“Actúa de tal manera que, tanto en tu persona como en la de los demás, utilices siempre a la humanidad como fin y nunca como un simple medio” 
Immanuel Kant

¿Qué son los organismos no lucrativos? ¿De qué forma pueden ayudar las relaciones públicas en lograr sus objetivos? Como comienzo podemos dividir los tipos de organismos no lucrativos: 1) Empresas conscientes de su responsabilidad social y 2) organismos dedicados a fines no económicos.

Dentro del primer grupo, es importante resaltar que hoy en día ya no se trata de hablar de filantropía como un acto de responsabilidad social, sino de una nueva forma de hacer negocios, donde el compromiso con la sociedad –apoyo a comunidades en desarrollo, grupos sociales con necesidades específicas, cuidado del medio ambiente -, se convierte en valor agregado para ganar la voluntad de las audiencias objetivo de las empresas.

Por otro lado, existen los organismos dedicados a un objetivo común, que no es de carácter económico, sino que apoyan a causas o un bien común como cuestiones deportivas, culturales, en pro de la comunidad que tienden al desarrollo de la misma como educación, salud, entre otros.

El crecimiento del sector de organizaciones privadas y públicas no lucrativas, ha generado la necesidad de desarrollar estrategias específicas hacia los diferentes públicos de interés. Y para estos dos tipos de organismos, las actividades de relaciones públicas son fundamentales como apoyo a sus objetivos.

Las actividades filantrópicas en el ámbito empresarial

Dentro del sector empresarial las causas sociales son una estrategia de largo plazo que están relacionadas con cuestiones mutuamente benéficas, creando un grupo especialmente dirigido a actividades filantrópicas, o bien, a una relación que se establece entre una empresa y una organización no lucrativa, en vías de facilitar que cada parte alcance sus respectivos objetivos de comunicación, recursos humanos, mercadotecnia y relaciones públicas.

En la constante lucha por acrecentar el número de consumidores y obtener su buena voluntad con el objetivo de ampliar sus mercados, las actividades dirigidas a la responsabilidad social de las empresas se fundamenta en una estrategia de comercialización que une la imagen de marca con las causas sociales.

Por otro lado, no obstante que la responsabilidad social de muchas empresas en México se ha reducido a generar empleos y pagar impuestos, cada vez son más los ejemplos de las corporaciones que establecen programas en beneficio de la comunidad en la cual se desarrollan como Televisa, Televisión Azteca, Grupo Cifra o Mc Donalds.

Esta actividad filantrópica en el ámbito empresarial ha demostrado que los consumidores comienzan a responder satisfactoriamente a este tipo de programas. Debido a la escasez de credibilidad en muchas de las organizaciones de la sociedad civil en México, las personas prefieren participar en actividades que están respaldadas por empresas que les son familiares.

Las empresas que desarrollan programas con objetivos filantrópicos deben estar orientadas a causas de interés de acuerdo al perfil de sus audiencias objetivo y que además de ser acordes a la filosofía de la compañía, deben relacionarse con su giro o actividad, y ser financieramente posible.

Y en este rubro de responsabilidad social, las relaciones públicas juegan un rol trascendental en el éxito de este tipo de programas, pues a través de esta disciplina, además de dar a conocer y difundir estas actividades, también se puede llegar a un grupo de posibles participantes, tanto en forma económica como directa.

Adicionalmente, en la actualidad hay un sin fin de empresas dedicadas a participar activamente en cuestiones filantrópicas, ya sea participando con asociaciones dedicadas a este tipo de actividades en pro de la sociedad, o bien, a través de la creación de fundaciones orientadas a cuestiones no lucrativas. Es por esto, que las empresas se han percatado de que están participando en un mercado altamente competitivo, en el cual docenas de organizaciones buscan destacarse, y en donde las relaciones públicas son una herramienta necesaria; Pues sólo a través de la comunicación con este tipo de actividades, las empresas pueden estar presentes en la mente y corazón de sus audiencias objetivo.

Las relaciones públicas básicas para los organismos no lucrativos

Cada vez más la credibilidad y seriedad está impactando en la imagen de las organizaciones no lucrativas, siendo ésta su carta de presentación, con la que no sólo genera una buena voluntad hacia las funciones que desempeña y al propio organismos, sino que es la herramienta utilizada para generar ingresos y la participación activa de las personas. En este punto, las relaciones públicas para actividades sin fines de lucro, son hoy una disciplina esencial para optimizar la administración y el sustento de toda entidad sin fin de lucro.

Las actividades de relaciones públicas pueden ser innumerables para este tipo de entidades, pues van desde las actividades sociales para recaudar fondos, búsqueda de patrocinios, historias de éxito hasta una relación activa y constante con los medios de comunicación. Por ello, la importancia de desarrollar un plan estratégico de relaciones públicas que dé forma y dirección a todos los mensajes a difundir para ganar no sólo el aprecio de la sociedad, sino también su apoyo para alcanzar los objetivos filantrópicos y beneficiar realmente al sector al que se han dirigido.

Los medios de comunicación dentro de las actividades de organismos no lucrativos deben formar parte de las tácticas continuas en relaciones públicas, pues es bien sabido que la mayor parte de la información que recibimos día a día, proviene de lo generado a través de los medios de comunicación; y una premisa más es que la mayor parte de las ocasiones, nuestras decisiones y acciones están fundamentadas en lo percibido a través de los medios.

Es por esto que las relaciones con los medios constituyen para las entidades no lucrativas, un área estratégica a considerar y con ello, mantener presencia e imagen constante que les permita no sólo no ser olvidados por sus audiencias objetivo, sino mantenerlos en un lugar preferencial dentro de su toma de decisiones.

REFERENCIAS.-
“RELACIONES PÚBLICAS. Bonilla Carlos, Alonso Manuel, et al. Edit. EDAMEX. Pp 224; México 2009.

Los artículos publicados son opinión del autor y no reflejan el punto de vista de InfoSol / Mi Espacio®.

Egresada de la licenciatura de Relaciones Públicas por parte de la Universidad del Valle de México.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *