Los voceros corporativos juegan un rol fundamental en la estrategia de comunicación de las organizaciones en determinados momentos y etapas como lanzamientos, cambios, nombramientos y crisis; razones para desarrollar estrategias y habilidades comunicativas que les permitan transmitir mensajes claros, concretos y coherentes, perfectamente alineados al contexto actual, tanto organizacional como el del entorno. Además, se debe tomar una actitud firme, de dominio absoluto de cada situación y que sea capaz de proyectar credibilidad y empatía con las audiencias.

Establecer quién debe ser vocero de una organización no solo se trata de designar a los ejecutivos que ocupen la esfera más alta dentro de la misma, sino a quien además de comunicar de forma clara los mensajes importantes y tenga las habilidades suficientes, posea una actitud correcta cuando se trata de relacionarse directamente con los periodistas.

No ha pasado mucho tiempo desde que era usual que la relación entre periodistas y voceros empresariales no era del todo cordial. En muchas ocasiones, estas relaciones entre medios y corporaciones se daban por la necesidad de noticias de unos y la inexperiencia ante los medios de comunicación de los otros.

Desde luego, el resultado era, por decir lo menos, incompleto, con información fuera de contexto y con una imagen empresarial no deseada. Sin embargo, gracias al trabajo de especialistas en comunicación y relaciones públicas, hoy por hoy se han desarrollado relaciones fuertes, duraderas y efectivas entre periodistas y ejecutivos corporativos.

Es sumamente necesario detectar, además de la jerarquía dentro de la organización, las habilidades y el conocimiento de cada área de los voceros quienes serán designados para ser la cara ante las audiencias a través de los medios de comunicación. Es indispensable tener en cuenta que será una persona que constantemente tendrá contacto con el exterior y siempre deberá estar al pendiente de lo que quiere y debe comunicar la empresa.

También, se deben conocer actitudes específicas que tienen su origen en rasgos de personalidad del vocero y, desde luego, de las personas integrantes de los medios de comunicación con las que mantendrá un trato constante.

Por otro lado, el vocero debe ser muy cuidadoso, saber qué quiere decir y evaluar que sus mensajes sean de interés para todos: el medio, reportero y público. Puede ser empático a través de anécdotas y con esto, propiciar una relación de cercanía con quien está realizando la entrevista.

De esta manera, el vocero se mostrará con más confianza para dirigir correctamente los mensajes que se deben comunicar. Por lo tanto, es importante que los voceros sean personas que no suelan improvisar ante los medios, pues esto puede dar pie a confusiones y rutas equivocadas en la información.

Otro factor de éxito de la relación entre medios y ejecutivos, es reconocer aquellas personalidades que sin ser sumisas sean empáticas y amables, pues algunos voceros pueden dar una imagen equivocada al aparecer ante los diferentes públicos. Se debe tomar en cuenta que aunque el vocero sea el experto en el tema de la empresa, quienes lo están escuchando o leyendo no lo son necesariamente. Igualmente, el vocero debe conocer sus derechos, saber que puede responder lo que crea prudente o necesario y, si no desea que cierta información se haga pública, ser enfático y contestar que no va a hablar del tema, reenfocando la conversación a los tópicos que fueron acordados con anterioridad.

Dado su alcance, inmediatez y bajo costo, aquella compañía que no cuenta todavía con una estrategia en esta materia está perdiendo una oportunidad valiosísima de relacionarse con sus clientes actuales y potenciales.

Basado en el libro “Relaciones Públicas, la eficacia de la influencia” de Octavio Isaac Rojas Orduña, Editorial ESIC, Business Marketing School, 3ª. Edición, España 2012; México 2018.

Los artículos publicados son opinión del autor y no reflejan el punto de vista de InfoSol / Mi Espacio®.

Licenciada en Ciencias de la Comunicación.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *