Todas las entradas de: Héctor M. Meza

Director General de InfoSol. MBA, Consultor y Catedrático en Estrategias de Comunicación Integradas a la Mercadotecnia. Fue Vicepresidente en IBM de México y Presidente de Motorola para México, Centroamérica y el Caribe y VP de la Corporación.

¿Evolución o Revolución de la Comunicación Empresarial?

Los consumidores verán a las marcas a través de medios sociales, convirtiéndose en la primera parada antes de ir a la tienda a adquirirlas

La comunicación es un ente vivo y cambiante; se transforma y se encuentra en constante evolución. Es por eso que todo Director General debe saber que la forma tradicional de comunicarse con sus Audiencias Objetivo ha cambiado y la época de hablar de productos y servicios quedó atrás. Hoy, entablar relaciones con sus Buyer Personas se basa en satisfacer necesidades, hablar de soluciones, destacar beneficios y brindar información de valor que apoye su trabajo y a la toma de decisiones.

¿Sabías que los mercados emergentes lideran la adopción de los medios sociales?

Mientras que los medios sociales se han convertido en algo común en las economías avanzadas, en los mercados emergentes se ha presentado una adopción acelerada de estas plataformas como resultado del aumento en la penetración del Internet y nuevas formas de atraer clientes y generar compromiso con la marca vía online.

Los usuarios más jóvenes de estos países son los mayores impulsores de las redes basadas en fotos e intercambio de video, las cuales a menudo ofrecen contenido gratuito.    La gran adopción de smartphones y el subsecuente uso de medios móviles, podrían ser las razones que impulsen   mayores ingresos en Redes Sociales.

Las marcas deben enfocarse en el contenido y comunicarlo a través de una comunicación integrada (holística):

Las diversas plataformas en medios sociales han alcanzado la madurez y pasaron de las ofertas básicas de la comunicación escrita,  a  diferenciarse a través del contenido. El uso de sofisticadas ayudas audiovisuales como infografías, animaciones, fotografías en alta resolución, podcast, videos y demás contenidos multimedia han cambiado la forma de presentar la información a sus Buyer Personas.

También te puede interesar: Comunicaciones Integradas de Mercadotecnia – un estado de “dialogo constante” para captar nuevos clientes

Las plataformas sociales están demostrando la atracción que tienen los contenidos creativos en  nichos específicos de economías avanzadas. Los consumidores verán a las marcas a través de medios sociales, convirtiéndose en la primera parada antes de ir a la tienda a adquirirlas. Esto proporcionará grandes oportunidades de negocio para promover y vincular sus productos, a través de estos medios, con sus clientes potenciales.

Estas tendencias han transformado la forma de hacer mercadotecnia utilizando medios propios, ganados, compartidos y comprados, y ha aumentado los niveles de monetización de las plataformas digitales.

Iniciar la conversación con tus audiencias con un “Erase una vez…”  puede romper el hielo y dar paso al legendario arte de contar historias, mejor conocido como Storytelling.

Entonces surge la pregunta, ¿cómo puede mi empresa aprovechar de manera exitosa el momento por el que atraviesa la Comunicación Corporativa?:

  • Reportea sobre tu marca: El Brand Journalism o periodismo de marca, es la forma como una compañía investiga, cuenta historias y reporta hechos en pro de su marca, con el objetivo de posicionarla y contribuir a su liderazgo.

Para esto el reportero de marca, periodista corporativo o una agencia externa que trabaja para la empresa, tiene la responsabilidad de escribir y producir diferentes tipos de Marketing de Contenidos (videos, fotografías, noticias, artículos, blog posts, gráficas, e-books, ensayos, webinars, whitepapers, newsletters, entre otros) que generan valor para la empresa e incluso para la industria.

McDonald’s fue la primera empresa en usar este término en el mundo de la Comunicación Corporativa. Actualmente, empresas como Cisco, Adobe, Intel, Credit Suisse, HSBC, American Express, Toshiba y Coca Cola lo emplean y aplican.

A través de compartir historias, se cuenta la anécdota de la marca con el objetivo de establecer vínculo emocional entre la marca y su audiencia, así como propiciar que el consumidor se identifique con la empresa, se creen lazos y lo más importante, se genere compromiso.

Esta estrategia consiste en transmitir un mensaje, información, conocimiento y/o sabiduría a una audiencia de manera entretenida, utilizando cualquier tipo de habilidades, ya sean escritas, musicales, artísticas, creativas, entre otras, para que la gente disfrute, comprenda y retenga el mensaje transmitido.

A través de una carga emotiva y apelando a historias vividas anteriormente por sus audiencias, se crea una conexión emocional y se les da una recompensa nostálgica y sentimental que los cautiva y los deje prendidos a su relato corporativo.

Y si bien, se trata de una práctica que no todos dominan, esta herramienta está al alcance de todos, ya que se trata de construir un universo en la mente de las personas. El storyteller, en este sentido, es una persona capaz de crear y diseñar experiencias corporativas que se adapten a la vida diaria. Es un artista.

En los negocios, Marketing de Contenidos a través de  Storytelling está en auge.  Sin una historia convincente,  nuestro producto,  servicio, idea, empresa o marca personal pierde relevancia e interés en la mente y corazón de la audiencia.

  • Aporta contenido de valor: En Comunicación Corporativa el nombre del juego es Contenido. Un buen contenido se hace a la medida para los Buyer Personas -tipos específicos  de compradores-, así como para los diferentes ciclos dentro del proceso de la compra en el que se encuentren.

Para este fin utilizamos Estrategias de Marketing de Contenidos, las cuales sirven para crear y distribuir contenido informativo, fresco, actual, relevante, valioso  sin propósitos promocionales; para atraer, obtener y comprometer a una Audiencia Objetivo claramente definida y entendida.

Es un contenido tan atractivo que deseas que forme parte de tu vida diaria, quieres compartirlo con tus amigos, hablar de ello y tenerlo en casa. Esto es clave para crear un espacio en la mente y corazón de tus audiencias.

¡No pierdas oportunidades de vender contando tu historia a través de esta revolución de las Comunicaciones Corporativas, las cuales están marcando el futuro de las comunicaciones! Continúa leyendo y aprende cómo transmitir mensajes efectivos.

Los 10 mandamientos de Relaciones Públicas para un CEO

Las Relaciones Públicas son de quien las trabaja

Sin lugar a dudas las Relaciones Públicas, definidas como el manejo Estratégico de las Relaciones entre una Organización o Institución con sus Stakeholders, son el factor clave para tener una mejor reputación, mayores oportunidades de negocio y ¿por qué no? ampliar sus horizontes. Y es que al paso de los años, cuando uno mira hacia atrás para ver todo lo que ha conseguido (y también lo que no), se da cuenta de que gran parte de ese bagaje se debe gracias las semillas que un día se quedaron ahí y hoy siguen dando frutos.

Conseguir un puesto de mayor responsabilidad, hacer mejores negocios, es lo que evidencia el conocimiento, habilidad y experiencia en el manejo adecuado de las Relaciones Públicas, que no sólo se tratan del talento natural de algunas personas que supieron dar una sonrisa, un apretón de manos y hasta una palmada en el hombro, sino también consiste en saber dar el mensaje adecuado a las personas adecuadas. Recuerde que el pedir está el dar.

Pero más allá de hablar de las bondades o beneficios que puede dejarnos establecer grandes relaciones personales y profesionales, a lo largo de mi carrera profesional ejerciendo las Relaciones Públicas en diferentes empresas multinacionales, puedo compartirles 10 puntos que los CEOs deben considerar en cuanto a esta disciplina se refiere; toda vez que a niveles directivos existen sutiles aspectos que van más allá de la formación académica o de la técnica en sí. Hablamos de puntos éticos que se reflejan en la conducta de quienes representan a las marcas.

1. Al César lo que es del César

Este primer punto se refiere al profesionalismo que exige saber cuál es su lugar y su función dentro de cualquier alianza estratégica, es decir, debe asumir que su principal rol consiste en ser un facilitador o un puente entre unos y otros.

Ya sean medios de comunicación, clientes, proveedores y empresas públicas, privadas, gubernamentales u ONG’s, el CEO debe ser una persona que facilita información, gestiona escenarios, desarrolla soluciones y todo esto con el fin primordial de colocar a sus clientes en el justo lugar a donde quieren llegar.

2. Todólogos

Si bien por cuestiones éticas y hasta legales un CEO en RP tiene sus límites bien acotados, su función no es unidireccional, y esto se debe a que si pretende que su estrategia sea global, debe atender diferentes circunstancias, que de alguna manera lo llevan a tener conocimiento de la planificación, de la comunicación, de la promoción y de todas las disciplinas involucradas para lograr el éxito.

Y aunque al hablar de un “todólogo” pueda sonar que abarca mucho y domina poco, en el caso de las Relaciones Públicas, la versatilidad y el amplio conocimiento de su entorno son unos de los principales valores agregados en estos mandamientos para CEO’s.

3. Especialización

Aunque el punto anterior hablaba del alto margen de maniobra, una de las principales tendencias en Relaciones Públicas apunta a la especialización. Si bien es cierto que como CEO y principal representante de una empresa debe conocer las diversas áreas que la componen, es innegable que su especialización radica en lo que ofrece a sus diferentes mercados, en otras palabras, debe ser un especialista en su negocio.

4. “Tecnoamigable”

Esto no quiere decir que los CEO’s deban tener el gadget de moda o ser expertos en las nuevas tendencias tecnológicas, pero manejar la tecnología para fines de facilitar cualquier tipo de proceso es crucial para estos directivos, que hoy por hoy deben tener la capacidad de estar en más de un lugar a la vez (por supuesto de forma virtual).

5. Flexible y moderno

Uno de los puntos más relevantes a estas alturas del siglo XXI tiene que ver con los buenos ambientes de trabajo, esos en donde el ecosistema de los empleados es el motor de la productividad, de la felicidad y, por supuesto, del endomarketing. De esta manera, se favorece la calidad de producción y la calidad de vida de sus colaboradores lo cual será muestra del líder de una empresa flexible y moderna.

6. Empresa Socialmente Responsable (RSE)

Encabezar una empresa es por sí solo un hecho que implica una responsabilidad en todos los sentidos, pero operar con la bandera de RSE (Responsabilidad Social Empresarial) como un modus operandi es uno de los factores que más aportan a la reputación de una marca, y si hablamos de Relaciones Públicas, sabemos que la reputación es cuestión de vida o muerte y ya lo decía el empresario, e inversionista estadounidense, John D. Rockefeller “Junto a hacer lo correcto, lo más importante es hacerle saber a las personas que estás haciendo lo correcto”.

7. Políticas claras

Si bien éste es un asunto de principios y bases empresariales, ser un CEO con Políticas de Comunicación muy claras le hará estar del otro lado, ya que tendrá voz propia y aprovechará sus canales de difusión para expresar lo que pasa al interior de su empresa, además de emplear una comunicación asertiva dentro de la propia organización.

8. Branding personal

El término branding ha tomado un papel protagónico a nivel empresarial, pero cuando se trata de un asunto personal, todos los aspectos recaen sobre el CEO. La forma de hablar, de vestir, de gestionar y hasta de pedir las cosas son vitales para que un director cuente con un branding positivo o uno negativo que al final del día se convierte en el de la empresa. Y en este sentido, el octavo mandamiento refiere a la construcción de una reputación lo más favorable y congruente posible.

9. Imagen Pública

No todos somos iguales ni queremos serlo. Bajo esta premisa, la imagen de un CEO no está ligada necesariamente a la idea del directivo con traje a la medida y corbatas italianas. Lo más importante, en este sentido, es que tanto su ropa, su lenguaje y hasta sus modos expresen el mensaje que quiere expresar. Para tener una idea más clara de este punto, recordemos a Steve Jobs y a Carlos Slim. Su imagen es distinta porque sus marcas son distintas y el mensaje que expresan también lo es.

Lo mismo pasa en RP. En este sector, la imagen cuenta mucho, pero no está casada con las imágenes acartonadas y cuadradas de hace algunos años.

10. Todo es networking

Y la cereza del pastel viene con la esencia misma de las Relaciones Públicas: el networking. Ese intercambio de tarjetas de presentación, la charla informal en la sobremesa, un saludo casual en el elevador y hasta el diálogo accidental con el taxista con una persona en el súper son el pan nuestro de cada día en el mundo de las Relaciones Públicas. Nunca se sabe qué relación y contacto le puede cambiar la vida.

No deje de platicar con las personas porque, como lo dijo Wilhelm von Humboldt  “En el fondo son las relaciones con las personas lo que le da sentido a la vida”  y las Relaciones Públicas son de quien las trabaja. Aplique estos principios en su día a día al frente de su empresa y ponga los cimientos para una reputación en imagen sólida.

5 puntos básicos para crear o replantear una Propuesta de Valor

Una constante significativa durante el tiempo que he tenido la oportunidad de asesorar a varias compañías a delinear y llevar a cabo sus estrategias de Marketing, es que muchos CEOs establecen, comúnmente, como cimiento de su negocio, una serie de tácticas enfocadas al desarrollo de productos, fortalecimiento del equipo de ventas, investigación, etcétera; pero han dejado de lado la creación y desarrollo de una Propuesta de Valor que les ayude a construir, antes que todo, el camino estratégico que deben seguir para alcanzar el éxito en el mercado.

¿Por qué es importante definir y tener bien identificada nuestra Propuesta de Valor? Porque gracias a ello es posible tener en claro el rumbo que debe seguir nuestra compañía y nuestra marca. Así, cada paso y cada estrategia se llevarán a cabo pensando en determinados diferenciadores del negocio, ventajas competitivas, beneficios al cliente, etc., en fin, todo aquello que haya sido definido previamente en la Propuesta de Valor.

¿A qué nos referimos exactamente con Propuesta de Valor? Para responder esta interrogante primero hay que dejar en claro que este concepto no se refiere a los meros productos o servicios que vende nuestra compañía; más bien, a la oferta que hace nuestro negocio y que sólo él puede ofrecer. Conocemos cuál es nuestra Propuesta de Valor cuando tenemos en claro qué es lo que realmente nuestro negocio está ofreciendo a nuestros clientes, y que lo hace diferente, especial y atractivo; es decir, lo que hará que tengamos siempre su preferencia.

La Propuesta de Valor no se restringe a la relación con sus clientes. Está totalmente vinculada con lo que promete a todos sus Stakeholders.

No obstante, la Propuesta de Valor de una compañía y de su marca no se restringe a la relación con sus clientes, sino más bien, está totalmente vinculada con lo que promete a todos sus Stakeholders, ya sea hacia dentro o hacia fuera de la organización. Y desde luego que no son sólo palabras que se dicen en una reunión u oraciones que se escriben en un papel, se trata de toda una forma de pensamiento consecuente con cada una de las acciones.

¿Tienes definida y conoces la Propuesta de Valor de tu negocio?

No solamente los nuevos CEOs o Directores Generales se topan con que no conocen con certeza la Propuesta de Valor de su compañía, también algunos de ellos con tiempo en el cargo, llegan a enfrentar esta situación. Muchos ejecutivos al frente de organizaciones de todos tamaños, trabajan a marchas forzadas buscando de una u otra manera conseguir la fidelidad de sus clientes para mantenerse en el mercado, sin saber que todo ese “viacrucis” lo podrían evitar si tuvieran bien definido el valor real y la promesa que su marca o compañía hace a sus clientes.

Por esta razón, me he dado a la tarea de exponer 5 puntos básicos que todo CEO debe considerar al momento de crear o replantear una Propuesta de Valor que ayude a determinar cómo llegar a los clientes y construir su confianza en la oferta de nuestra compañía.

1. Conoce a tus Stakeholders

¿Sabes con quién se relaciona tu compañía? El primer paso es identificar a todos los Stakeholders vinculados con tu negocio y definir sus gustos y preferencias. Es buena idea tener una descripción cuantitativa y cualitativa de ellos, pues eso ayudará a pensar, en forma concreta, si nuestra oferta satisface demandas reales. Considera, también, qué segmentos del mercado utilizarán tu producto o servicio, averigua cómo tus consumidores percibirán los beneficios de tu marca y qué tanto puedes diferenciar tus productos de los de otras marcas similares.

2. Satisface necesidades y resuelve problemas

¿Sabes qué problemas o necesidades resuelve la oferta de tu compañía? Considera las formas específicas de cómo tus productos o servicios satisfacen las necesidades de tus clientes, ya que los consumidores siempre buscan y prefieren aquéllos que proporcionan una solución a determinado problema, ya sea de índole financiera, técnica, salud, transporte, etcétera. Hay que colocarse del lado del cliente y entender cómo nuestra oferta puede brindar beneficios y dar respuesta a sus necesidades. Esto es un factor crítico al momento de definir o replantear nuestra Propuesta de Valor, pues hará destacar las ventajas competitivas de nuestra marca.

3. Analiza tus procesos de trabajo

¿Sabes que Core Process –combinación de tecnología y capital humano- utiliza tu organización? Existen muchas formas de poder hacer lo mismo, y cada metodología implica la combinación de tecnología, distintas herramientas, desarrollo con la aplicación de diversas capacidades físicas e intelectuales, e incluso, distintas formas de pensamiento. Una misma necesidad o problema puede resolverse de varias formas; sin embargo, hay determinantes que hacen la diferencia, como menor uso de recursos, menores costos, tiempos menos prolongados, entre otros. Precisamente allí, puedes definir o descubrir tu Propuesta de Valor.

4. Piensa en la forma de vincularte con tus Stakeholders

¿Sabes cómo se relaciona tu compañía con sus públicos? Al igual que existen diversas formas de trabajo para llegar a un objetivo; igualmente sucede con las maneras de relacionarse y crear vínculos. Por ello, hay que tener en claro cómo nuestra organización construye relaciones con sus Stakeholders. Algunas compañías, y sus marcas, son más tradicionalistas que otras, otras más personalizadas, unas más son divertidas mientras otras son más formales y meticulosas, otras más son muy atentas a sus vínculos con la sociedad, etcétera.

5. Conoce a tu competencia

¿Sabes quién más vende lo mismo que tu compañía y puede hacer una oferta similar a tus clientes potenciales e, incluso, quedarse con los tuyos? Siempre hay que tener presente que no somos los únicos en el mercado; y aunque en algunos sectores la competencia es menos fuerte, de cualquier forma representa un panorama competitivo en el que debemos hacer destacar nuestra marca. Así que hay que asegurarse de saber quiénes son nuestros competidores y conocer sus diferenciadores o ventajas competitivas.

Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente

Coco Chanel

Sin duda que contar con una Propuesta de Valor clara y precisa es importante para establecer cuáles son los atributos por los que nuestra marca o compañía quiere ser reconocida por sus Stakeholders, ser modelo a seguir en su industria y competir exitosamente en el mercado. No debemos olvidar que las marcas y compañías con buena reputación son precisamente aquellas que cumplen a sus Stakeholders todo lo que prometen en su Propuesta de Valor.

Una frase célebre de la diseñadora francesa Coco Chanel, dice: “Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente”; y yo le agregaría: “conocer lo que nos hace diferentes nos ayuda a encontrar nuestra Propuesta de Valor”. Hoy, en el actual entorno de negocios, los altos ejecutivos tienen que idear formas de destacar a sus compañías y posicionarse en el mercado, algo que únicamente podrán conseguir al articular y comunicar una Propuesta de Valor única.

Ideas de liderazgo del Papa Francisco

Hace tiempo, veía en la televisión un reportaje sobre el Papa Francisco. Su contenido era muy interesante, pues presentaba aspectos relevantes y trascendentales de su vida que, de una u otra forma, han impactado en su vida personal y eclesial.

Según el reportaje, un aspecto sobresaliente de este argentino que hoy ocupa la principal posición de liderazgo en la Iglesia católica, es su alta popularidad y la buena reputación que ha ganado no sólo entre los católicos sino también entre los seguidores de otras religiones y hasta en quienes no profesan credo alguno.

Esto, narraba una voz en off, lo ha llevado a rebasar las fronteras del mundo eclesial para ser nombrado y renombrado en otras esferas de la vida pública, a tal grado que se ha convertido en modelo a seguir por su personalidad y sus decisiones que han marcado la diferencia.

Algo que me sorprendió mucho es el número de prestigiadas revistas que lo han hecho noticia de portada, abordándolo de forma positiva; y no hablamos precisamente de publicaciones religiosas sino de otros ámbitos, como las ediciones estadounidenses de Rolling Stone, Newsweek, Forbes, Time –quien también lo nombró “Personaje del Año”-, Life, la edición argentina de Hola, Vanity Fair, e incluso The Advocate.

“Los líderes de hoy en día no estarán mañana. Si no siembran la semilla de liderazgo a otros, no tienen valor”. Papa Francisco

No hay duda de que Jorge Mario Bergoglio ha irrumpido con fuerza en el escenario mundial y se ha convertido en una figura de liderazgo de la que bien vale la pena aprender. Este hombre, a quien algunos han llamado el CEO de la Iglesia católica, tiene diversas ideas que nos pueden servir para quienes estamos al frente de una organización. Aquí les presento 5 puntos que, a mi parecer, son dignos de consideración.

Fija tus metas… apasiónate y ve tras ellas

Suena sencillo de hacer, pero no tan fácil cuando hay que enfrentarse a un panorama adverso. El Papa Francisco lo vivió desde antes de ser sacerdote, pues ha dicho que su misma madre estaba totalmente molesta cuando se dio cuenta que su hijo estaba estudiando teología y no medicina, como ella creía. Cuando esto sucedió, el ahora pontífice, que en aquel entonces era sólo un joven de menos de 20 años, le dijo: “Estoy estudiando medicina, pero medicina del alma”. Además, tres años más tarde, su madre rechazó acompañarlo cuando él ingresó al seminario. Ella tardó varios años en aceptarlo, pero él nunca renunció.

El actual entorno económico, sin duda ha impactado en las expectativas de negocio, de tal forma que varios de ellos se han dado por vencidos antes de tiempo, tomando decisiones apresuradas que a la larga afectarán la competitividad del negocio. Si bien es cierto que a nivel global existe una incertidumbre económica, también es cierto que hoy existen muchas herramientas disponibles para hacer frente a estas condiciones, y que te ayudarán tanto a mantener tu compañía en el mercado como a crecer, incluso frente a las adversidades.

Toma “al toro por los cuernos”

Desde que asumió su cargo al frente de la Iglesia católica, el Papa Francisco ha estado inmerso en la controversia. Su firme decisión de transformar a su organización, la Iglesia, lo ha hecho tomar fuertes decisiones que van desde aplicar reformas a la administración del Vaticano para hacerla más eficiente y honesta, hasta ordenar una auditoría al Banco del Vaticano y cancelar cuentas presuntamente “sospechosas”.

Al igual que el Papa Francisco, los líderes de negocio no pueden permitirse posponer las conversaciones sobre temas difíciles, las decisiones complicadas o las iniciativas controversiales; ya que de hacerlo, podrían causar daño a sus organizaciones, ya sea en el clima laboral, en la relación con sus stakeholders, en su reputación, etcétera. Sin duda, ocuparse y dar prioridad a situaciones importantes y urgentes de la organización, aun por escabrosas que parezcan, es una idea que cualquier CEO siempre debe tener en mente, pues son la base para construir su liderazgo y conducir el progreso de su organización.

También te puede interesar: 7 acciones que impulsan el éxito de un CEO

Lidera con base en tus valores

Desde antes de convertirse en Papa, Francisco mostró la práctica de los valores que hoy él tanto exige a los otros líderes y fieles de la Iglesia católica. Y ahora que es el líder de la Iglesia, ni se diga; pues esto, él lo considera como algo esencial para encarnar o personificar los valores que predica. Por ejemplo, a la humildad la ha llamado “la regla de oro de todo cristiano”, y no se puede negar que desde los primeros días de su pontificado, se ha distinguido por tener gestos de humildad y austeridad.

