¿Te gustan las historias de miedo? ¿Al menos una vez en tu vida has leído, visto o, incluso, escuchado una historia de miedo y horror que te haya quitado hasta el sueño y provocado pesadillas? Grandes historias del cine y la literatura gótica han provocado el miedo y sobresalto de más de uno que, por lo menos, un buen susto sí se llevó.

Pero, ¿te has puesto a pensar qué sucedería si te convirtieras en protagonista de una historia como éstas? Y bueno, a final de cuentas, eso sería un hecho casi extraordinario; sin embargo, lo que sí es bastante normal, es que quienes nos dedicamos a la comunicación, al igual que debe suceder con el resto de las profesiones, nos enfrentamos a ciertas situaciones críticas en el ejercicio de nuestro trabajo, escenarios que podrían vislumbrarse como verdaderas historias de espanto en las que “acabar con el mal” pareciera ser nuestra misión.

Aprovechando estas celebraciones de Día de Muertos, quiero compartir contigo algunas historias de pánico con la que, estoy seguro, todo profesional de las RP se podrá identificar. Y lo mejor: algunas maneras de acabar con el “terrible mal” que nos puede inquietar:

Asistentes “fantasma” aterrorizan tu evento

¿Crees en los fantasmas? Más allá de cual sea tu creencia, en lo que seguro sí crees, es en la escalofriante posibilidad de que tu evento sea invadido por los “fantasmas”, es decir, aquéllos que luego de confirmar previamente su asistencia, al final no se dejan ver… Pues bien, sabemos lo importante que es la presencia de los medios de comunicación en un evento, sobre todo cuando la marca ha invertido tiempo, esfuerzo y dinero para llevarlo a cabo y dar a conocer algún mensaje en especial.

EL REMEDIO: Pero esto ya no tiene por qué ser así. Aunque la presencia física de los periodistas es clave, hoy podemos impulsar los resultados mediante cobertura digital, es decir, por medio de contenidos que sean compartidos en redes sociales, desde las cuentas de micro influenciadores de nicho, y medios y periodistas que usen redes sociales. Al complementar tu estrategia con tácticas digitales, maximizas el valor del tiempo y dinero invertido en tu evento, mitigando el pánico por los asistentes “fantasma”.

La escalofriante pesadilla de demostrar los resultados

Una pesadilla que ha perseguido continuamente a los profesionales de relaciones públicas, ha sido demostrar los resultados de una campaña, y sobre todo, cómo éstos están impulsando el logro de los objetivos de negocio. Pareciera fácil, pero cuando se trata de mostrar a tu CEO o a la Junta directiva que la inversión hecha en RP valió el esfuerzo, las cosas se ponen tan difíciles como en una historia de horror. Y es que a los hombres de negocio debemos hablar con resultados claros y no con términos ambiguos para ellos, como número de publicaciones o tipos de medios cubiertos.

EL REMEDIO: Las estrategias digitales usadas por RP son el mejor aliado para exterminar la incertidumbre que te acecha, pues además de acercar tu marca a las personas adecuadas, en el lugar correcto y el momento preciso; generan resultados medibles para conocer el éxito de tu estrategia y su impacto en el negocio. Deja de ser parte de esta escalofriante historia y conviértete en protagonista de una historia de éxito.

Cuando el “error” se apodera de tu vocero

Los líderes de pensamiento son uno de los vehículos para construir la marca, establecer una diferencia competitiva y monetizar la marca; sin embargo, cuando no han desarrollado las habilidades para interactuar con los medios de comunicación, generan una historia de horror de la que ningún profesional de RP desearía ser parte. Personajes de todos los ámbitos han protagonizado este tipo historias trágicas en las que, cualquier mensaje positivo pierde fuerza ante hechos o palabras erróneas que marcan de por vida al vocero, como si de una maldición de la catrina se tratara.

EL REMEDIO: Como experto en relaciones públicas, tu tarea es recomendar a tu vocero entrenarse y desarrollar las habilidades necesarias para no dejarse poseer por el “espíritu del error” que lo haga ceder a provocaciones y actuar de manera equivoca ante los medios de comunicación. Tener un entrenamiento en medios es una necesidad de los ejecutivos para obtener la confianza y las competencias para expulsar a ese oscuro espíritu y tener éxito a luz de su audiencia.

El comunicado de prensa revive

Aunque muchos ya lo daban por muerto, y con el alma paseando por caminos oscuros, el comunicado de prensa está demostrando que está más que vivo, y no como un zombie o “muerto viviente” que deambula sin objetivo claro, sino como una herramienta de valor y utilidad para mejorar los resultados de las estrategias de relaciones públicas, impulsar el tráfico hacia el sitio web del negocio y difundir los mensajes de la marca.

EL REMEDIO: En un escenario donde los canales digitales imperan como los medios de comunicación de las audiencias, el comunicado de prensa no podría hacer otra cosa sino evolucionar para ser escrito como un elemento de una estrategia de marketing de contenidos más amplia, pensado para proporcionar contenido a micro influenciadores digitales y usuarios de medios sociales. Una táctica como la nueva versión del comunicado de prensa, es una manera eficaz de difundir tus mensajes en medios tradicionales y digitales.

Crisis de comunicación: como la pesadilla del alebrije

Ésta es, quizá, una de las más aterradoras historias que nadie quiere protagonizar… se trata, sin lugar a dudas, de uno de los peores momentos que puede atravesar una marca u organización y que, si no es manejado de manera adecuada, puede ocasionar hasta la desaparición del mismo negocio. Caos y desesperación… así es como muchas crisis de comunicación se desarrollan, y pueden conducir a las peores decisiones, y a una pérdida de reputación y confianza de la audiencia.

EL REMEDIO: No obstante, la clave para no vivir una historia tan oscura, es la planeación, que puede reducir el riesgo y acelerar las respuestas ante las crisis. Además, es importante contar con una estrategia efectiva de relaciones públicas que ayude a tu marca o empresa a crear un “banco de confianza”, es decir, crear y fortalecer una buena reputación en las audiencias, capaz de protegerte de vivir una mala pasada.

Desde luego que a nadie se le desea que tenga que atravesar este tipo de situaciones; sin embargo, la realidad es que estamos expuestos en nuestra labor a toparnos con dificultades como éstas. Aun con ello, no tenemos que dejar que un acontecimiento adverso se convierta en toda una historia de pánico, pues como ves, ante cada amenaza también existen oportunidades, y si las sabemos aprovechar, podremos lograr mejores resultados que incluso los esperados.

Las tácticas de relaciones públicas se han enriquecido con las herramientas digitales, y hoy tenemos muchas más oportunidades a nuestro favor para liberar el potencial de RP y demostrar sus resultados de manera tangible. ¡Así que echemos fuera de nuestra mente el pánico a los escenarios “oscuros” y amenazadores, y abramos la puerta a nuevas posibilidades para nuestra marca!

Me despido con esta calaverita literaria… ¡Hasta pronto!