Actualmente, para los alumnos egresados de la carrera de Comunicación de las diferentes universidades, tanto privadas como públicas, encontrar trabajo y desarrollarse dentro de su área de estudio se vuelve cada vez más difícil ya que no existe valoración por parte de las empresas hacia las habilidades y conocimientos de los comunicólogos.

Las empresas de hoy en día no logran distinguir la diferencia entre el papel de un profesional de relaciones públicas, un comunicólogo y un mercadólogo. Lo más común es que confundan sus profesiones o en el peor de los casos que no conozcan a ciencia cierta los beneficios que pueden obtener al contratar a alguno de ellos y que esperar de su parte.

El comunicólogo del siglo XXI, tiene diversos retos para sobrevivir en el mercado actual como profesionistas. Este profesional de la comunicación, debe ser responsable de modificar procesos que afectan el contexto macro determinado por la gente y para la gente de la empresa, sin perjudicar asuntos de negocio y estabilidad interna. Su labor debe parecerse a la de un niño de 3 años que pregunta todo a su padre y madre, y no deja un asunto sin un “¿por qué?”, ya que, para tomar decisiones, debe conocerse hasta el último significado de lo que le rodea en la organización.

En un estudio de Deloitte & Touch, sobre los issues clave para los CEO de las empresas más importantes del país y de América Latina, el papel del comunicólogo es básico en:

  1. Saturación de Información: El comunicólogo debe ser capaz de administrar toda la información que se debe transmitir a los públicos internos y externos de la empresa, desde el presidente hasta el personal obrero. Debe generar procesos integrales de información.
  2. Adaptarse a cambios de mercados: Más del 71% de los CEO’s colocaron como segundo issue a considerar el que el comunicólogo como sus empleados se adapten a los cambios de mercado, como lo son las alianzas corporativas entre distintas culturas. Eliminar los rumores, temores y el radio pasillo negativo, es tarea del comunicólogo, otorgando de forma eficiente la información necesaria.
  3. Diversidad: fuerza de trabajo. En algunas de las empresas más poderosas en el mundo, como es el caso de HP, el puesto de CEO se encuentra ocupado por una mujer. Dicha situación puede representar problemas significativos para más de un elemento de la organización y es justo aquí donde el comunicólogo debe actuar, prevenir la crisis y establecer herramientas que ayuden al resto de la empresa a comprender la situación y comprender los controlar las diferencias culturales.
  4. Confianza en el público: “Building trust with public”, no hay mejor forma que obtener el respeto del entorno donde se encuentra la empresa, como de sus empleados y consumidores, como fomentar su confianza y la creación de una reputación positiva.
  5. Comportamiento ético: ACTITUD. La ética es una actitud que predice un comportamiento. En la medida que se de orientación sobre los procesos de comunicación internos, se provoca un movimiento de la empresa y su personal hacia un estado saludable en comunicación y por lo tanto de productividad.

Como conclusión se puede observar que el papel del comunicólogo se ha ido complicando con el paso del tiempo. Hoy en día éste profesional debe ser alguien que crea la necesidad de su puesto, que muestra resultados: financieros, sociales y ambientales, lo que se denomina: “La triple línea de resultados”.

La triple línea de resultados, se refiere a que el profesional debe mostrar los beneficios de sus propuestas y proyectos en el aspecto financiero. También el aspecto social es básico, ya que cuando la empresa es reconocida con premios o nombramientos, estos deben ser difundidos a públicos específicos y lograr reconocimiento entre la sociedad- crear una reputación favorable. 

Finalmente, el aspecto ambiental, forma parte básica de los resultados, ya que una empresa comprometida con su medio ambiente y su equilibrio, es algo que los países de todo el mundo valoran y reconocen.El comunicólogo del siglo XXI tiene múltiples retos por cumplir y sólo logrará llegar a ellos con esmero y profesionalismo. El reto es de todos y cada uno de nosotros y de nuestro trabajo día con día.

México 2018.

Los artículos publicados son opinión del autor y no reflejan el punto de vista de InfoSol / Mi Espacio®.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *