El borde y la red 5G hacen posible las
ciudades inteligentes y el todo más rápido

Por: Martin T. Olsen, Vicepresidente de soluciones globales integradas y en el extremo de la red en Vertiv

Hemos escuchado mucho sobre el Internet de las Cosas (IoT), el borde de la red, el aprendizaje automático y la inteligencia artificial (IA), pero la percepción pública ciertamente va por detrás del progreso real en todas estas áreas.

Considere algunas de las aplicaciones en el mundo real que cada día están cambiando nuestro mundo: Las aplicaciones móviles interactivas de navegación, como Waze y Google Maps, dirigen a las personas en sus viajes y las ayudan a evitar los embotellamientos, los baches y la policía de tránsito. Los controles inteligentes de riego que detectan las fugas de agua contribuyen a reducir el consumo de agua en los entornos afectados por las sequías. Y las innovadoras farolas con uso de TI, las cuales se duplican como redes de inteligencia de datos, mejoran la seguridad del transporte, del tráfico y de los peatones.

Las redes 5G, las cuales serán lanzadas muy pronto, la TI híbrida, los sistemas integrados y la computación en el borde de la red están llevando los recursos informáticos más cerca del usuario final e impulsando una gran cantidad de modelos, servicios, innovaciones y aplicaciones empresariales.

Las redes 4G y 4G LTE pusieron en marcha este panorama digital, pero la red 5G nos catapultará a otro nivel. Con el lanzamiento de la red 5G, la industria se enfrenta al desafío de identificar los casos de uso más apropiados para beneficiar la red 5G y con el potencial de incrementar los ingresos provenientes de esta, los cuales pueden utilizarse para apoyar las implementaciones futuras.

Miguel Ángel González, general manager México, Vertiv; comenta: La oportunidad de migrar de 4G a 5G en México, es la puerta a ser una  ciudad inteligente en donde  se  aprovecharía el IOT para estar conectados  en diferentes segmentos  como atención médica digital, vehículos autónomos, seguridad digital, entre otros.

El año pasado, después de evaluar más de 100 casos de uso actuales y emergentes, identificamos cuatro arquetipos del borde, cada uno caracterizado por sus requerimientos en ancho de banda y latencia —un conjunto de características que pueden ser abordados por la red 5G—.
Estos arquetipos y algunos usos emergentes son:

  • Las aplicaciones con uso intensivo de datos: contenido de alta definición, la realidad virtual y las ciudades inteligentes
  • Las aplicaciones sensibles a la latencia máquina-máquina: la seguridad inteligente, la red eléctrica inteligente y la simulación de fuerzas de defensa
  • Las aplicaciones sensibles a la latencia humana: la realidad aumentada, las tiendas de distribución inteligentes y el procesamiento del lenguaje natural
  • Las aplicaciones cruciales para la vida: la salud digital, los vehículos autónomos y el transporte inteligente

Como siguiente paso, utilizamos los arquetipos del borde para evaluar el impacto técnico y empresarial de la red 5G en diversos casos de uso en el borde y arrojar luz sobre aquellos con el mayor potencial de apoyar una implementación temprana de la red 5G.

Aunque virtualmente todos los casos de uso se beneficiarán con la red 5G, un subconjunto mucho más pequeño actualmente tiene el nivel de madurez, el potencial para un aumento de los ingresos y los requisitos de datos que los hacen adecuados para apoyar las implementaciones de la red 5G. Estos conocimientos deberán ayudar a los proveedores de telecomunicaciones a dar prioridad a los lanzamientos de la red 5G y deberán ayudar a las organizaciones a prepararse para las redes 5G.

Sobre el Autor

Martin T. Olsen, vicepresidente de soluciones globales integradas y en el extremo de la red en Vertiv. Se enfoca en una estrategia para ofrecer una infraestructura física integrada, servicios de desarrollo, gerenciamiento y orquestación para soportar la computación en la nube en el extremo de la red mediante las soluciones de Vertiv. Ha ocupado cargos de liderazgo en compañías de tecnología en infraestructura en los Estados Unidos, Alemania, Singapur y Dinamarca. Tiene tres patentes estadounidenses en gerenciamiento térmico y cuenta con más de 15 años de experiencia en el diseño, la innovación y el funcionamiento de sistemas globales de infraestructura y centros de datos de misión crítica.

Compartir: