Todas las entradas de: Héctor M. Meza

Director General de InfoSol. MBA, Consultor y Catedrático en Estrategias de Comunicación Integradas a la Mercadotecnia. Fue Vicepresidente en IBM de México y Presidente de Motorola para México, Centroamérica y el Caribe y VP de la Corporación.

Gamificación: Del juego al engagement con su marca

Para romper mi rutina de trabajo y despejarme, una vez al mes me reúno con tres buenos amigos de mi alma máter a jugar dominó y ponernos al día sobre nuestras vidas, hacer networking, compartir experiencias, nuevas ideas y proyectos, así como recordar viejos tiempos. Siempre dentro de un ambiente casual y relajado o en un clima festivo, disfrutamos diferentes platillos e iniciamos la partida con la frase “¿quién tiene la mula de seis?”.

La partida se va rotando entre los equipos, donde en mi opinión, las claves para ganar el juego son la observación, poner atención y llevar el conteo de las fichas. En caso de que falte alguien, uno del grupo juega con “el mudo”, expresión que se refiere a voltear las fichas del participante que falta, lo cual da ventaja al que hace equipo con él  porque sabe cuántas fichas de un determinado número tiene y qué probabilidades tiene de ganar.

Más allá de las apuestas, algunas veces simbólicas, en este pasatiempo de memoria y estrategia nadie pierde; ya que la diversión, las alianzas, la emoción de estar con los amigos, el compañerismo y la parte emotiva, hacen del momento de jugar toda una experiencia.

La Gamificación se aplica con la finalidad de motivar a grupos de personas para realizar determinadas actividades y competir.

El pediatra francés Donald Winnicott comentó que “es en el juego y sólo en el juego que el niño o el adulto como individuos son capaces de ser creativos y de usar el total de su personalidad, y sólo al ser creativo el individuo se descubre a sí mismo”. Es por eso que actualmente toma relevancia en el mundo corporativo y en la mente del CEO la estrategia de Gamificación.

Este término que proviene de la palabra anglosajona game -juego-, consiste en aplicar los conceptos y las técnicas de los juegos a otras áreas de actividad, entornos y aplicaciones no lúdicas con el objetivo de potenciar entre las audiencias la motivación, concentración, liderazgo, destreza, imaginación, esfuerzo, participación y otros valores comunes a todos los pasatiempos.

Hoy en día, la estrategia de Gamificación se aplica a diversos campos desde la psicología, la docencia, la comunicación y el marketing con la finalidad de motivar a grupos de personas para realizar determinadas actividades y competir.

Dentro de las dinámicas más empleadas destacan, la integración de aplicaciones móviles como Foursquare, que premian a sus usuarios con descuentos y productos gratuitos, dinámicas en redes sociales, niveles y progresos, contenido gratuito, uso de códigos bidimensionales y realidad aumentada, así como programas de lealtad y fidelización.

En México poco a poco se ha adoptado esta estrategia porque se ha visto que a la gente simplemente le emociona participar en las dinámicas de juego y ganar. A través de la Gamificación la compañía involucra a la gente con el fin de que interactúe con la marca que promueve, lo cual se facilita por el uso de dispositivos móviles y las redes sociales que tienen a la audiencia hiperconectada con su entorno.

Ante este escenario, dentro de las tácticas que se sugieren para sumergir a cada Buyer Persona y participen en la Gamificación se encuentran:

  • Crear historias o juegos que sean de su interés.
  • Difundir situaciones cotidianas. Siempre se debe tener presente su perfil e intereses, lo que permitirá se sientan más identificadas.
  • Establecer programas de lealtad, los cuales vayan subiendo de nivel según su participación y otorguen puntos, descuentos y beneficios exclusivos.
  • Animar a contactar a más gente y crear redes de valor. Si la Gamificación es interesante, invitarán a otras personas a sumarse a las dinámicas y redes sociales, compartiendo sus contenidos y convirtiéndose en embajadores de la marca.
  • Retroalimentar. El constante contacto permite la confianza y la fidelidad.
  • Innovar cada día. Si muestra en su estrategia elementos nuevos como aplicaciones móviles y de realidad aumentada, videojuegos, eventos deportivos, culturales y sociales, etc.,  no perderá su interés y generará grandes expectativas.

Cabe destacar que de acuerdo con un estudio efectuado por la consultora Gartner, para el 2015 más del 70% de las empresas del ranking Forbes Global 2000 habrán aplicado la Gamificación, por lo que el interés en esta estrategia continuará creciendo y su compañía no puede estar fuera de la jugada.

Como diría el escritor francés, Alfred de Musset “el juego es la única pasión que puede competir con el amor“, por lo que implementar la Gamificación en su estrategia de negocio hará que enamore y conquiste un espacio en la mente y corazón de sus audiencias. No se quede fuera de la jugada y haga que su empresa gane el premio mayor.

Feel Good Management: Felicidad y productividad para tu organización

“Feel Good manager” ¿Habías escuchado alguna vez este término? Yo sí, aunque jamás había tenido la oportunidad de conocer a alguien que viviera de ello. Sí, así me sucedió la semana pasada cuando me encontré con Carina, una ex alumna mía quien trabaja como especialista de Feel Good Management para una compañía con oficinas en Colonia, Alemania.

Recuerdo cuando me topé con ella aquí en Ciudad de México, y le pregunté: “¿En dónde estás? ¿A qué te dedicas?”, y me respondió: “En Alemania, vivo de hacer feliz a los demás”. Fue entonces cuando parte de nuestra conversación giró en torno a este interesante tema del que hoy quiero compartirte un poco.

Siempre se ha considerado, de alguna u otra manera, que un colaborador que se siente feliz en su trabajo es un colaborador productivo y competitivo. Esto es algo sencillo de entender, pues una compañía crece cuando sus colaboradores se sienten plenos ya que esto los hace mucho más productivos. Sin embargo, en los últimos años, esto que parecía ser sólo sentido común, está tomando mayor fuerza en las organizaciones a nivel mundial.