Hoy la percepción del CEO se ha modificado; los líderes estrictos y distantes ya no son funcionales para las organizaciones y se ha abierto el camino para quienes inspiran confianza y demuestran un liderazgo basado en valores sólidos, sobre todo si éstos se pueden alinear a los valores empresariales. Al definir y poner en práctica valores como la responsabilidad, el compromiso y la ética, no sólo inspirarás a tus colaboradores a seguirte sino además, harás que ellos los adopten y se “pongan la camiseta” de la organización.

Ábrete y conocer otras opiniones

En 2014, el Papa Francisco acabó con el concepto de “Iglesia autorreferencial” para darle mayor dinamismo y apertura a esta institución. Para esto, inició reformas en la Curia Romana (órganos de gobierno de la Santa Sede y de la Iglesia católica), creando un “Consejo de Ministros” formado por asesores que incluye cardenales de América, África, Asia, Australia y Europa, además de un responsable del Vaticano. Así, el Papa tiene la oportunidad de consultar y conocer otras opiniones antes de tomar alguna decisión.

En el entorno de negocios, es muy común que los líderes de negocio se rodeen de consejeros, asesores y colaboradores con ideas similares; y de nadie más; lo cual puede ser cómodo y eficaz, pero a la vez refuerza el status quo, que no es algo bueno para ninguna organización, ya que se debe estar abierto a la transformación e innovación, y ello sólo es posible al valorar y escuchar las opiniones de otros involucrados e interesados en el progreso de la organización.

Jamás ignores los medios sociales

El boom de la comunicación digital es un hecho incuestionable… y la Iglesia católica al igual muchas organizaciones, han entendido su potencial para comunicar los mensajes a sus audiencias. El mismo Papa Francisco declaró: “No tengan miedo de hacerse ciudadanos del mundo digital” y aseguró que Internet “es un don de Dios”. Y esto bien lo sabe, pues cuando apenas tenía un año de pontificado, se convirtió en la personalidad con más volumen mensual de búsquedas globales en Google y el más mencionado en redes sociales, según el estudio Internet loves Pope Francis, de la agencia de consultoría digital 3rdPlace.

Pero, ¿por qué son importantes estos medios para los CEOs? Estos canales de comunicación han probado ser uno de los más efectivos para influenciar a las generaciones actuales, así que cualquier líder de negocio que tenga una idea que compartir o un mensaje que comunicar, los medios sociales son la vía principal para hacerlo. Sin embargo, esto aún no es tan valorado, para muestra la encuesta de la firma tecnológica Domo, que señala que sólo 39% de los CEOs de la lista Fortune 500 utiliza alguna red social. Considera este tema y recuerda que la premisa en el mundo digital es generar o provocar la conversación y no imponer desde tu posición. Precisamente, los tuits del Papa Francisco generan mucha interacción porque son humildes, exhortativos y plurales.

El Papa Francisco dijo alguna vez: “Los líderes de hoy en día no estarán mañana. Si no siembran la semilla de liderazgo a otros, no tienen valor”. Así que recuerda que no basta con ser protagonista de grandes cambios, ser un líder “revolucionario” o ser el impulsor de transformaciones históricas; debes enseñar e inspirar a otros a ser tan buenos líderes como tú, o incluso mejores. Eso es lo que muchas de nuestras organizaciones necesitan, transformarse con ideas, visiones y opiniones de nuevos líderes que las hagan más competitivas para responder con mayor rapidez y eficacia a las nuevas exigencias de este tan cambiante mundo de los negocios.

¿Cómo mantener la satisfacción del cliente por medio del servicio?

En el mundo de las empresas de servicios no hay frase más utilizada y más conocida: “Al cliente lo que pida”. Es una máxima para cualquier empresa que ofrece un bien no tangible y es parte esencial para conseguir la satisfacción del cliente.

Las empresas de servicios dependen de la satisfacción del cliente, su continuidad en el negocio está ligada con tener a sus clientes contentos, felices con el servicio que reciben. Si el cliente no queda conforme es muy probable que se vaya para no regresar y eso, al final del día es muy riesgoso para la empresa, pues no sólo perdió a ese cliente, las referencias del cliente inconforme lo harán perder 2 o incluso 3 clientes potenciales.

Mostrar a los clientes el camino que mejor conviene y una alternativa más viable, con mayores beneficios hacia el negocio

Pero mantener a los clientes satisfechos no es una tarea fácil, al contrario, se trata tal vez de la parte más difícil al momento de ofrecer un servicio, pues cada cliente tiene necesidades diferentes, ninguno es igual a otro y por lo mismo, cada cual debe contar con una atención especial.

El servicio al cliente debe siempre estar basado en los siguientes puntos para ser considerado de calidad:

  • Escuchar: En todo momento al cliente, para saber cuáles son sus necesidades.
  • No prometer, cumplir: No se debe prometer lo imposible, pero en caso de prometer algo, siempre se debe cumplir.
  • Solucionar: Cuando el cliente necesita de nuestra ayuda nosotros debemos estar ahí para ofrecerle una solución, no necesariamente a un problema, puede también tratarse de algún requerimiento mínimo.
  • Evangelizar: Este es el punto medular del servicio, debemos enseñar a nuestro cliente, mostrarle el mejor camino a seguir.
  • Empatizar: No debemos ponernos en el lugar del cliente, debemos caminar a su lado para que sienta apoyo de nuestra parte, no se trata de darle por su lado, se trata de ayudarlo.

