Trane

Compartir:

Aniversario 100 de Trane
Construyendo para la vida: El futuro de los edificios de alto desempeño

Lo más relevante:

  • La adopción de nuevas tecnologías para edificios de alto desempeño representa un gran número de beneficios, productividad de los ocupantes y ahorros operacionales.
  • Trane celebra 100 años de innovación en calefacción, ventilación y aire ofrece un amplio rango de soluciones tecnológicas en edificios de alto desempeño.

Las tecnologías sustentables como la eólica y solar obtienen una gran cobertura mediática, pero cuando se trata de satisfacer el apetito casi insaciable del mundo de energía, hoy en día no hay nada mejor que la eficiencia energética.

Mientras la eficiencia de los edificios comerciales mejoró significativamente en décadas recientes, la industria de la construcción de edificios apenas ha comenzado a explotar las reservas de energía atrapadas en instalaciones con bajo rendimiento, de acuerdo con Trane, proveedor líder global de soluciones de confort y servicios y marca de Ingersoll Rand.

Trane celebra 100 años de innovación en calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC, por sus siglas en inglés) y vislumbra para el 2013 un amplio rango de innovaciones tecnológicas en edificios de alto desempeño (HPB), prácticas operativas y servicios de edificios inteligentes que crearán ambientes internos mejores, más saludables, cómodos y productivos en los años venideros.

Prácticas y tecnologías modernas impulsan el desempeño de edificios

Los dueños y operadores de edificios se pueden dar cuenta de una gran cantidad de beneficios al adoptar tecnologías de edificios de alto rendimiento y principios operativos que se encuentran ampliamente disponibles hoy en día. Las nuevas tecnologías y las prácticas mejoradas de eficiencia energética permiten a los edificios comerciales alcanzar altos niveles de eficiencia energética, un mejor desempeño en general, más bajos costos de ciclo de vida y menor impacto en el ambiente.

Con igual importancia comienzan a reconocer que los edificios de mejor rendimiento son baluartes que ayudan a las organizaciones a alcanzar sus objetivos y, más importante aún, sus metas financieras y operativas. Estos crean lugares mejores, más saludables y más productivos para que la gente colabore, aprenda, enseñe, viva, sane, compre, se hospede y visite.

Muchos nuevos edificios están siendo diseñados y operados usando principios de edificios de alto rendimiento. El problema es que muy pocos edificios son construidos en estos días, por lo menos en Norteamérica y Europa. De acuerdo con el estudio “2013 McGraw Hill Construction Forecast”, el crecimiento de la construcción comercial en años recientes ha sido “titubeante a lo mucho”. De hecho, las obras comerciales iniciadas en 2012 fueron valuadas en $50 mmdd aproximadamente, en comparación con los más de $100 mmdd de 2007. McGraw Hill prevé cerca de $56 mmdd de obras comerciales iniciadas en 2013. Las cosas no están mejor en Europa, donde no se espera crecimiento en cuanto a obras comerciales iniciadas se refiere hasta por lo menos el 2014, de acuerdo con la European Aggregates Association.

Las oportunidades abundan hoy en los edificios existentes

Para el futuro inmediato, las mejores oportunidades para mejorar el desempeño de energía, operación y servicios pueden encontrarse en el inventario mundial de edificios existentes. Dichos inmuebles representan un objetivo atractivo para mejoras de eficiencia porque conforman cerca de un tercio de la electricidad que se consume, indican la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. (EPA) y la Energy Efficient Buildings Private-Public Partnership, y generan entre 18 y 20% de las emisiones de gas de efecto invernadero.

Esto representa un parteaguas en la evolución del movimiento de edificios de alto desempeño ya que las tecnologías y prácticas maduran y la evidencia que respalda la adopción de estos principios continua creciendo.

A continuación están algunos de los factores que conducen a la adopción:

  • Mejoras continuas en la economía probablemente causarán que las organizaciones retomen los niveles históricos de inversión de capital. Esto incluye gastar en nuevas construcciones, realizar ampliaciones de edificios y modernizar los sistemas HVAC, siempre y cuando los dueños de los inmuebles puedan alcanzar una tasa aceptable de retorno de inversión.
  • Las capacidades extendidas del software de modelado de edificios facilita el análisis y la predicción del impacto a largo plazo que provoca el escoger alternativas de edificios de alto rendimiento durante las fases de diseño y construcción. Trane descubrió que el costo por implementar medidas para la conservación de la energía se recupera muchas veces a lo largo de la larga vida habitable del edificio. Por ejemplo, el reemplazo de sistemas de iluminación obsoletos, ofrece uno de los mejores rangos de retorno de inversión, a menudo pagándose a sí misma en tres años o menos. Las repentinas mejoras en las tecnologías de iluminación LED prometen extender la ventana de oportunidad para mejoras.
  • La evidencia de que los edificios con mejor desempeño provocan organizaciones más productivas sigue creciendo. Por ejemplo, una investigación por la Universidad Estatal de Michigan muestra que los grupos de trabajo que se mudan a edificios con certificados LEED o Líder en Eficiencia Energética y Diseño sostenible alcanzan altos niveles de productividad. Otro análisis de la Comisión de Edificios de Victoria, Australia, encontró que la productividad del trabajador puede mejorarse por un 30% con un ambiente interno óptimo.
  • Las organizaciones de todos tipos están bajo demasiada presión para hacer más con menos. Menor presupuesto, pocos recursos y un equipo de trabajo más reducido. Los sistemas de automatización de edificios, los cuales son facilitadores clave de un óptimo desempeño de edificios, realizan tareas de forma automática que antes requerían la intervención humana junto a la inteligencia para optimizar resultados. La tecnología de comunicaciones wireless, aplicada en estos sistemas con estándares de comunicaciones abiertas, comprobarán que son un descubrimiento para la mejora de controles y la optimización de energía en el mercado existente de edificios comerciales.
  • Los sensores incorporados en los sistemas mecánicos proveerán datos críticos utilizados por programas de servicios inteligentes para analizar, predecir problemas tomar acciones correctivas con los equipos HVAC de edificios, lo que lleva a una fiabilidad mejorada, un ciclo de vida del equipo mayor y una operación eficiente.
  • El desempeño ambiental va de la mano de la eficiencia energética. Reglas exactas, reportar requerimientos y récords están en el aire en muchas jurisdicciones. Sin embargo, es una apuesta segura que las organizaciones de todos los tipos ser verán obligadas a cumplir, no sólo cono las regulaciones nacionales, estatales y locales más severas, sino también con las altas expectativas de los clientes, accionistas, empleados y la comunidad.

Edificios con mejor rendimiento en el horizonte

El mundo de las soluciones de climatización para interiores ha cambiado dramáticamente durante el curso del último siglo, debido en gran parte a las innovaciones técnicas que hacen mejor a los edificios y ayudan a los dueños y operadores a lograr sus misiones y alcanzar sus objetivos más críticos. Sin duda el siguiente siglo traerá innovaciones que serán igualmente impactantes como el radiador convectivo, el compresor de tubo de vacío, el aire acondicionado unitario y los controles de automatización de edificios.

Actualmente ya existe la tecnología y el conocimiento para extraer las enormes reservas de energía que se encuentra entre los millones de edificios que no son de alto desempeño. Los líderes de la industria como Trane continúan explorando conceptos que apliquen tanto a los nuevos inmuebles como a los existentes, y prometen llevar a la eficiencia energética a nuevas alturas en las siguientes décadas:

  • El salto más grande para en la eficiencia de edificios vendrá no sólo de mejorar el desempeño de sistemas individuales tales como HVAC, mecánicos, de iluminación y control de acceso. También vendrá de habilitar todos los sistemas de los edificios para operar en armonía. Los avances en tecnología de control, comunicación inalámbrica (wireless) y la continua migración a sistemas operativos comunes habilitarán una interoperabilidad sin precedentes de sistemas clave de edificios y permitirán estrategias de control de edificios más sofisticadas.
  • Los enfoques innovadores de HVAC entrarán en funcionamiento o crecerán en popularidad mientras el impulso para reducir el consumo de energía continúe. Algunos ejemplos incluyen las bombas de calefacción geotermales, almacenamiento térmico, sistemas modulares HVAC, aire acondicionado sin ductos, entre otros.
  • El traslado a servicios inteligentes y modelos de mantenimiento predictivo se acelerará mientras los dueños y operadores de edificios luchan por mejorar la confiabilidad, reducir costos operativos y hacer más con menos. Los servicios inteligentes combinan tecnología, acceso a niveles sin precedentes de datos y analítica sofisticada para recolectar, interpretar y actuar continuamente ante los datos de sistemas y controles de edificios para optimizar el desempeño operacional. Los sensores y controladores inteligentes incorporados en el equipo HVAC y conectados a la web alimentarán este análisis sofisticado de datos. La analítica inteligente será capaz de estudiar patrones de uso del equipo y aprender de experiencias pasadas. Con socios de servicio capaces, los operadores de edificios pueden enfocar recursos internos en otras prioridades y reducir los retos asociados con una falta de especialistas calificados de HVAC.
  • El software de modelado y análisis de edificios ha recorrido un largo camino desde su introducción durante la crisis energética a inicios de los 70s y la ciencia del modelado continúa avanzando. Sus características permite a los dueños de edificios y sus socios de servicios energéticos comparar el impacto de distintas opciones y utilizar un análisis de costos basado en el valor neto actual (NPV), el cual provee una imagen más realista del ahorro total que las medidas de conservación de la energía generarán a lo largo del ciclo de vida de un edificio. El modelado también ayuda a los diseñadores a emparejar con exactitud la capacidad del sistema del edificio con los requerimientos anticipados.
  • La nueva generación de ocupantes de los edificios –incluyendo aquellos que nacieron en la era de la información– tienen expectativas distintas que sus colegas mayores. Ellos esperan interactuar con los sistemas de edificios utilizando sus dispositivos inteligentes, por ejemplo, cambiar la forma en que la industria de los edificios piensa sobre la interfaz del usuario. Ellos desean trabajar en horarios flexibles, acceder a datos de forma remota, dar especial importancia al tiempo personal y trabajar en una organización cuyos valores –incluyendo los relativos al medio ambiente– compartan. Todas estas cosas tienen implicaciones para los dueños y operadores de edificios, así como los sistemas que escogen para sus inmuebles.
  • Mejor comunicación con los servicios públicos permitirán a los operadores de edificios tomar ventaja de las mejores tarifas disponibles y utilizar el almacenamiento térmico y otras tecnologías para cambiar la carga del enfriamiento a horas no pico. Los sistemas avanzados de control comparten datos abiertamente entre sistemas de edificios y servicios públicos para permitir estas capacidades.
  • Las compañías de energía encontrarán nuevas maneras de llegar al mercado. Por ejemplo, en lugar de vender hardware, los productores de equipos originales podrían ofrecen a sus clientes la oportunidad de comprar “confort del ocupante” y cobrar una cuota mensual para proveer cualquier combinación de productos y servicios que sean necesarios para mantener a los inquilinos a gusto.
  • La combinación de controles automáticos, comunicaciones inalámbricas y sensores electrónicos más sofisticados facilitaran a los operadores la personalización de las configuraciones de confort para individuos y reducirán los costos energéticos, al evitar áreas exentas de enfriamiento o calefacción en el mismo nivel que las ocupadas.
  • La escasez de agua es probable se convierta en una de las preocupaciones ambientales cruciales de este siglo y los proveedores de sistemas HVAC sin duda enfrentaran el reto de desarrollar sistemas que operen con menos agua. Al igual que los productores de otro tipo de equipo, las compañías HVAC necesitarán examinar exhaustivamente la huella ambiental de sus productos de principio a fin, desde el diseño hasta el desecho.
  • Muchos de los edificios de alto rendimiento del mañana generarán una parte o la mayoría de la energía que se usa en el sitio, a menudo utilizando métodos alternativos de generación como solar, eólica o células de combustible. Una alternativa a las grandes plantas de poder regionales, este modelo distribuido de generación permite a los edificios vender cualquier energía que generen en exceso a la red eléctrica pública; alcanzando el potencial de un edificio de energía neta nula que crea más energía de la que consume.

La demanda de energía en el mundo continúa creciendo exponencialmente. Encontrar soluciones de energía sustentable es un problema complejo. Resolverlo requiere que continuemos desarrollando métodos seguros y eficientes para encontrar, desarrollar y producir combustibles fósiles, al mismo tiempo que se exploran maneras alternativas de generar energía.

Trane es un proveedor líder de soluciones y servicios de confort para interiores y una marca de Ingersoll Rand. Fundada en 1913 por James y Reuben Trane, la compañía está celebrando su centésimo aniversario este año. Para conocer más, visite www.trane.com/comercial/100years.

###

Acerca de Ingersoll Rand

Ingersoll Rand (NYSE:IR) promueve la calidad de vida al crear y mantener ambientes seguros, confortables y eficientes. Nuestra gente y familia de marcas que incluyen Club Car®, Ingersoll Rand®, Schlage®, Thermo King® y Trane®, trabajan en conjunto para mejorar la calidad y confort del aire en hogares, edificios, transporte y protegen alimentos y perecederos, aseguran hogares y propiedades comerciales e incrementan la productividad y eficiencia industrial. Las soluciones de Trane optimizan los ambientes interiores con un amplio portafolio de sistemas energéticamente eficientes de calefacción, ventilación y aire acondicionado, construcción y contratación de servicios, soporte de partes y control avanzado. Ingersoll Rand es una empresa global de $14 mil millones de dólares comprometida con un mundo de progreso sustentable y duradero. Para mayor información visite ingersollrand.com o trane.com.