Diversos estudios han demostrado que tener colaboradores felices eleva la productividad y los niveles de rentabilidad del negocio; es decir, la felicidad en el lugar de trabajo es un elemento que contribuye para que la compañía obtenga mayores ingresos. Según un estudio de la consultora mexicana Crecimiento Sustentable, las personas felices son hasta 88% más productivas que quienes no lo son. Los colaboradores felices presentan hasta 33% mayor energía y dinamismo, lo que resulta en mayor eficiencia y productividad para las empresas.

También te puede interesar: 5 maneras de desarrollar relaciones positivas para el éxito del negocio

De acuerdo con Frederick Herzberg, una de las figuras más destacadas de la psicología organizacional, el Homo faber (el hombre que hace o fabrica) se caracteriza por dos tipos de necesidades que afectan de manera diversa su comportamiento humano: Factores higiénicos o extrínsecos (relacionados con la insatisfacción y que están fuera de su control) y los Factores motivacionales o factores intrínsecos (relacionados con la satisfacción en el cargo y que están bajo su control). El Feel Good Management se vincula con los segundos, pues se relaciona con los sentimientos, el crecimiento y desarrollo personal, el reconocimiento profesional y las necesidades de autorrealización.

Generar un ambiente de felicidad en las empresas se está convirtiendo en una necesidad; pero ¿cómo crear ese clima cuando por sí misma la felicidad es un concepto etéreo, personal y subjetivo? Ante esta situación, ha tomado fuerza el llamado Feel Good Management, una práctica de gestión organizacional surgida en Alemania y que se está extendiendo a otras partes del mundo, cuyo objetivo es la búsqueda, consecución y mantenimiento de un ambiente de trabajo saludable de manera estructurada y sistemática, con el fin de lograr el bienestar de los empleados en su jornada laborar.

Desde luego que se trata de una práctica de management poco conocida en México, quizá, ni siquiera implementada en el país, pero que representa enormes ventajas para las organizaciones en México, sobre todo en un clima de negocios como el nuestro, en el que toda fuente de productividad y competitividad necesita ser capitalizada en nuestro beneficio.

Las personas felices son hasta 88% más productivas. Crecimiento Sustentable

Conoce algunas razones de por qué implantar la práctica del Feel Good Management en tu compañía:

Creatividad e innovación. La innovación y creatividad son dos elementos fundamentales para todo negocio, ya que permiten desarrollar procesos, servicios y productos que se pueden convertir en diferenciadores de tu compañía. En tu rol como CEO y líder de la organización necesitas impulsar o incluso “forzar” a tus colaboradores a volverse innovadores y creativos; promoviendo la investigación y el aprendizaje, para crear un ambiente laboral donde tus colaboradores se sientan con la confianza y capacidad de sugerir las implementaciones necesarias, resultado de su constante aprendizaje.

Felicidad y Motivación. Las oficinas, de manera especial, se distinguen por ser lugares sobrios donde existe un ambiente de silencio y seriedad. Hasta hace algunos años, ni quien pensara en decir que la oficina es un lugar en el que también nos podemos sentir felices. Hoy, este escenario está cambiando gracias a líderes de negocios que promueven técnicas para el manejo del estrés y la relajación con el fin de incrementar la productividad, mejorar el estado de ánimo y el clima laboral. ¿Has puesto a cantar a tus colaboradores o a escuchar música positiva por lo menos tres minutos antes de una pesada reunión de trabajo? Si no lo has hecho, inténtalo… es una buena manera de romper el hielo… ya verás los buenos resultados.

También te puede interesar: 6 tácticas para que no decaiga el ánimo de tus Colaboradores

Espíritu de equipo. Sabes los extraordinarios resultados que tu compañía puede lograr con un buen trabajo en equipo; de hecho, se puede decir que el trabajo en equipo es básico en una organización, pues si cada quien hace lo que le toca, y lo hace bien, hará caminar bien el negocio. Tu reto es eliminar las actitudes individualistas con las que tus colaboradores, más que sincronizar ideas, se ponen a competir. Por ello, necesitas impulsar la convergencia de ideas, la discusión sana, la colaboración; así lograrás transformar a los “yo” en los “nosotros”.

Construye lealtad. Contrario a lo que sucedía hace algunos años, hoy el dinero no es la única fuente de motivación para los colaboradores. Hoy, existen otras motivaciones que hacen a un colaborador “ponerse la camiseta”, como creer en la Propuesta de Valor de la compañía, coincidir con los valores hacia los Stakeholders, el gusto por lo que hace, sentirse necesitado e importante para la compañía, entre otras que seguramente tú habrás notado en tu propia organización. Dime, ¿quién no quiere tener colaboradores leales que estén dispuestos a estar en las buenas y en las malas?

Vayan juntos hacia el éxito. Empleados felices, con un buen balance de vida, son vitales para el éxito de tu compañía. La razón es sencilla: estas acciones ayudan a tus colaboradores a alcanzar sus más altos niveles de desempeño y productividad al orientarlos para establecer metas y buscar los medios para alcanzarlas. Lo mejor que puedes hacer como su CEO, es caminar con ellos y enseñarles hacia dónde y cómo deben avanzar para llegar a sus metas, que también son las metas de la organización.

De acuerdo con el Informe Mundial sobre la Felicidad 2015, México se ubica en el lugar número 14 a nivel global y es el segundo en Latinoamérica por la felicidad de sus habitantes, lo que puede indicar que para los mexicanos es importante este tema en la vida cotidiana; así que por qué no capitalizar este escenario y trasladarlo al ámbito de tu organización para aprovechar sus beneficios.

Mahatma Gandhi, uno de los grandes líderes espirituales que ha tenido la humanidad, dijo: “La felicidad se alcanza cuando lo que uno piensa, lo que uno dice y lo que uno hace están en armonía”. Así que no te pierdas la oportunidad de conocer más acerca del Feel Good Management, y si te convence, adóptalo, practícalo y promuévelo. Te puedo asegurar que al valorizar el activo más importante que tienes, tus colaboradores, fortalecerás la cultura empresarial de tu negocio.

Algo que debes tener presente es que una compañía que busca tener colaboradores felices necesita, ante todo, de un líder feliz, capaz de contagiar su buen ánimo, optimismo, mentalidad, y lograr que esto permee en la cultura corporativa. Si tú no estás completamente convencido de esta idea, jamás lograrás convencer a los demás.

¡Innovar o morir!: Por qué subir al tren de la Innovación

Las expectativas cada vez más exigentes del mercado, las presiones por la creciente competencia en las industrias y el cambio hacia un ritmo más acelerado en el Entorno de Negocios, ha hecho que los CEOs empiecen a dirigir su mirada hacia nuevas herramientas de negocio que les permitan alcanzar la competitividad; entre estas propuestas se encuentra la innovación. ¿Has escuchado alguna vez sobre este tema en un entorno empresarial o, incluso, tú mismo empleas el término de manera constante cada vez que te diriges a tus colaboradores? Seguro que tu respuesta es afirmativa, porque hablar de innovación es algo muy común, aunque establecerla e integrarla en la cultura organizacional, no lo es.

La cultura de innovación es un tema muy “manoseado”; todo mundo habla de él, supone saber sobre él y hay hasta quienes, sin serlo realmente, presumen de ser innovadores. Todas las organizaciones quieren ser innovadoras y distinguirse por ello, pues contar con una cultura de innovación representa una ventaja competitiva para el negocio; sobre todo en un entorno donde la competencia crece cada vez más y utiliza herramientas más agresivas para tomar la delantera.

Recientemente, en una charla informal con algunos de mis colaboradores, al discutir una propuesta de negocio para uno de nuestros clientes, salió a colación el tema de la innovación. Esto porque poníamos sobre la mesa la importancia de salir de los mismos esquemas y atrevernos a generar ideas disruptivas que nos permitan captar la atención de nuestros clientes, brindar servicios de gran impacto y competir agresivamente en el mercado.

La innovación es un elemento que debe estar presente en todas las organizaciones, ya que se trata de una herramienta estratégica para mantener de pie y hacer crecer los negocios, incluso en las condiciones más adversas. Varias marcas globales como Apple, Amazon, Marriot, Walmart y la orgullosamente mexicana Grupo Bimbo son un claro ejemplo de lo que una cultura de la innovación bien gestionada es capaz de generar en beneficio de la organización y el negocio.

¡Pierde el miedo a innovar!

Es un hecho innegable que hoy la innovación es una estrategia fundamental para el futuro de los negocios; simple y sencillamente se trata de “innovar o morir”. Sin embargo, a pesar de ser una tendencia en el mundo de los negocios, muchas organizaciones no cuentan aún con una cultura que estimule la innovación, es decir, con mecanismos que guíen el proceso innovador y conduzcan hacia resultados positivos concretos que se vean reflejados en nuevos procesos, productos y servicios que acaparen la mirada del mercado y sean parteaguas en su industria.

Algunos de mis colaboradores coincidían en que varias organizaciones aún ven la innovación como algo, sí muy “bonito, eficiente, benéfico, inspirador… “, pero también “costoso, desconocido, peligroso” y hasta difícil de incorporar a sus procesos y cultura organizacional. Para muestra quiero retomar unas declaraciones recientes del secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría, quien aseguró que los países de América Latina gastan “poquito” en innovación; y de ese gasto, la mayor parte -si no la totalidad-, la hacen los gobiernos, cuando “la tendrían que hacer las empresas”.

La cultura de innovación no debe ser un lujo del que puedan presumir las organizaciones, más bien es ya una necesidad.

Pero bueno, vayamos a la mejor parte. Si quiero subir al tren de la innovación, ¿cómo puedo empezar? Primero que cualquier otra cosa, es importante saber que construir una cultura de innovación es un proceso de transformación lento, sobre todo para las organizaciones con modelos de negocio muy arraigados y tradicionales. No obstante, es posible tener éxito si somos pacientes y nos enfocamos en factores críticos. Dales un vistazo.

  • Aprende a ser innovador y entrena a tus colaboradores para que también lo sean. Es cierto, algunos hombres y mujeres parece que nacieron siendo innovadores, pues sus ideas y creaciones revolucionaron no sólo determinado ámbito sino al mundo entero. Hombres como Thomas Alva Edison, Steve Jobs o Henry Ford son ejemplo de ello; sin embargo, eso no significa que tendrás que esperar a que tu organización encuentre “mentes brillantes” para contratarlas. La innovación también puede aprenderse y desarrollarse; así que enseña a tus colaboradores a identificar las ortodoxias y cómo transformarlas en estrategias disruptivas que conduzcan a crear nuevos procesos, soluciones, productos o servicios. Es de vital importancia que en esta especie de “entrenamiento”, tú, como CEO y líder de la organización, proporciones las herramientas y el entorno necesario para sumergir a tus colaboradores en la cultura de innovación.
  • Genera engagement. Uno de los desafíos que enfrentan las organizaciones es la resistencia de sus colaboradores para adentrarse en la cultura de innovación, pues implica una nueva manera de pensar y de relacionarse con otros tanto dentro como fuera de la compañía. ¿Cómo lograr el engagement con las nuevas herramientas y el entorno para la innovación de manera que tus colaboradores contribuyan con nuevas ideas relevantes que beneficien al negocio? Aquí tu rol es muy importante, pues se requiere de tu inspiración, transparencia, confianza y coherencia; ninguno de tus colaboradores se subirá al tren a menos que la innovación sea vista como un tema claramente importante, real y benéfico para la organización y cada uno de sus miembros.
  • Comunica los objetivos de establecer una cultura de innovación. Otro factor importante es la comunicación; así que utiliza tus recursos y plataformas para comunicar las metas que desea alcanzar la organización con esta estrategia. Sin duda que es una gran oportunidad para hacer del lenguaje de innovación un componente habitual del lenguaje y la comunicación corporativa. Desde luego que también debes comunicar las Historias de Éxito y reconocer y celebrar el triunfo de tus “héroes de innovación”, y no sólo de aquéllos que concibieron ideas exitosamente transformadas en nuevos procesos, productos o servicios, sino también de quienes, aunque fallidos, se esforzaron por generar nuevas ideas. Así, reforzarás el mensaje de que una compañía innovadora cuenta con miembros innovadores y confía en el esfuerzo de todos y cada uno de ellos.
  • Mide tus resultados. Quizá puede sonar extraño o arcaico medir los resultados; sin embargo,  son una parte importante para establecer una cultura de innovación, ya que permiten dar seguimiento y evaluar los resultados de este grandioso viaje que has emprendido con tus colaboradores. Utiliza indicadores que te permitan evaluar el engagement, conocimiento del programa de innovación y sus procesos, número de colaboradores entrenados, las técnicas y herramientas, las nuevas ideas presentadas, experimentos en progreso, nuevas ofertas lanzadas, y cualquier otro que te permita conocer el estatus del cumplimiento de metas de tu programa de innovación.

No importa el tamaño de tu compañía, lo importante es que como líder de la organización abandones el miedo a cambiar de rumbo y te adentres junto con tus colaboradores en este gran viaje de la innovación. Una frase inmortalizada por el escritor Paulo Coelho dice: “Si piensas que la aventura es peligrosa prueba la rutina, es mortal”.

No dejes que la innovación siga siendo para ti una palabra de moda; por el contrario, conviértela en una realidad. Recuerda que el futuro de los negocios, la competitividad de las compañías y su permanencia dependen de la capacidad de su gente para innovar.

5 estrategias que todo CEO debe considerar

El mundo de los negocios es complicado pero a la vez muy interesante porque pone ante nosotros una infinidad de retos que, si sabemos cómo enfrentarlos, nos harán crecer no sólo como líderes empresariales sino también como personas; y claro, harán prosperar nuestros negocios y posicionarlos como referentes en el mercado. Esta es una visión que compartía con César, un buen amigo y empresario, dueño de una compañía de tamaño mediano; con quien tuve la oportunidad de charlar hace poco y quien me manifestaba su preocupación por todos los cambios que están gestionándose en México y su impacto en los negocios.

César aseguraba llevar años tratando se hacer crecer su negocio sin ver resultados muy satisfactorios, implementando estrategias que en distintas ocasiones prefirió frenar porque no le generaban un adecuado retorno de la inversión. Lo que yo le comenté es que una estrategia, para que resulte exitosa, debe planearse de acuerdo con las necesidades y condiciones de cada empresa.

Existen muchas estrategias que en el actual panorama de negocios ofrecen la promesa de hacer crecer las empresas y volverlas más competitivas; sin embargo, ¿cuál adoptar y en dónde invertir? Sobre este tema, me gustaría compartir en este espacio algunas estrategias que, en mi opinión, son prioritarias en la agenda de todo CEO, independientemente del tamaño del negocio.

Incrementar clientes y retener los existentes. Desde luego que todas las empresas deben dedicarse a atraer nuevos clientes para hacer crecer el negocio y generar mayores ingresos. Sin embargo, también es necesario poner atención a los ya existentes, pues siempre será más rentable que adquirir otros nuevos. Así que hay que poner en marcha estrategias para aumentar, retener e incrementar los niveles de lealtad de los clientes.

¿Cómo lograrlo? A través de diversas tácticas como conocer bien a tus clientes para brindarles una oferta personalizada, contar con personal capacitado para su servicio, ofrecer soluciones rápidas y satisfactorias, fomentar la participación y retroalimentación del cliente, cumplir los compromisos y promesas en tiempo y forma, ofrecer incentivos a quienes llevan tiempo haciendo negocio contigo, etcétera. Tú conoces tu mercado y a tus clientes, y sabes lo que los puede cautivar. Lo primordial es ofrecer una solución y servicio de excelencia.

Generación de nuevos productos y servicios. En un mercado cada vez más competitivo y un consumidor muy exigente que demanda nuevos productos, servicios y experiencias; la innovación no debe ser considerada como una condición etérea, sino como una estrategia prioritaria para todos los negocios. Y es que al hablar de innovación en este sentido, se cree que se trata de echar a la basura una determinada oferta que ya se brinda al mercado y, de la nada, crear una nueva.

El alcance de la innovación va más allá, pues busca genera valor a partir de las preferencias del cliente, personalizando la completa experiencia del consumidor. Al incorporar una cultura de innovación en la cultura organizacional, impulsaremos la generación de nuevas ideas que den respuesta a lo que el consumidor está buscando. Una organización innovadora será capaz de crear nuevos modelos de negocio que sirvan de base para desarrollar nuevos productos y servicios.

Transformación digital de los negocios. Las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) avanzan a pasos agigantados; no bien estamos asimilando el poder de algunas herramientas y soluciones, cuando ya emergieron otras nuevas. Esta suerte de vorágine tecnológica está transformando a la sociedad, generando nuevas formas de trabajo, comunicación y consumo. El impacto no ha sido ajeno a los negocios, al contrario; simple y sencillamente tome en cuenta cómo hace menos de una década, contar con un sitio web era algo considerado como un lujo; hoy, esto es ya una necesidad… negocio que no está en la red, no existe para los consumidores. ¿Has pensado el precio de no estar conectado con tus Audiencias Objetivo?

El panorama de negocios de hoy exige que las empresas de todos tamaños conozcan la diversidad de TICs disponibles, su promesa para el mercado, las incorporen y sepan capitalizarlas para hacer más eficientes sus negocios. Hoy, casi todos los procesos empresariales –Marketing, Ventas, Operaciones, Finanzas, etcétera- pueden ser mejorados por medio de la tecnología. El cambio hacia lo digital es, sin duda, complejo, pero se trata de un elemento crítico para el futuro de los negocios que todo CEO debe impulsar en su organización. Alinear la tecnología con los objetivos de negocio, los procesos empresariales y el capital humano, proporciona grandes ventajas para tu compañía.

Atracción y retención del talento. Para los altos directivos de una compañía, éste podría sonar como un tema muy trillado; sin embargo, muchas organizaciones aún no cuentan con una estrategia eficiente que les permita ser atractivas para captar al mejor talento y crear compromiso en sus colaboradores. Diversas organizaciones en todo el mundo enfrentan situaciones como la constante rotación de personal, la falta de motivación del mismo y la poca productividad; hechos que impactan directamente en el crecimiento del negocio.

La mejor manera de evitar esto e impulsar el rendimiento óptimo es ofreciéndoles una propuesta de valor que resulte atractiva y en la que los colaboradores se identifiquen según sus propias necesidades. Diversos elementos se podrían considerar, tales como oportunidades de desarrollo profesional, balance entre vida laboral y familiar, mejor ambiente laboral, entre una serie de estímulos.

Preocupación por el medio ambiente. En un abrir y cerrar de ojos, la palabra “sustentabilidad” se ha convertido en un término que muchos hombres de negocios han tenido que incorporar a sus discursos. Lo que comenzó haciéndose sólo por “caridad y buena voluntad”, hoy se está convirtiendo en un compromiso. Usted ya lo ha visto; diversos países en todo el mundo hoy han adoptado regulaciones en este tema, algunas muy flexibles y otras muy severas cuya omisión resulta en sanciones muy severas.

México, en mi opinión, está aún en fase incipiente en esta materia; no obstante, es un tema que cada vez más está impactando en las regulaciones a compañías en todo el mundo y que merece la atención de los CEOs. Lo mejor de todo es que ser sustentable no sólo implica gastos para las compañías, sino también beneficios que se pueden ver reflejados en mayores ingresos, mejor imagen corporativa y mayores oportunidades de negocio.

Únicamente aquellos que se atreven a tener grandes fracasos, terminan consiguiendo grandes éxitos.

Robert F. Kennedy

Estos cinco temas que, desde mi punto de vista, son prioritarios para la competitividad de los negocios actuales; no deben ser vistos como el Santo Grial del Management, sino más bien como cinco buenas estrategias que te invito a considerar y que bien adoptadas y desarrolladas –según cada empresa, su cultura corporativa, su industria, su mercado, etcétera-, pueden ayudar a las organizaciones a crecer, incluso en medio de posibles panoramas económicos.

Mi amigo César había implementado en su compañía más de dos de estas estrategias, pero no lo había hecho adecuadamente haciendo un análisis situacional ad hoc previo. Esto, aunque es muy frecuente en las compañías, no debe hacernos dar marcha atrás; así que hay que decidirnos a tomar el rumbo correcto y enfrentar los retos que como CEOs se nos presentan cada día. Una frase conocida de Robert F. Kennedy, dice: “Únicamente aquellos que se atreven a tener grandes fracasos, terminan consiguiendo grandes éxitos”.

Y tú, ¿quieres ser parte de ellos?

4 claves para cautivar un Millennial

¿Cuánto se habrá dicho sobre los Millennials? Que si son el futuro del mundo, que si están rompiendo paradigmas, que si hay que adaptarse a ellos o morir en el intento. Mientras hipótesis van y vienen, sería importante hacer un repaso de su perfil y entender cuál es la mejor forma para conectar con ellos para, eventualmente, hacerlos embajadores de nuestra marca o de nuestro mensaje, ya que, eso sí, tenerlos como aliados estratégicos a estas alturas del partido es una cuestión parecida al famoso “renovarse o morir”.

Y para estar claros sobre lo que estamos hablando, es necesario poner los puntos sobre las íes. La Generación Millenial no se limita a un cierto nivel económico y, aunque algunos estudios y distintas tendencias digan que se trata de jóvenes que nacieron entre 1980 y el año 2000, el mercado laboral y toda la información que surge diario sobre Consultoría y Recursos Humanos los ha segmentado aún más: se considera Millennial a aquella persona que cumplió la mayoría de edad cerca del nuevo milenio (año 2000).

En México, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 40.5 millones de personas pertenecen a esta generación, es decir que hoy estamos hablando de personas inscritas en el mercado laboral con grandes responsabilidades y que oscilan entre los 25 y 35 años de edad. Pero ¿qué hacen?, ¿por qué hablamos tanto de ellos? o ¿en qué puntos radica la importancia de su rol en el quehacer profesional?

Bueno, pues para tener una idea más clara, les comparto lo que en mi experiencia de contar con colaboradores de este segmento, hay que tomar en cuenta para que la marca conecte con ellos.

Disrupción e innovación

Por supuesto no es casualidad que hoy las empresas estén volcando sus esfuerzos de posicionamiento en construir nuevas y mejores experiencias en sus Audiencias. En buena medida, la generación Millennial ha contribuido a estos cambios, sobre todo por su naturaleza innovadora y disruptiva.

En este sentido, las marcas deben no sólo buscar sino adaptar formas innovadoras y divertidas para atraer la atención de los Millennials que están en la búsqueda constante de las últimas innovaciones tecnológicas y tienen una necesidad por estar conectados constantemente a internet, lo cual representa una gran oportunidad pues también buscan tener relaciones estrechas con sus marcas favoritas y, al mismo tiempo, priorizar el cuidado de su entorno y el medio ambiente.

Las marcas deben no sólo buscar sino adaptar formas innovadoras y divertidas para atraer la atención.

Personalización

Un Millennial valora los mensajes personalizados. No quiere ser sólo un número más de una gran lista, todo lo contrario, quiere sentirse mimado y querido. De ahí que los mensajes personalizados, las ofertas concretas o las sugerencias en base a sus anteriores búsquedas son aspectos que realmente valora esta generación.

Es por eso que las empresas deben de contemplar estrategias de Mercadotecnia integrales y mayormente digitales, ya que recordemos que si bien los Millennials no se consideran nativos digitales, los más de 27 millones 151 mil 246 mexicanos, que pertenecen a este grupo, de acuerdo con el INEGI, son personas que crecieron con la tecnología e invierten gran parte de su tiempo en línea. Si bien es cierto que no serán leales a una marca sólo por seguirla en Facebook, sí tomarán más en cuenta los mensajes por esta vía y hablarán con sus amigos y familiares de ellos.

Millennials son personas que crecieron con la tecnología e invierten gran parte de su tiempo en línea.

Employer branding

¿Qué tan buenos empleadores somos? Una de las principales tendencias de los Millennials está orientada al liderazgo, es decir, a la congruencia de un jefe entre lo que dice y lo que hace. Éste es uno de los principales valores que aprecia este segmento laboral y que está orientado en la reputación de la marcas.

Si nuestra organización es congruente y busca talento joven que aporte a la reconfiguración de un modelo de negocio rentable y moderno, el ejemplo es la clave para sacar lo mejor que puede aportar un joven de esta tribu. Un Millennial es sin lugar a dudas un aliciente para que nuestro Employer Branding se posicione con una reputación muy favorable.

Humanismo

Y así llegamos al asunto de lo humano, de la información y de la transparencia. Esta característica de los Millennials está orientada al trato laboral y comercial. Son personas, no clientes; son personas, no subordinados. Y es que no se trata de eufemismos baratos sino de conceptos fundamentales de la organización.

Esto, en realidad, debe aplicar para todo tipo de relaciones, pero en el caso de los Millennials, sí puede ser la diferencia, ya que se distinguen por un pensamiento no convencional, idealista, emprendedor y exigente, por lo tanto, si los mensajes de la marca se dan de acuerdo a sus necesidades, su respuesta será natural y habremos conquistado a un embajador más.

Conquistar con a un Millennial tiene sus propias exigencias y sus propios retos, pero en la medida en la que entendemos que se trata de un segmento con un gran potencial, pues ya lo decía el biólogo, escritor, humanista e internacionalista británico Julian Huxley: “La evolución de la vida ya no es una teoría. Es un hecho”  así es que si sus estrategias de posicionamiento no se han enfocado hacia está generación, hágalo pronto.

Pensamiento Líquido: Adaptarse a cualquier circunstancia

En alguna etapa de mi vida profesional, normalmente estaba acostumbrado a seguir diariamente una agenda -en ocasiones muy apretada- en la que anotaba durante todo el día juntas, citas con clientes, viajes, compromisos personales, entre otras actividades que como relojito debía cumplir cabalmente en tiempo y forma.

También, de manera monótona y mecánica, algunas veces realizaba labores y proyectos que arrojaban buenos resultados, pero por cuestiones de comodidad y practicidad no iban más allá de lo tradicional. Esto se daba por la sensación de tener control de las circunstancias y que sabía cómo hacer las cosas.

¿Pero qué pasa cuando un negocio no sale como se esperaba? ¿Cuándo los planes cambian y la rutina se ve afectada? ¿Cuándo todo se sale de control y el futuro se vislumbra complicado? En estos momentos es posible sentir emociones como temor, impotencia, presión, angustia, las ideas no fluyen y uno se queda en shock… las reglas cambian. Ante estas situaciones, tuve que migrar de una manera cuadrada de pensar a un “pensamiento líquido”, adaptable a cualquier circunstancia.

Según el gurú de la creatividad, Edward de Bono, el 90% de los errores que se comenten en la vida son debido al “pensamiento sólido”, es decir, a la incapacidad de ver las cosas desde una perspectiva distinta. Este pensamiento impide contar con un amplio rango de acción, limita su visión e impide la innovación.

Entender que pequeños cambios en nuestra forma de pensar y la adopción de distintas perspectivas para ver el mundo pueden ayudarnos a cumplir nuestras metas, proyectos y sueños.

Por su parte, el pensamiento líquido permite observar, reflexionar y actuar de manera diferente, así como entender que pequeños cambios en nuestra forma de pensar y la adopción de distintas perspectivas para ver el mundo pueden ayudarnos a cumplir nuestras metas, proyectos y sueños.

Damian Hughes en su libro Pensamiento Líquido, destaca que en el mundo existen 3 tipos de personas:

Los que preguntan ¿qué ha sucedido?

Los que ven lo que sucede.

Los que hacen que las cosas sucedan.

Dentro de este último grupo se encuentra el pensador líquido (liquidthinker), el cual busca de manera proactiva las distintas perspectivas para encontrar la forma de hacer que las cosas que desea efectivamente sucedan, al no ser sólo un espectador, sino el actor e impulsor de la historia.

Entonces, ¿de qué sirve el pensamiento líquido? Licuar conceptos capaces de salirse de contexto con el propósito de dar coherencia y resolver los retos a los que se enfrenta en el día a día. Licuar consiste en “deshacerse” de las limitaciones del contexto, construir propuestas, proponer soluciones y  enfrentar problemas.

A menudo transitamos por la vida esperando que ocurran cosas que deseamos y creemos necesarias. Sin embargo es importante cambiar el pensamiento y establecer la meta a alcanzar y enfocarnos en ella. Uno de los libros que más me ha gustado es el de “Alicia en el país de las maravillas” de Lewis Carrol, en el cual uno de los diálogos entre Alicia y el gato Cheshire me impactó mucho: ¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí? -Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar- No me importa mucho el sitio… -Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes-  Sin una meta clara, no se pueden tomar decisiones correctas. Es como el agua, que sigue su trayecto a través del río, no importando los obstáculos para llegar a su destino final: El mar.

Dentro de las ideas del pensamiento líquido que puede aplicar en cualquier situación se encuentran:

  • Adaptarse a cualquier forma o circunstancia.
  • Dese la oportunidad de divertirse y ser libre.
  • Conserve la cabeza fría.
  • Sea transparente.
  • Reinvéntese, los cambios son parte del ciclo.
  • Manténgase siempre en movimiento.

Es por eso que lo invito a pensar de manera líquida, con la certeza de que los cambios siempre son para bien y son oportunidades para alcanzar nuevas metas. Adaptarse, transformarse y reinventarse son parte de las lecciones líquidas para la vida. Deje que todo fluya, sin dejarse llevar por la corriente.

¿Evolución o Revolución de la Comunicación Empresarial?

Los consumidores verán a las marcas a través de medios sociales, convirtiéndose en la primera parada antes de ir a la tienda a adquirirlas

La comunicación es un ente vivo y cambiante; se transforma y se encuentra en constante evolución. Es por eso que todo Director General debe saber que la forma tradicional de comunicarse con sus Audiencias Objetivo ha cambiado y la época de hablar de productos y servicios quedó atrás. Hoy, entablar relaciones con sus Buyer Personas se basa en satisfacer necesidades, hablar de soluciones, destacar beneficios y brindar información de valor que apoye su trabajo y a la toma de decisiones.

¿Sabías que los mercados emergentes lideran la adopción de los medios sociales?

Mientras que los medios sociales se han convertido en algo común en las economías avanzadas, en los mercados emergentes se ha presentado una adopción acelerada de estas plataformas como resultado del aumento en la penetración del Internet y nuevas formas de atraer clientes y generar compromiso con la marca vía online.

Los usuarios más jóvenes de estos países son los mayores impulsores de las redes basadas en fotos e intercambio de video, las cuales a menudo ofrecen contenido gratuito.    La gran adopción de smartphones y el subsecuente uso de medios móviles, podrían ser las razones que impulsen   mayores ingresos en Redes Sociales.

Las marcas deben enfocarse en el contenido y comunicarlo a través de una comunicación integrada (holística):

Las diversas plataformas en medios sociales han alcanzado la madurez y pasaron de las ofertas básicas de la comunicación escrita,  a  diferenciarse a través del contenido. El uso de sofisticadas ayudas audiovisuales como infografías, animaciones, fotografías en alta resolución, podcast, videos y demás contenidos multimedia han cambiado la forma de presentar la información a sus Buyer Personas.

También te puede interesar: Comunicaciones Integradas de Mercadotecnia – un estado de “dialogo constante” para captar nuevos clientes

Las plataformas sociales están demostrando la atracción que tienen los contenidos creativos en  nichos específicos de economías avanzadas. Los consumidores verán a las marcas a través de medios sociales, convirtiéndose en la primera parada antes de ir a la tienda a adquirirlas. Esto proporcionará grandes oportunidades de negocio para promover y vincular sus productos, a través de estos medios, con sus clientes potenciales.

Estas tendencias han transformado la forma de hacer mercadotecnia utilizando medios propios, ganados, compartidos y comprados, y ha aumentado los niveles de monetización de las plataformas digitales.

Iniciar la conversación con tus audiencias con un “Erase una vez…”  puede romper el hielo y dar paso al legendario arte de contar historias, mejor conocido como Storytelling.

Entonces surge la pregunta, ¿cómo puede mi empresa aprovechar de manera exitosa el momento por el que atraviesa la Comunicación Corporativa?:

  • Reportea sobre tu marca: El Brand Journalism o periodismo de marca, es la forma como una compañía investiga, cuenta historias y reporta hechos en pro de su marca, con el objetivo de posicionarla y contribuir a su liderazgo.

Para esto el reportero de marca, periodista corporativo o una agencia externa que trabaja para la empresa, tiene la responsabilidad de escribir y producir diferentes tipos de Marketing de Contenidos (videos, fotografías, noticias, artículos, blog posts, gráficas, e-books, ensayos, webinars, whitepapers, newsletters, entre otros) que generan valor para la empresa e incluso para la industria.

McDonald’s fue la primera empresa en usar este término en el mundo de la Comunicación Corporativa. Actualmente, empresas como Cisco, Adobe, Intel, Credit Suisse, HSBC, American Express, Toshiba y Coca Cola lo emplean y aplican.

A través de compartir historias, se cuenta la anécdota de la marca con el objetivo de establecer vínculo emocional entre la marca y su audiencia, así como propiciar que el consumidor se identifique con la empresa, se creen lazos y lo más importante, se genere compromiso.

Esta estrategia consiste en transmitir un mensaje, información, conocimiento y/o sabiduría a una audiencia de manera entretenida, utilizando cualquier tipo de habilidades, ya sean escritas, musicales, artísticas, creativas, entre otras, para que la gente disfrute, comprenda y retenga el mensaje transmitido.

A través de una carga emotiva y apelando a historias vividas anteriormente por sus audiencias, se crea una conexión emocional y se les da una recompensa nostálgica y sentimental que los cautiva y los deje prendidos a su relato corporativo.

Y si bien, se trata de una práctica que no todos dominan, esta herramienta está al alcance de todos, ya que se trata de construir un universo en la mente de las personas. El storyteller, en este sentido, es una persona capaz de crear y diseñar experiencias corporativas que se adapten a la vida diaria. Es un artista.

En los negocios, Marketing de Contenidos a través de  Storytelling está en auge.  Sin una historia convincente,  nuestro producto,  servicio, idea, empresa o marca personal pierde relevancia e interés en la mente y corazón de la audiencia.

  • Aporta contenido de valor: En Comunicación Corporativa el nombre del juego es Contenido. Un buen contenido se hace a la medida para los Buyer Personas -tipos específicos  de compradores-, así como para los diferentes ciclos dentro del proceso de la compra en el que se encuentren.

Para este fin utilizamos Estrategias de Marketing de Contenidos, las cuales sirven para crear y distribuir contenido informativo, fresco, actual, relevante, valioso  sin propósitos promocionales; para atraer, obtener y comprometer a una Audiencia Objetivo claramente definida y entendida.

Es un contenido tan atractivo que deseas que forme parte de tu vida diaria, quieres compartirlo con tus amigos, hablar de ello y tenerlo en casa. Esto es clave para crear un espacio en la mente y corazón de tus audiencias.

¡No pierdas oportunidades de vender contando tu historia a través de esta revolución de las Comunicaciones Corporativas, las cuales están marcando el futuro de las comunicaciones! Continúa leyendo y aprende cómo transmitir mensajes efectivos.

Los 10 mandamientos de Relaciones Públicas para un CEO

Las Relaciones Públicas son de quien las trabaja

Sin lugar a dudas las Relaciones Públicas, definidas como el manejo Estratégico de las Relaciones entre una Organización o Institución con sus Stakeholders, son el factor clave para tener una mejor reputación, mayores oportunidades de negocio y ¿por qué no? ampliar sus horizontes. Y es que al paso de los años, cuando uno mira hacia atrás para ver todo lo que ha conseguido (y también lo que no), se da cuenta de que gran parte de ese bagaje se debe gracias las semillas que un día se quedaron ahí y hoy siguen dando frutos.

Conseguir un puesto de mayor responsabilidad, hacer mejores negocios, es lo que evidencia el conocimiento, habilidad y experiencia en el manejo adecuado de las Relaciones Públicas, que no sólo se tratan del talento natural de algunas personas que supieron dar una sonrisa, un apretón de manos y hasta una palmada en el hombro, sino también consiste en saber dar el mensaje adecuado a las personas adecuadas. Recuerde que el pedir está el dar.

Pero más allá de hablar de las bondades o beneficios que puede dejarnos establecer grandes relaciones personales y profesionales, a lo largo de mi carrera profesional ejerciendo las Relaciones Públicas en diferentes empresas multinacionales, puedo compartirles 10 puntos que los CEOs deben considerar en cuanto a esta disciplina se refiere; toda vez que a niveles directivos existen sutiles aspectos que van más allá de la formación académica o de la técnica en sí. Hablamos de puntos éticos que se reflejan en la conducta de quienes representan a las marcas.

1. Al César lo que es del César

Este primer punto se refiere al profesionalismo que exige saber cuál es su lugar y su función dentro de cualquier alianza estratégica, es decir, debe asumir que su principal rol consiste en ser un facilitador o un puente entre unos y otros.

Ya sean medios de comunicación, clientes, proveedores y empresas públicas, privadas, gubernamentales u ONG’s, el CEO debe ser una persona que facilita información, gestiona escenarios, desarrolla soluciones y todo esto con el fin primordial de colocar a sus clientes en el justo lugar a donde quieren llegar.

2. Todólogos

Si bien por cuestiones éticas y hasta legales un CEO en RP tiene sus límites bien acotados, su función no es unidireccional, y esto se debe a que si pretende que su estrategia sea global, debe atender diferentes circunstancias, que de alguna manera lo llevan a tener conocimiento de la planificación, de la comunicación, de la promoción y de todas las disciplinas involucradas para lograr el éxito.

Y aunque al hablar de un “todólogo” pueda sonar que abarca mucho y domina poco, en el caso de las Relaciones Públicas, la versatilidad y el amplio conocimiento de su entorno son unos de los principales valores agregados en estos mandamientos para CEO’s.

3. Especialización

Aunque el punto anterior hablaba del alto margen de maniobra, una de las principales tendencias en Relaciones Públicas apunta a la especialización. Si bien es cierto que como CEO y principal representante de una empresa debe conocer las diversas áreas que la componen, es innegable que su especialización radica en lo que ofrece a sus diferentes mercados, en otras palabras, debe ser un especialista en su negocio.

4. “Tecnoamigable”

Esto no quiere decir que los CEO’s deban tener el gadget de moda o ser expertos en las nuevas tendencias tecnológicas, pero manejar la tecnología para fines de facilitar cualquier tipo de proceso es crucial para estos directivos, que hoy por hoy deben tener la capacidad de estar en más de un lugar a la vez (por supuesto de forma virtual).

5. Flexible y moderno

Uno de los puntos más relevantes a estas alturas del siglo XXI tiene que ver con los buenos ambientes de trabajo, esos en donde el ecosistema de los empleados es el motor de la productividad, de la felicidad y, por supuesto, del endomarketing. De esta manera, se favorece la calidad de producción y la calidad de vida de sus colaboradores lo cual será muestra del líder de una empresa flexible y moderna.

6. Empresa Socialmente Responsable (RSE)

Encabezar una empresa es por sí solo un hecho que implica una responsabilidad en todos los sentidos, pero operar con la bandera de RSE (Responsabilidad Social Empresarial) como un modus operandi es uno de los factores que más aportan a la reputación de una marca, y si hablamos de Relaciones Públicas, sabemos que la reputación es cuestión de vida o muerte y ya lo decía el empresario, e inversionista estadounidense, John D. Rockefeller “Junto a hacer lo correcto, lo más importante es hacerle saber a las personas que estás haciendo lo correcto”.

7. Políticas claras

Si bien éste es un asunto de principios y bases empresariales, ser un CEO con Políticas de Comunicación muy claras le hará estar del otro lado, ya que tendrá voz propia y aprovechará sus canales de difusión para expresar lo que pasa al interior de su empresa, además de emplear una comunicación asertiva dentro de la propia organización.

8. Branding personal

El término branding ha tomado un papel protagónico a nivel empresarial, pero cuando se trata de un asunto personal, todos los aspectos recaen sobre el CEO. La forma de hablar, de vestir, de gestionar y hasta de pedir las cosas son vitales para que un director cuente con un branding positivo o uno negativo que al final del día se convierte en el de la empresa. Y en este sentido, el octavo mandamiento refiere a la construcción de una reputación lo más favorable y congruente posible.

9. Imagen Pública

No todos somos iguales ni queremos serlo. Bajo esta premisa, la imagen de un CEO no está ligada necesariamente a la idea del directivo con traje a la medida y corbatas italianas. Lo más importante, en este sentido, es que tanto su ropa, su lenguaje y hasta sus modos expresen el mensaje que quiere expresar. Para tener una idea más clara de este punto, recordemos a Steve Jobs y a Carlos Slim. Su imagen es distinta porque sus marcas son distintas y el mensaje que expresan también lo es.

Lo mismo pasa en RP. En este sector, la imagen cuenta mucho, pero no está casada con las imágenes acartonadas y cuadradas de hace algunos años.

10. Todo es networking

Y la cereza del pastel viene con la esencia misma de las Relaciones Públicas: el networking. Ese intercambio de tarjetas de presentación, la charla informal en la sobremesa, un saludo casual en el elevador y hasta el diálogo accidental con el taxista con una persona en el súper son el pan nuestro de cada día en el mundo de las Relaciones Públicas. Nunca se sabe qué relación y contacto le puede cambiar la vida.

No deje de platicar con las personas porque, como lo dijo Wilhelm von Humboldt  “En el fondo son las relaciones con las personas lo que le da sentido a la vida”  y las Relaciones Públicas son de quien las trabaja. Aplique estos principios en su día a día al frente de su empresa y ponga los cimientos para una reputación en imagen sólida.