Antes de incorporar videos a tu arsenal de marketing, necesitas una estrategia que vaya más allá de simplemente crear y cargar videos.

De acuerdo con datos de Renderforest, 56% de los videos son utilizados por los negocios y el resto, son personales y el 86% de los profesionales del marketing considera que el desarrollo del video marketing brinda resultados buenos y positivos considerando que 45% de las personas consumen una hora de video o más al día.

Tu estrategia evolucionará con el tiempo, por lo que no debe ser perfecta al inicio. Lo que sí necesitas es un panorama claro para comenzar en la dirección correcta y aquí hay cinco pasos para ayudarte a que tu estrategia de marketing de video sea útil.

  1. Define el propósito

Crea, en una línea, un objetivo que te permita saber por qué los estás haciendo, para quién los estás haciendo, qué valor obtendrán y cómo te ayudarán a alcanzar tus metas.

Para lograr tu objetivo, es importante que los videos estén diseñados para llevar a las audiencias en un viaje, desde la concientización de tu marca, pasando por lo que puedes hacer por ellos (consideración) y lo más importante, qué dicen de ti tus clientes para convencerlos de que tú puedes ayudarlos a resolver su necesidad (acción).

  1. Selecciona los temas de tu historia

Cuando sabes cuál es tu objetivo, puedes elegir qué historias contar para cumplir ese objetivo. Y para eso, necesitas elegir temas.

La selección de temas para tu contenido debe responder a las preguntas que tiene tu audiencia para que tu marca sea considerada como una experta en su industria. Luego, puedes resaltar historias de marca que atraigan a tu público. Una vez que hayas elegido tus temas, puedes comenzar a hacer una lluvia de ideas sobre las historias que puedes contar y que encajan en esos temas.

Esos temas podrían ser cubiertos en varios formatos, incluyendo casos de estudio, recomendaciones de clientes, eventos, preguntas frecuentes, tutoriales, entrevistas de un líder de pensamiento de tu organización, webinars que se han presentado y grabado.

  1. Elige a los creadores

Si estás iniciando y tienes un presupuesto pequeño, puedes intentar hacer algunos videos iniciales por ti mismo. Puedes usar tu teléfono y uno de los muchos servicios de video «hágalo usted mismo» para crear contenido de video de buena calidad.

Si cuentas con un presupuesto mayor tienes más opciones. Si vas a hacer videos de forma continua, podrías ser mejor comprar algunos equipos y tener internamente a un creador de videos dedicado.

Si crees que solo harás un número determinado de videos, entonces un estudio independiente puede ser una mejor opción.

Ya sea que decidas ir con talento interno o un creador externo, debes tener un flujo de trabajo establecido para crear los videos que considere:

  • Lluvia de ideas sobre los conceptos creativos.
  • Creación de guiones.
  • Aprobación las ideas / guiones.
  • Retroalimentación / validación de los videos.
  • Distribución de los videos.
  • Cuando se trabaja con una agencia, muchas de estas decisiones se tomarán en conjunto.

Si aún no estás seguro de por dónde comenzar con la creación de video, ve si alguien en tu organización puede crear una serie de videos cortos para uso interno. Después puedes evaluar si sería mejor seguir creándolos internamente o contratar una agencia.

  1. Dónde estará tu contenido

Lo más probable es que desees tener un canal en YouTube y subir videos directamente a Facebook (si usas esta plataforma). Pero también debes alojarlos en tu sitio si es posible.

YouTube, Facebook y cualquier otro sitio que contenga tus videos están en el negocio de mantener a las personas en sus plataformas. Al tener los videos en tu sitio y al finalizar más videos sugeridos, ayudas a mantener a los visitantes en tu sitio. Una buena idea es tener una sección completa de videos organizada por temas e incrustar videos relacionados en publicaciones de blog.

Para ayudar a que las personas accedan a tu sitio web, coloca enlaces en las descripciones de YouTube o en el posteo de Facebook que llevarán a la audiencia hacia tu página web.

  1. Medir, medir, medir

Profundiza en el análisis de tus videos para ver qué funciona, qué no funciona y qué debes probar. Esos números pueden darte una pista sobre qué dirección tomar para generar un buen retorno de la inversión a partir de tu estrategia.

Pero, ¿qué medir? Aquí están tres de las métricas de video más importantes:

  • Vistas: cuántas personas están viendo tu video.
  • Porcentajes de clics: cuántas personas hacen clic en el enlace del Call to Action al final (o en otra parte) del video.
  • Tasas de consumo: la cantidad de videos que las audiencias ven en un período de tiempo determinado.

La creación de una estrategia de marketing de video con el propósito de ayudarte a alcanzar tus objetivos de comunicación, requiere organización y un flujo de trabajo sólido. Una vez que todas las piezas estén en su lugar y hayas resuelto los detalles, podrás experimentar y modificar tus piezas de video hasta que encuentres lo que funciona para aumentar tus clientes potenciales y tus conversiones.

**Traducción y adaptación del artículo How to Create a Video Marketing Strategy de MarketingProfs.