Teniendo presentes los puntos anteriores al momento de ofrecer servicios, las empresas tienen la posibilidad de satisfacer las necesidades de sus clientes y mantenerlos contentos con el servicio que reciben, no es tan complicado al leerlos, en la práctica es donde vienen los problemas y es aquí donde el punto 4 (Evangelizar) toma gran importancia.

Un cliente educado vale por dos

¿Por qué es tan importante evangelizar a nuestros clientes? Supongamos que nuestro cliente, Juan Pérez, tiene un requerimiento para nuestra empresa. Hasta ahí todo va bien, el problema es que ese requerimiento no va a ayudar de ninguna manera a nuestro cliente, no es algo que vaya a cumplir con sus objetivos de negocio y tampoco le generará ganancias.

Nuestra empresa sabe que ese requerimiento en particular no ayuda en nada a nuestro cliente y tenemos serias dudas de realizar la actividad solicitada, pero ahí es cuando entra en nuestra mente la tan usada frase: “Al cliente lo que pida”; y si, se deben escuchar los requerimientos del cliente, cumplir con ofrecer el servicio, solucionar sus problemas, pero cuando vemos que esa solicitud no va a beneficiar en nada a nuestro cliente es momento de hacer un alto en el camino y yo sugeriría completar la frase de la siguiente manera: “Al cliente lo que pida, pero hay que enseñarlo a pedir”.

Al cliente lo que pida, pero hay que enseñarlo a pedir.

No se trata de mostrarle sus errores, ni de demostrar que sabemos más que él, se trata de enseñarle el camino que mejor le conviene, tanto a él como a su empresa, mostrarle una alternativa más viable, con mayores beneficios; evangelizar es abrir su panorama para que se dé cuenta que hay otros caminos que se pueden seguir y que nosotros, como expertos en el tema, sabemos de lo que hablamos, porque nuestra experiencia y conocimientos nos avalan.

Pero un cliente contento vale por 3

La forma en cómo ofrecemos el servicio es la diferencia entre mantener y perder clientes, una empresa de servicios debe siempre tomar en cuenta a su cliente y seguir los pasos arriba mencionados, el hacerlo asegura el quedarse con sus clientes y ¿por qué no?, obtener algunos más. Como se mencionó anteriormente, es difícil, pero se puede lograr, lo importante es que nosotros, como empresa de servicios tomemos en cuenta lo que nuestro cliente pide y orientarlo para que su requerimiento genere los beneficios esperados.

Que nuestros clientes estén contentos con nuestros servicios los mantendrá con nosotros y recordemos que un cliente contento podrá traer 2 o 3 referidos (y a la inversa pasa lo mismo, si se va, perdemos 2 o 3 clientes potenciales), lo que a la larga nos beneficia como empresa, por eso, al momento de que los clientes pidan nuestra ayuda siempre debemos pensar: “Al cliente lo que pida, pero hay que enseñarlo a pedir”.

Del negocio tradicional a la disrupción digital

En enero pasado cumplí un año más de vida, afortunadamente con varios éxitos personales y profesionales y muchos proyectos en camino. Varios de mis amigos y conocidos, incluso algunos a quienes hace años que no veo, me enviaron felicitaciones por redes sociales. Me dio mucho gusto volver a saber de tanta gente que he tenido la oportunidad de conocer en varios años de trabajo, incluso de algunos de ellos que viven en el extranjero, como Rebeca, quien desde hace ya varios años reside en Estados Unidos.

El hecho y el canal de comunicación sirvieron para que Rebeca, quien es CEO de una compañía productora de alimentos, platicara conmigo acerca de cierto tema que le inquietaba y que hoy está en boca de todos: la Transformación Digital. Y es que por aquellos días, había un “boom” del tema en los medios de comunicación, debido a la celebración del Foro de Davos (World Economic Forum) en Suiza; cuyo tema central era la “Cuarta Revolución Industrial”, que bien podría decirse, es la Transformación Digital aplicada en todos los sectores industriales.

Rebeca, quien había estado leyendo acerca del tema, previo al evento y durante el mismo; me decía que no tenía en mente con exactitud, qué le correspondía hacer a ella, como CEO. “Héctor, ¿esto ya es una realidad?”, me preguntaba ella. “¿Qué debo hacer yo para asumir el liderazgo?, ¿cómo empezar? y ¿por dónde seguir?”.

