacia Hawai. Pero el mandatario estadounidense la ignoró, convencido de que aquello no podía ocurrir. No lo comprobó. Y miles de personas murieron como consecuencia.

La única esperanza para que la historia no se repita una y otra vez, según Michael J. Frank, es hacernos conscientes de que la objetividad absoluta es una ilusión. Es decir, que “nos impongamos abrir nuestros oídos a diferentes puntos de vista”. Diga lo que diga la dopamina.


**Colaboración Especial de Elena Sanz, Periodista y editora, analógica y digital, especializada en sci&tech y neurociencia publicada en El Mundo; México 2017.

Redes Sociales

 
Espacio Espacio Espacio Espacio Espacio Mi Espacio
Facebook Twitter YouTube LinkedIn Pinterest SalideShare