¿Cómo influye el confort térmico en
la productividad laboral?

México es el país donde las personas dedican más tiempo de su vida a trabajar. Para darnos una idea, los mexicanos invierten, 2,255 horas anuales, es decir 43 horas a la semana, cifra considerada de las más altas dentro de las 34 economías que integran la OCDE. En Alemania, por ejemplo, trabajan 1,363 horas al año.

Sin embargo, como lo revela el Indicador de Horas Trabajadas OCDE 2018, la productividad no está relacionada con la cantidad de horas invertidas pues ésta depende también de factores como la cultura organizacional y el clima laboral, además de las condiciones de seguridad, comodidad, ventilación, distribución y climatización de los espacios de trabajo.

Hoy en día, el concepto de felicidad en el entorno laboral está siendo una tendencia que muchas compañías buscan con el fin de procurar la salud e incrementar la productividad de los trabajadores, así lo revela el estudio realizado por la Social Market Foundation y la Universidad de Warwick, que indica que los espacios apropiados motivan un buen clima de trabajo entre los colaboradores.

Incluso, psicólogos organizacionales señalan que el espacio de trabajo juega un papel fundamental en la forma en que los trabajadores se sienten y realizan sus actividades; por lo que en estos tiempos donde la competencia es cada vez mayor, las áreas de trabajo se han convertido en una herramienta de gestión y retención de talento.

En este nuevo modelo donde se promueven entornos que propician la comodidad, es necesario considerar un factor como la temperatura, pues ésta favorece el desarrollo de ciertas habilidades tanto en hombres como en mujeres. Años atrás la marca de sopas Campbells realizó un estudio para saber qué podían hacer para que la gente consumiera sus productos en el lugar de trabajo y la conclusión fue que esto dependía no del precio, ni del sabor, sino de la temperatura de la oficina. Por lo que si la temperatura influye en nuestros hábitos de consumo, lo puede hacer también en nuestra manera de pensar.

“Existen en el mercado soluciones flexibles, confiables, inteligentes y de alta eficiencia energética que se adaptan a las necesidades de cada entorno laboral. Así es que si de aumentar la productividad se trata, y generar mejores ambientes de trabajo, un buen sistema de aire acondicionado contribuye a lograrlo”, afirma Carlos García, Director General de Trane.

Investigadores de la Universidad de Cornell realizaron un estudio en una empresa aseguradora y verificaron que cuando las temperaturas eran bajas, por debajo de los 20 grados, los colaboradores se equivocaban un 44% de veces más y eran menos de la mitad de productivos que cuando las temperaturas eran cálidas, alrededor de los 25 grados.

Médicos han señalado que cuando la temperatura de nuestro cuerpo baja, dedicamos parte de nuestra energía en mantener regulada la temperatura corporal, lo que resta energía para la concentración y la inspiración; incluso se sabe que la zona del cerebro llamada cortex insular se activa ante sensaciones térmicas agradables y con ello se generan sentimientos de confianza y empatía.

Por ello, el confort térmico que se relaciona con la temperatura, velocidad del aire y la humedad, se convierte en algo esencial para el buen desempeño de las actividades en una oficina. Aunque no sentir calor ni frío tiene un grado de subjetividad, lo recomendable para alcanzar la máxima comodidad en un edificio debe ser, durante el verano, entre 23 y 26 grados centígrados, y durante el invierno, mantener la calefacción entre 20 y 24 grados centígrados.

Trane, proveedor líder en sistema de aire acondicionado, calefacción y ventilación, experto en control de la temperatura ambiental, señala que, además de la iluminación, la acústica y la distribución, el aire acondicionado es muy importante en un espacio de trabajo para brindar frescura y confort en un edificio.

Sin embargo, los estudios científicos mencionados anteriormente, han demostrado que la fórmula para estandarizar la temperatura en los espacios de trabajo fue basada solo en la comodidad de los hombres, ya que se sabe que ésta podría incrementar en un 35% la producción de calor en el cuerpo de una mujer, al ser su metabolismo más lento que el del hombre.

Esto lo confirma una investigación publicada en la revista PLOS One que muestra que a temperaturas más frías, los hombres obtienen mejor desempeño en evaluaciones verbales y de aritmética que las mujeres, por lo que a medida que la temperatura se hace más cálida, las puntuaciones en ellas mejoran considerablemente.

Según Agne Kajackaite, investigadora de economía del Centro de Sociología WZB en Alemania, y autora del estudio, señala que, “si las temperaturas son más frías, los hombres son mucho mejores que las mujeres y, a medida que la temperatura incrementa, la brecha desaparece y las mujeres superan a los hombres en evaluaciones verbales”.

Con lo anterior, entendemos por qué en muchas ocasiones dentro de las oficinas, se escuchan frases como: ¡qué calor!, enciendan el aire acondicionado; y al otro extremo una mujer responde: ¡no! está muy frío, suban la temperatura. Esto debido a que las diferencias metabólicas que hay entre hombres y mujeres nos hacen reaccionar de manera distinta tanto al frío como al calor.

“Muchas son las cuestiones asociadas con la falta de climatización en una oficina, como la sudoración, dolores de cabeza, presión baja, cansancio y hasta mal humor entre los colaboradores”, señaló Carlos García.

Lo bueno es que existen en el mercado una gran variedad de soluciones para contrarrestar los efectos del calor o frío en una oficina. Trane cuenta con distribuidores ubicados en toda la República Mexicana y personal capacitado para orientar sobre cuál es el mejor equipo para tu compañía.

###

Acerca de Ingersoll Rand y Trane
Ingersoll Rand (NYSE: IR) mejora la calidad de vida al crear entornos cómodos, sustentable y eficientes. Nuestra gente y nuestra familia de marcas, incluyendo Club Car®, Ingersoll Rand®, Thermo King® y Trane®, trabajan en conjunto para mejorar la calidad y la comodidad del aire en los hogares y edificios; transportar y proteger alimentos y productos perecederos; y aumentar la productividad y eficiencia industrial. Somos una empresa global de $ 13 mil millones comprometida con un mundo de progreso sustentable y resultados duraderos. Las soluciones de Trane optimizan los ambientes interiores con una amplia cartera de sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado que ahorran energía, refacciones control de edificios.

Para obtener más información: www.ingersollrand.com o www.trane.com

Compartir: