Insistentemente se habla de la importancia de la comunicación en las organizaciones, sin embargo se descuida el amparo de esa gestión comunicacional, como algo que debe darse solo, sin imaginarse que puede ser como un juego de dados, una cuestión de suerte si es que se sacó el número mayor.

Para asegurar una eficiente gestión de comunicación interna en las organizaciones, es importante definir una política, que regule, norme y marque un camino, de lo contrario, esta carencia puede incidir en el clima organizacional, generando insatisfacción en los colaboradores, quienes se sienten excluidos de cualquier situación. Además con la política se puede determinar el compromiso con los valores que establece la organización, como la transparencia, participación, respeto, veracidad, diligencia y colaboración, pues lo ideal es que todos se encaminen hacia la misión y visión establecida para alcanzar los objetivos.

La política es una estructura con normas y reglas que permiten establecer técnicas y estrategias de comunicación, para que la organización pueda trasmitir información adecuada hacia el público interno o colaboradores.

Patricia Morocho, en su investigación Diseño y Elaboración del Protocolo de Comunicación Interna, manifestó que “toda política debe tener como objetivo, coordinar la comunicación puertas adentro y administrar los recursos comunicacionales, bajo las siguientes premisas: la entrega de información oportuna al público interno, la conversación organizacional y la motivación y sentido de pertenencia dentro de la institución”.

Luego de conceptualizada la política, se recomienda darle una estructura y cuerpo, considerando los siguientes puntos: Introducción y justificación, objetivos generales y específicos, valores que regirán las comunicaciones (ejemplo: transparencia), responsable de la gestión de contenidos, medios y soportes a utilizar, identificación de mensajes clave, elaboración e implementación de programas de comunicación interna, indicadores de gestión y mapa de públicos.

Una vez armada esta estructura ¿cómo llevarla a la práctica? Pues se requiere de un plan para darlo a conocer y se convierta en acciones concretas por parte de los colaboradores.

Contar con una política de comunicación significa que las personas relacionadas con la organización, encontrarán en ella un soporte ético, lo que generará confianza en su gestión y en los productos o servicios que ofrece externamente.

Ecuador, 2016.

Los artículos publicados son opinión del autor y no reflejan el punto de vista de InfoSol / Mi Espacio®.

Docente, comunicadora y mentalizadora de #DialogusCI Red virtual de Comunicación Interna en Iberoamérica.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *