Todas las entradas de: Alejandro Martínez

Gerente de KPIs, experto en Análisis de Datos para generar estrategias, medición de la efectividad para validar los esfuerzos en Comunicación, así como especialista en la selección y segmentación de Medios de Nicho y Medios Tradicionales para las estrategias de nuestros clientes.

Demostrando los beneficios de las RP impulsadas por Datos**

Algunos piensan que los profesionales de relaciones públicas solo miden la cantidad de tweets o mensajes compartidos y no lo que le importa a sus clientes, porque “es más fácil”. Lo que no saben es que las herramientas del presente nos permiten ofrecer métricas más completas que vinculen los objetivos de relaciones públicas con los objetivos de negocio del cliente.

Actualmente, RP es una de las profesiones que más se impulsa por datos; desde la atracción y retención de la audiencia objetivo, aumentar la concientización y visibilidad de la marca, así como fomentar la lealtad de los clientes.

Cuando se crean inicialmente las métricas para RP, es crucial crear un plan y flujo de trabajo en torno a las necesidades de la organización en particular. A continuación se identifican cinco temas que pueden ayudar a las empresas y organizaciones a comprender el camino hacia la implementación de un programa de inteligencia accionable:

1. Saber lo que se necesita medir

Tiene que ser realista y alcanzable, tu objetivo de negocio te ayudara a tomar esta decisión. Pregúntate a ti mismo: « ¿Cómo voy a saber cuándo hemos logrado X? ».

Acepta que no todas las cosas se pueden medir con números, y crea un formato para el tipo de mediciones – ya sean cuantitativas o cualitativas. La consistencia es clave cuando se trata de conjuntos de datos aparentemente subjetivos (por ejemplo, el sentimiento). 

Mantener la consistencia asegurará que tus métricas no son sesgadas, lo que garantiza la integridad de sus datos.

2. Entender lo que es y lo que no es el ROI

Cada negocio tiene sus propias métricas para determinar el éxito; el reto de una campaña de RP impulsada por datos es alinear con eficacia su análisis de RP con las métricas que utiliza tu negocio, así como educar e informar a tu Dirección sobre las nuevas métricas que están creando.

Es importante contar con una manera de dar seguimiento a los esfuerzos versus los resultados, así como entender ¿en dónde se está invirtiendo más tiempo? y, ¿cómo conduce esto hacia los resultados del negocio?

Por ejemplo, dar seguimiento a la inversión de los recursos internos necesarios para elaborar un comunicado de prensa o entrada de blog, y luego monitorear el impacto relativo que tiene en el aumento del tráfico web y entrevistas con los medios. Este tipo de seguimiento permite relacionar recursos y tiempo con los resultados específicos y ayuda a priorizar los esfuerzos en la planificación de contenidos y campañas futuras.

3. Empiece con algo pequeño

Es fácil abrumarse y ahogarse en los datos si saltas en la parte más profunda con demasiada rapidez. Comienza por verificar lo que tú piensas que ya sabes y céntrate en las incógnitas conocidas, antes de preocuparte por las desconocidas. Trata de ser objetivo al mirar cómo  tu empresa y marca encajan en el mundo.

Por ejemplo, es posible que quieras empezar por mirar a tu empresa como una entidad independiente –y luego evalúas cómo encaja tu marca en el macro mundo de los  negocios-. Recuerda que debes pensar objetivamente durante esta evaluación.

Pregúntate a ti mismo “¿qué tan bien alineando está todo esto con los objetivos de nuestras comunicaciones?” “¿Qué está funcionando,  qué no y por qué?” A partir  de ahí, se puede empezar a desarrollar las respuestas que impulsan el negocio hacia los resultados.

4. Da seguimiento  a medida que avanzas

Haz el reto más manejable, mediante la adopción de pequeños pasos en lugar de un gran salto. Esto también te ofrecerá espacios para el error a medida que avanzas, algunos errores pequeños son parte del avance. Presta atención cuando ocurran, se honesto y realista y haz los ajustes necesarios.

A medida que avanzas, puedes comenzar a pensar en otros elementos que te gustaría entender y medir. Es común realizar ajustes a medida que avanzas y comienzas a digerir los datos.

5. ¡Busca ayuda!

Hay varios lugares donde puedes pedir ayuda a personas y organizaciones que tienen experiencia en crear métricas para RP. Agencias, consultores independientes, proveedores de soluciones y compañeros que tienen la experiencia y pueden aconsejarte a lo largo de tu camino.

La importancia de las RP está creciendo rápidamente y marketing no puede hacer el trabajo solo. Cuando ambos departamentos comparan métricas, objetivos y colaboran en las campañas, los resultados globales aumentarán de manera significativa.

Es importante contar con buenas métricas para identificar dónde existen incongruencias dentro de una empresa, mejorar las actividades de relaciones públicas y alinear las tácticas de RP con los resultados del negocio. Una mezcla de KPI´s cuantitativos y cualitativos se debe aprovechar para abordar demostrar el valor de las relaciones públicas.

Si quieres conocer de qué manera empezar a impulsar tus RP con datos, te recomiendo este artículo.

**Basado en el artículo “Evolving PR to a Data-Driven Operation” de Apollo Otika.

¿Sabes cómo medir el éxito en tus estrategias de comunicación?

En mis años de experiencia como consultor de relaciones públicas he sido testigo de cómo la industria se ha ido transformando para adecuarse a los tiempos modernos y contar con las herramientas que le permitan responder con eficiencia a los nuevos retos y necesidades de marketing que demandan los negocios.

Uno de los constantes desafíos que he notado en las organizaciones es la imperante necesidad de justificar el presupuesto y demostrar el valor de la inversión en relaciones públicas.

En la actualidad se han desarrollado diversos tipos de métricas cuyos datos han hecho posible volver tangible lo intangible, demostrando que es posible medir adecuadamente la efectividad de las relaciones públicas.

Me gustaría mencionarte en esta ocasión algunas de las métricas que pueden permitirte una medición de tus estrategias, cuando se trate de una estrategia de comunicación en medios ganados tradicionales y digitales:

Cantidad de la cobertura

La idea es tener un registro del número de publicaciones y menciones en las que apareció mencionada tu marca en un periodo determinado. Si lo requieres, también puedes agregar el tono de las mismas, es decir, si fueron positivas o negativas. Este tipo de métricas incluyen share of voice, con la que obtienes una visión más cualitativa para conocer cómo están las menciones de tu marca frente a tus competidores.

Calidad de la cobertura

Es una métrica que calcula la oportunidad de “ser visto” en una nota periodística en medios tradicionales (impresos, radio y TV) por parte del lector, radioescucha, televidente, etcétera. El “ser visto” es una de las mejores técnicas de venta. Si no te ven los consumidores, no saben que existes, así que tus posibilidades de ventas son mayores si puedes lograr exposición en el espacio noticioso que más consulte tu público objetivo. He allí el valor de una métrica como ésta en la que evalúas KPIs como la importancia del medio donde se publicó –según tu marca, audiencia, productos, etc.-, la extensión física o duración de tiempo de la nota y la inclusión de mensajes clave de tu marca.

Alcance

Es una métrica basada en el alcance que tienes a través de las menciones de medios, periodistas y micro-influenciadores orgánicos. El total del alcance te puede dar una idea de cuántas personas pudieron haber visto o leído la información en la que se mencionó tu marca

Uno de los principales indicadores de la efectividad de las estrategias de las relaciones públicas digitales es el crecimiento de audiencias, ya que mientras más personas reconozcan y sientan afinidad por tu marca, crecerá la visibilidad de la misma, tus productos o servicios tendrán mayor probabilidad de venderse y te podrías convertir en un referente de tu industria.

Engagement, el verdadero valor de RP Digital

Es un indicador que va más allá del nivel de seguidores que tiene tu marca y cómo se comportan. Con esta métrica tendrás una visión de la efectividad de tus estrategias de RP Digital; ya que al publicar todo tipo de contenidos e interactuar con los seguidores de tu marca, no sólo conseguirás awareness, sino también la confianza y adhesión de tus seguidores y que tu marca se posicione como autoridad en determinado tema. 

Los KPIs se definen con base en las interacciones en medios sociales, tales como likes, shares, retuits, comentarios, etc.; cuyo análisis te dará una perspectiva de cómo está tu marca y qué acciones debes tomar para modificar o reforzar tu estrategia.

Registra las tasas de conversión

Toda estrategia de RP no sólo busca la generación de awareness y el compromiso de las audiencias, pues a final de cuentas las RP también ayudan a generar negocio a través de la redirección del tráfico hacia tu sitio web. De allí la necesidad de métricas como éstas que registran y evalúan cómo tus esfuerzos están mejorando las tasas de conversión para agilizar el proceso de ventas.

Una auditoría del alcance de RP digital y tradicional es una necesidad para el desarrollo de cualquier campaña de relaciones públicas, pues como bien dice una conocida frase que se atribuye al físico y matemático británico Sir William Thomson: “Lo que no se mide no se puede mejorar”.

Es por ello que métricas como éstas son de gran valor para el área de marketing y RP de cualquier organización, pues no sólo tienen la capacidad de medir la participación de tu marca en medios ganados, sino también te dan una visión general de los canales de medios desplegados, así como un desglose detallado de otros elementos clave.Recuerda que  los resultados, son esenciales para detectar las oportunidades y seguir avanzando con éxito en tu campaña de comunicación integral. Si quieres saber más, conoce las 6 métricas esenciales en RP que debes implementar aquí.

Métricas… demostrando el éxito de una campaña

Con el desarrollo de las nuevas tecnologías y con ello el surgimiento de nuevos canales digitales, las empresas y las marcas han tenido que adaptar a estos sus estrategias de comunicación; lo que significa un nuevo reto para los profesionales de comunicación  y relaciones públicas, pues más allá de la simple ejecución de las estrategias deben rentabilizar al máximo la inversión realizada.

Demostrar que una estrategia está teniendo un efecto positivo y demostrar la viabilidad del plan de comunicación, debe basarse en la medición de los resultados de las mismas. Por ello la clave a la hora de activar cualquier plan es establecer la estrategia de medición y determinar los KPIs.

Tres pasos básicos para la medición de tus campañas

No. 1 Establece tus objetivos

Para la medición, tanto de campañas de largo como de corto plazo, es necesario partir de un punto de vista cualitativo y cuantitativo. Es importante acordar, de manera transparente, metas y métricas al iniciar una campaña y en conjunto acordar los KPIs (indicadores clave de desempeño) -fundamentales para evaluar los factores de visibilidad y engagement.

Si una acción de comunicación no se puede medir, no tiene sentido realizarla, por lo que es importante establecer qué se va a medir de cada acción y los objetivos de cada una. Si el objetivo de la estrategia de comunicación es vender, establecer una estrategia de  medición de impactos en medios, no tendrá mucho sentido, pero sí medir el número de ventas a través de los diferentes canales de venta.

Debemos preguntarnos si los objetivos marcados son realistas y si el presupuesto asignado es el adecuado.

No. 2 Mide la progresión de tu plan de comunicación

Con los objetivos y canales definidos y las herramientas necesarias para su ejecución, llega el momento de establecer los KPIs o indicadores que nos aseguran que nuestros objetivos de comunicación se están cumpliendo. Si no se analiza algo a detalle, ¿cómo se puede saber si se está mejorando o empeorando?

La medición es necesaria para ser capaces de gestionar en tiempo real. Cuando descubres que las cosas no funcionan, quizá es demasiado tarde, con la consecuencia inevitable de acabar cayendo en la frustración. Sin embargo, llevando a cabo un seguimiento de las acciones realizadas y de lo que consigues, puedes corregir sobre la marcha los puntos a modificar o a reforzar de tu plan.

No. 3 Presentación de resultados

La mayoría de las plataformas donde desarrollamos nuestra estrategia nos proporcionan estadísticas propias para analizar y conocer el rendimiento de nuestra campaña. Lo cual, sin duda, nos facilitará el análisis y permitirá obtener toda la información que necesitemos de forma inmediata, clara y rápida. Recabar los datos permite utilizarlos para diseñar estrategias futuras. La finalidad de todo análisis de resultados es optimizar la estrategia.

Llevar a cabo la medición de toda estrategia implica tiempo y dinero, y los resultados positivos dependerán de la monitorización constante. Siempre será mejor identificar a tiempo las fallas antes de que se conviertan en grandes problemas, así que recuerda… “Lo que no se puede medir, no se puede mejorar”.

Behavioral targeting: Comportamientos que definen estrategias

Todas las mañanas, después de llegar a su trabajo, servirse una taza de café, revisar y responder los correos urgentes, Jorge visita el mismo portal. Es una tienda en línea que ofrece tendencias para el neosoltero: gadgets, muebles, ropa, calzado, complementos y hasta arte. Todo en un mismo sitio.

Su rutina no ha cambiado en los últimos meses y si lo vemos bien, sus hábitos son los mismos desde hace más de dos años. Revisar las redes sociales, llevar los pendientes de oficina en la palma de la mano y comprar en la misma tienda en línea (sólo por mencionar algunas) son actividades que no están arraigadas de toda la vida.

Sin embargo, ¿a qué se debe que su conducta esté tan establecida y orientada a ciertas acciones?, ¿en qué momento dejó de revisar el periódico en papel para checar las noticias?, ¿cómo llegó a depender tanto de lo que una tienda lanzara a la venta para ser de los primeros en hacer su pedido?

Aunque las respuestas pudieran parecer obvias, la verdad es que todo ha sido gracias a estupendos trabajos de mercadotecnia. Y no hablamos sólo de publicidad, sino del boca a boca, de las tendencias y, por supuesto, de las combinaciones perfectas entre lo digital y tradicional, ¿no lo creen?

Si bien es posible cambiar la preferencia de un producto respecto a otro o la inclinación de una marca sobre otra, el verdadero reto está en guiar comportamientos y hábitos en las personas hacia acciones que favorezcan a la marca.

¿Cómo “sabe” la publicidad que has buscado cierto producto o servicio?

Por poner un ejemplo, Jorge consulta por internet una aerolínea, durante los siguientes días, lo más probable es que vea anuncios sobre vuelos, hoteles y otros relacionados con viajes. ¿Magia? o ¿cómo “sabe” la publicidad que has buscado cierto producto o servicio? Esto se debe a la segmentación por comportamiento o behavioral targeting, la cual, como su nombre lo indica, busca conocer y entender el comportamiento de los usuarios a fin de incidir directamente en sus hábitos de consumo. Aquí te comparto algunos puntos que debes saber sobre su funcionamiento.

  • Conocerte: Así es, ese es el objetivo principal del behavioral targeting, pues su clave radica en conocer el mayor número de variables sobre una persona con el fin de incluirla en uno o varios segmentos de audiencia.
  • Datos: La parte central, pues a través de los hábitos de navegación se pueden desarrollar perfiles acordes a los productos o servicios que ofrece nuestra marca; por ejemplo, los usuarios que hayan mostrado interés en contenidos con spa o estética formarán parte de un grupo llamado “salud y belleza”.

También te puede interesar: 5 preguntas clave para una campaña exitosa basada en datos.

  • Cookies: Seguro has escuchado hablar sobre ellas, estas pequeñas piezas de información que envía un sitio web y que se almacenan en nuestras computadoras, responsables de que ya no tengas que escribir tu nombre de usuario y contraseña en un sitio web pues se encarga de enviar dicha información cada vez que entras a dicha página y accede directamente a tu cuenta. Pues bien, también existen cookies de seguimiento que se utilizan para almacenar datos sobre el tiempo que dedica un usuario al sitio web, y si navega entre sección y sección cuánto tiempo pasa en cada una de ellas.

Behavioral targeting ofrece una mayor capacidad de segmentación y nos ayuda a conocer mejor a la audiencia

En este tema, un punto importante que hay que tomar en cuenta es la privacidad de los datos y las leyendas necesarias de acuerdo a las normas y reglas vigentes de cada región para evitar transgredir las preferencias de los usuarios.

Claro está que contar con un buen producto o servicio, información y atención al cliente son componentes esenciales para atraer y fidelizar clientes; sin embargo, behavioral targeting ofrece una mayor capacidad de segmentación y nos ayuda a conocer mejor a la audiencia, lo que facilitará poder descartar lo que les resulta irrelevante y proporcionar aquello que realmente necesitan, así que ahora te comparto los datos que puedes aprovechar:

  • Geolocalización: Los usuarios con el simple hecho de entrar a un sitio web ya están proporcionando información valiosa como su ubicación, obtenida a través de herramientas de analítica como Google Analytics, lo que nos permitirá saber qué tipo de servicios o productos son los más adecuados basados en su ubicación.
  • Dispositivo: Esto permite determinar algunas de las posibles causas de su visita. Por ejemplo, si su acceso es desde su celular es muy probablemente que esté buscando el mejor precio para un determinado producto. Si lo hace desde una tableta la intención de compra se considera mayor, pero sin tiempo suficiente. Sin embargo, si el acceso es desde una computadora, el tiempo de navegación será mayor.
  • Canal de entrada: Conocer si llegó a nuestra página web por medio de una palabra en el buscador, un post en Facebook o bien, desde cualquier otro sitio, nos servirá para adaptar su experiencia de compra. Por ejemplo, si el usuario viene de Facebook, podemos pedirle que se registre utilizando el login de esta red.
  • Visitas recurrentes: Cuando un usuario accede por primera vez, lo importante es mostrarle mensajes que le den confianza en nuestro sitio, cuando ya es recurrente su visita, nuestro objetivo será fidelizarlo.

El behavioral targeting puede formar parte de una estrategia multicanal y/o complementar otro tipo de acciones como retargeting o la clasificación de contenido para alcanzar mejores resultados, pues como Einstein decía: “Si quieres entender a una persona, no escuches sus palabras, observa su comportamiento”  y es que en realidad no podemos conocer a ciencia cierta las motivaciones de las audiencias pero sí podemos analizar al máximo sus patrones de comportamiento y compras y así diseñar campañas específicas para cada tipo de comprador.

Atraer la atención: La mejor presea de tus contenidos

Aunque la televisión abierta en un corto plazo no se va a acabar, las compañías están encontrando nuevos canales y alternativas para llegar, de distinta forma, a sus audiencias.

Los medios digitales tienen mucho terreno como canales de distribución, pero como buen mercadólogo no puedes dejar de lado otras plataformas cuando se trata de planificar tus acciones.

La Clave del triunfo: Contenidos

Generar contenido no es otra cosa que atraer y retener a posibles clientes a través de la creación y difusión de contenido relevante y valioso de manera que el conocimiento fluya y sea compartible y buscable cuando estamos hiperconectados y rodeados de información, generar contenido relevante es obligatorio si quieres que tus audiencias te sigan, lean, compartan o compren.

Cuando comunicas, en realidad estás “vendiendo” y para que las audiencias consuman tus contenidos, debes primero conquistar su atención, uno de los bienes más preciados y cada vez más difícil de conseguir pero ¿qué debes de contemplar para no quedarte atrás en esta competencia?

Aquí 6 puntos que pueden darte una directriz:

  • Situación actual: Antes que nada, conoce “dónde estás parado”. Una táctica valiosa es configurar alertas sobre los temas que te interesa conocer de la industria en la que se desenvuelve tu marca.
  • Analiza tu competencia: ¿Qué tipo de contenido estás haciendo? ¿Cómo te comunicas con tus consumidores? ¿Cómo puedes hacerlo diferente?
  • Define objetivos: ¿Qué quieres lograr? Una mayor comunidad, mejorar tu reputación, mayor posicionamiento SEO, etc.
  • Audiencia Objetivo: ¿Dónde está? ¿Qué edad tiene? ¿Qué le interesa? ¿Cómo busca información? Y esto lo puedes comprobar a través de volúmenes de palabras clave (Keyword Search Volume) para saber qué palabras está utilizando a la hora de buscar contenido e intégralo con rapidez y precisión en los diferentes materiales a desarrollar.
  • Distribúyelos: Administra lo que quieres compartir y elige los canales de comunicación por donde lo harás y corre la voz, es decir comparte tu contenido en redes sociales para maximizar el alcance de tu historia.
  • Analiza: Valida la estrategia y mide si lo que estás haciendo está funcionando o no y sino, ajusta lo que sea necesario.

No pierdas de vista que una estrategia de Marketing de Contenidos es mucho más que crear contenido, es distribuirlo de manera adecuada a la audiencia correcta, ganando medios tanto tradicionales como digitales y lograr contenido valioso compartible y buscable para estrategias de medios pagados y propios. Tómalo en cuenta, el nombre del juego es; Contenido.

Cómo definir Objetivos

Dentro de mis momentos de descanso y reflexión, un fin de semana prendí la televisión y me detuve en un canal para observar un filme que llamó mi atención, en el cual actuaban figuras del cine mundial, Morgan Freeman y Jack Nicholson, titulado “The Bucket List”, en español Ahora o Nunca.

La trama principal trata de un profesor de filosofía (Freeman) y un multimillonario (Nicholson), los cuales tienen enfermedades terminales y deciden realizar un viaje por el mundo con una lista de cosas que desean hacer antes de morir, de ahí el título de la película, que viene de la expresión anglosajona kick the bucket, que puede traducirse como “estirar la pata”.

Es increíble cómo pasan por un gran número de situaciones, emociones y aventuras, disfrutando la vida y cumpliendo varios de los sueños que tenían en su Bucket List desde su juventud bajo la premisa de que la vida es corta y tiene un fin. Estos anhelos se fueron posponiendo por las preocupaciones, el trabajo, compromisos, afanes, estrés o simplemente se olvidaron, pero al saber que el tiempo se acababa para cumplirlos, decidieron hacer cualquier cosa para lograrlos.

La vida no debe ser un viaje a la tumba con la intención de llegar de forma segura en un cuerpo bonito y bien conservado, sino más bien completamente agotado, totalmente desgastado y proclamando a viva voz ¡Wow! ¡Qué viaje!  – Hunter Stockton Thompson

Cuando trasladamos está historia al mundo corporativo, un número de CEOs y directivos pasan su vida personal y profesional dejando en el tintero u olvidando sus sueños y proyectos que desde años los han pensado como esa meta sublime a lograr durante el transcurso de la vida, un suplemento alimenticio que consta de pasión, esperanza y fe a lo largo del tiempo. Pero en algún momento se estancaron y eso genera en algunos casos depresión, ansiedad, malestar, entre otras situaciones que afecta la vida de los capitanes.

Ya sea que quiera realizar el viaje de sus sueños, enseñar, iniciar un deporte, aprender a tocar un instrumento, practicar un pasatiempo o cualquier otro anhelo en el ámbito personal o profesional, todo empieza por definir que se quiere hacer y cómo se va a lograr, que elementos necesito cumplir o alcanzar para que se cristalicen los planes, así como tener la visión clara y establecer tiempos, los cuales pueden cambiar pero dan un parámetro para ir avanzando hacia su obtención.

Empiece a enlistar su Bucket List

Como todo buen poeta, tome un momento de tranquilidad a solas, tome papel y pluma y deje que fluya la inspiración y comience a escribir. Empiece a enlistar en orden de importancia y tiempo cuales son los proyectos que desearía realizar, a qué edad, en qué momento de su vida… Esto permitirá que tenga una vista rápida de las actividades a cumplir y qué elementos necesitará reunir para alcanzarlas.

En esto coinciden la mayoría de los gurús del management que el primer paso hacia el éxito es una correcta definición de objetivos. La pregunta que surge entonces es: ¿Cómo hacerlo? Para este propósito, se pueden utilizar algunos de los conceptos del pensamiento SMART, una de las metodologías que han cobrado mayor auge para la formulación de objetivos, primordialmente para los negocios, la cual incluye los siguientes elementos:

  • Específicos (Specifics): Ser concreto y detallado para identificar lo que se desea alcanzar. Generalmente estas metas son más personales, pero si alguna involucra a una o varias personas, es necesario hablar con ellos y lograr su compromiso
  • Medibles (Measurables): Esto nos permitirá conocer si estamos en la ruta correcta para cumplir lo que nos habíamos propuesto como meta. Al medir los avances, decidimos si por el mismo camino o ajustamos la estrategia, pero nunca perdiendo de vista la meta final. Si no se puede medir, no se puede mejorar o verificar.
  • Alcanzables (Achievables): Hay que ser agresivo con sus metas, el cielo es el límite. Todo es alcanzable si uno se lo propone. Por eso es importante establecer tiempos que permitan llegar a sus proyecciones. Esto lo deja sin excusas para no lograr sus objetivos.
  • Realistas (Realistics): Los objetivos planteados deben contar con altas probabilidades. Esto no elimina ir construyendo paso a paso de manera sólida.
  • Acotados en el tiempo (Time Base): Objetivos priorizados de modo inteligente, requieren un plazo de tiempo para ser cumplidos. Acotar algo en el tiempo quiere decir que se debe establecer un plazo dentro del cual se debe cumplir el objetivo. ¿Cuál es el plazo? Pues la vida de uno.  De esta forma realizamos las prioridades, no lo urgente.

Al establecer nuestra lista de metas o sueños personales bajo algunos conceptos de la metodología SMART, nos permitirá ir avanzando en su consecución, logrando que cada meta propuesta se vaya alcanzando en tiempo y forma sin perderlas en el radar.

Como diría el novelista estadounidense Hunter Stockton Thompson: La vida no debe ser un viaje a la tumba con la intención de llegar de forma segura en un cuerpo bonito y bien conservado, sino más bien a patinar en el costado en una nube de humo, completamente agotado, totalmente desgastado, y proclaman a viva voz ¡Wow! ¡Qué viaje!  No pierda la oportunidad de plasmar el pensamiento SMART en su Bucket List personal y profesional.

Remarketing: Siguiendo la pista al Consumidor Digital

Hacer Remarketing es quizá una de las máximas bondades tanto del Marketing Digital como del propio Google, ya que además de ofrecer posicionamiento en la web, el máximo buscador virtual garantiza un retorno de inversión publicitaria nunca antes visto. Y si lo pensamos bien, esta “inteligencia” mercadológica es prácticamente como aquel gran vendedor de piso en la tienda departamental o cadena detallista que tenemos en la memoria colectiva.

Hace apenas unos meses, entrabas a una tienda en busca de la mejor televisión para ver la Confederaciones, el torneo de fútbol a todo color y con la mayor cantidad de pulgadas posible. El encargado del departamento de electrónica (que suele llevarse una comisión por cada televisor vendido) era el primero en sonreír, dar los buenos días e iniciar el recorrido.

Al margen de no ser un experto en tecnología, aquel vendedor daba una explicación puntual sobre las cualidades de este televisor respecto a aquel que más bien era limitado (y casualmente de menor precio), o decía por qué éste sí y aquél no. Ante cualquier expresión de duda, el vendedor insistía en los pros y minimizaba los contras. Durante los cinco minutos en que el cliente lo pensaba, el personaje en turno arremetía con una cualidad más, que podría inclinar la balanza para tomar la decisión.

El Remarketing, al igual que su semejante el Retargeting, son herramientas de Marketing, que “recapturan” la atención del consumidor, lo que representa una gran oportunidad para incrementar las ventas digitales.

También te puede interesar: Retargeting, ¿clave para recapturar la atención del cliente?

Si por alguna extraña razón, el cliente no terminaba de estar seguro y echaba mano de una de las frases clásicas en esta situación: “voy a dar una vuelta, ahorita regreso”, el vendedor no bajaba la guardia, pues se quedaba a la espera de los cinco minutitos o del retorno prometido. Una vez más, la cantaleta de la mejor televisión de la tienda era escuchada por el segundo de la fila, hasta que alguien decidiera comprarla. Pero eso sí, cada que el cliente regresaba con menos dudas, el vendedor insistía en hacerle ver que sería un error dejar pasar la oportunidad.

Lo mismo pasa con el Remarketing en el terreno digital. Si por una razón determinada una persona visita un sitio web, las cookies de la red dejan el rastro de este usuario y ante una eventual campaña de Remarketing en Adwords, anuncios display relacionados con dicho sitio harán su aparición en las futuras páginas que visitará esta persona.

Es como si la persona que iba a comprar una televisión y sale de la tienda con las manos vacías se dirige a una tienda de zapatos, de ropa y una librería, pero en ese momento tuviera a un lado al vendedor arriba mencionado que insiste, ahora, con una promoción que no había comentado en la primera oportunidad. Las ventajas se suman y la convicción del cliente será cuestionada y hasta vencida en caso de que termine por regresar a comprar la televisión que no compró media hora antes.

Google ha rastreado que esta persona está interesada en “televisiones”, palabra que además de ser una categoría también funge como “keyword”, y el buscador colocará los anuncios o banners que contengan la misma palabra clave, en virtud de que comparten el interés de nuestro usuario.

Es así como no sólo se habla de posicionamiento o niveles de recordación, ya que el Remarketing en el presente representa una gran oportunidad para incrementar las ventas digitales, ya que esta herramienta permite a las marcas comunicarse directamente con las personas que están interesadas en ella, o en lo que vende o en lo que ofrece.

El reto del Remarketing

Si bien podría parecer una persecución que hace una marca a una persona que visitó un sitio y no compró o no llenó un formulario o no hizo lo que tal portal le pidió, el Remarketing tiene un reto específico: conocer a las personas. Como diría el poeta y dramaturgo alemán  Johann Wolfgang Goethe: “Para conocer a la gente hay que ir a su casa”, conocer sus gustos, deseos y necesidades, ahora bajo la vía digital.

Por un lado, las cookies que van dejando los usuarios en la red nos dejan saber qué consulta, qué busca o qué compra, pero no necesariamente podemos saber que lo estamos conociendo más o mejor. En este sentido, podríamos cuestionarnos por qué no compró la televisión en su primera visita.

Si le vuelvo a ofrecer el mismo mensaje, con la misma oferta y hasta con el mismo anuncio, es menos probable influir en su decisión, a diferencia de si ahora le hago un descuento o le ofrezco una promoción o beneficio si compra en ese momento. Incluso, Google recomienda que para estos casos debas tener lista una campaña de Remarketing en la que establezcas bajo qué parámetros ofrecer un primer mensaje, un refuerzo y hasta una tercera llamada, a fin de convertir la compra sin regalar tus productos.

En ocasiones, los usuarios colocan artículos en sus carritos online sin llegar a formalizar la compra. Debido a que estos clientes suelen estar muy cerca de tomar una decisión de compra, el Remarketing puede resultar una oportunidad valiosa de llegar a ellos y a ayudar a las marcas a concretar la venta.

Y en otro sentido un tanto estricto a la hora de abordar a los internautas con una campaña de Remarketing, es fundamental segmentar a los que sí convirtieron su compra y a los que se quedaron a un paso, es decir, a esos que pusieron en “su carrito” un producto, pero que no consumaron la compra.

Para esto –Google- es importante hacer una lista pensada y diseñada exclusivamente en ambos segmentos (compradores y casi compradores); a los primeros podemos enviarles mensajes o anuncios que complemente su compra anterior; mientras que a los segundos podemos ajustar el anuncio, es decir, modificarlo para ver los efectos publicitarios que podemos lograr en la conversión de compras.

El Marketing Digital y sus múltiples herramientas ofrecen la posibilidad de crear una conectividad entre marca y sus buyer personas, no lo pienses más y considéralo dentro de tus estrategias, continúa leyendo y descubre más.

Porqué Medir la Efectividad de las Relaciones Públicas

Continuando con el tema de la medición y cumplimiento de los Indicadores Clave de Desempeño, las actividades de Relaciones Púbicas en su totalidad deben ser consideradas como parte esencial de la organización y no como una disciplina sólo de posicionamiento y una manera de conseguir notas de forma “gratuita” en los medios.

Es por eso que las actividades de Relaciones Públicas también se deben medir para tener un parámetro más de cómo se están logrando los objetivos del negocio.

La medición o comparación nos ha seguido durante toda nuestra vida, lo mismo sucede en el ámbito de los negocios y como tal, debe darse una evolución en el pensamiento para estar alineados con las nuevas tendencias y formas de comunicar nuestros logros.

Como profesionales de las Relaciones Púbicas tenemos un objetivo: Crear conciencia de que nuestras actividades no pueden ser limitadas sólo a un comparativo de inversión publicitaria o ROI como se le conoce tradicionalmente, mucho menos a que nuestros resultados sólo sean representados por los clippings de los espacios logrados en los medios.

La evolución también se está dando en éste ámbito y ahora debemos considerar que no sólo debemos llegar a los medios tradicionales y a un grupo de periodistas, líderes de opinión o influenciadores digitales. La era de las redes sociales nos impulsa a establecer nuevos vínculos y formas de comunicar los objetivos de negocio, y sobre todo entender y encontrar la mejor forma de medir un nuevo mix en la Convergencia de Medios: Propios, Pagados y Rentados (que en una próxima entrega analizaremos cada uno de ellos).

Tenemos que crear conciencia de que nuestras actividades no pueden ser limitadas sólo a un comparativo de inversión publicitaria o ROI

Con este nuevo pensamiento y asumiendo el rol de “socios de negocio” nuestras actividades deben estar enfocadas en el correcto uso de dichos medios y entendiendo las necesidades de sus Buyer Personas para crear contenidos que permitan trascender  y permear los tres tipos de medios. Esto nos dará como resultado una comunicación alineada y asertiva que se podrá traducir al momento de entregar resultados en elementos base para la toma de decisiones a favor de nuestros clientes, así como un correcto posicionamiento en los Stakeholders.

Entendiendo los objetivos del negocio, alineando nuestros esfuerzos a ese fin común y haciendo uso correcto de cada una de las actividades de Relaciones Públicas, estamos listos para demostrar que nuestras acciones son parte del negocio como tal destacando:

  • Creación de Contenido alineado a los objetivos del Negocio
  • Conocimiento de los Buyer Personas para usar los canales de comunicación adecuados
  • Alinear la estrategia para los 3 tipos de medios: Propios, Pagados y Rentados

Y ahora sí. Podemos decir: “Las Relaciones Públicas se pueden y deben medir para mejorar y evolucionar en  beneficio del cliente”. ¿Y usted ya empezó a evaluar su estrategia de Relaciones Públicas? Si no es así, está en el momento preciso para incorporar métricas que aseguren el éxito de su plan de Comunicación.