39% de los CEO cree que deberían ser ellos mismos quienes determinen la estrategia digital de sus compañías. Forrester

Sin duda que los CEOs son pieza fundamental para que las organizaciones aprovechen el escenario de la economía digital y lleven a cabo estrategias de Transformación Digital en sus negocios. De hecho, para el 2017, uno de cada 3 CEOs de las 3,000 compañías más grandes en América Latina, pondrán la Transformación Digital como base de su estrategia corporativa, de acuerdo con IDC Latinoamérica.

Pero, ¿cómo hacerlo?; quizá esa es la pregunta de muchos CEOs. Pensando en ello, quiero mencionarte algunas sugerencias que, considero, pueden ayudarte como director general a adoptar la Transformación Digital y prepararte para el futuro.

-Mucho más que sólo tecnología. Las tecnologías de información y comunicación están permeando a pasos agigantados en los negocios; sin embargo, no por el hecho de implementar alguna aplicación puedes decir que tu negocio está adoptando la Transformación Digital.

Esta realidad o condición va mucho más allá, ya que tiene que ver con una estrategia de innovación donde la tecnología esté alineada a tu cultura organizacional, tus procesos de negocio y talento humano con el fin de que tu compañía sea capaz de responder con agilidad y eficacia a este cambiante mundo de los negocios.

-Toma el liderazgo. De acuerdo con un informe de Forrester, el 39% de los CEO cree que deberían ser ellos mismos quienes determinen la estrategia digital de sus compañías, aunque sólo el 26% del resto de ejecutivos creen que su CEO tiene realmente esa estrategia digital bien definida y liderada.

Como CEO, debes ser consciente de que eres el líder de la transformación digital en tu organización, así que toma el liderazgo y decídete a crear un caso de negocio irresistible para llevar a cabo este cambio. Tu reto será persuadir al Consejo de Administración para conseguir las inversiones necesarias, pero además, sensibilizar al resto de la organización de que tu idea logrará mejoras y cambios radicales.

También te puede interesar: Cómo definir una estrategia de Marketing Digital

-Diseña tu propia estrategia. Si bien la base y los conceptos son aplicables para cualquier organización, es imposible hablar de una estrategia única o común para ejecutar la Transformación Digital. ¿Por qué? Sencillamente porque todas las organizaciones son diferentes en términos de su industria, mercados, procesos, objetivos de negocio, etcétera; los modelos que a otras organizaciones funcionan no necesariamente serán eficientes para ti.

Es por ello que necesitas desarrollar tu propia estrategia de Transformación Digital, según las características que requiera tu negocio y las metas a alcanzar.

-Necesitarás un Chief Digital Officer. Algunas compañías están dejando a sus CIOs la gran responsabilidad de liderar la Transformación Digital, lo cual no es lo más recomendable, pues tu negocio no puede ser transformado con una responsabilidad a medias, requiere de alguien que le dedique el ciento por ciento.

Si no estás convencido plenamente de contratar una nueva persona para el puesto, una buena alternativa es que tu CMO o CIO dejen sus funciones actuales para asumir el nuevo rol. Cifras de PwC señalan que 8 de cada 10 CDOs han sido contratados entre 2012 y 2015, lo que refleja su crecimiento en los últimos años. Tu Director Digital, Gerente de Servicios Digitales o como decidas llamarlo, tendrá la función de actuar como una extensión tuya para conectar con los stakeholders tanto internos como externos, ser agente de gestión del cambio, habilitar una cultura digital y ejecutar la estrategia digital.

-No olvides el rol del talento humano. Quizá el concepto de Transformación Digital por sí mismo, es susceptible de malinterpretarse, ocasionando que el foco de la transformación sea el área de TI u operaciones. ¡Error! Aunque el término pareciera nada que ver con los recursos humanos, es todo lo contrario; de hecho, las personas son quienes tienen el mayor peso en cualquier proceso de cambio y transformación; así que no olvides considerarlos y darles un lugar privilegiado al poner en marcha tu estrategia. Como ves, tus líderes de Recursos Humanos tendrán también un rol fundamental como agentes de cambio para lograr el engagement de tus colaboradores y facilitar la transformación.

-Avanza en tu estrategia siguiendo un programa doble: La idea de esto es mantener un buen balance entre el negocio tradicional y las nuevas capacidades digitales con el fin de ir avanzando hacia una plena integración.

Mantener en marcha tus estrategias de forma tradicional te permitirá seguir expandiendo el negocio, lo cual te aportará dinero y valor. Por otra parte, identifica áreas de negocio que son vulnerables a nuevos competidores y que serían impactadas de forma positiva por tu estrategia digital.

-Promueve una cultura basada en los datos. Los datos se han convertido en la piedra angular de los negocios, y eso es algo que muchas organizaciones ya conocen. Hoy, las compañías exitosas están poniendo a los datos en el centro de su estrategia de negocios, ya que su potencial es enorme para la toma de decisiones.

Extraer el valor de los datos, aprovechar su potencial para generar conocimiento y convertirlos en oportunidades de negocio, son elementos esenciales que deben estar presentes en tu estrategia de Transformación Digital.

Una frase célebre de Warren Bennis, considerado por algunos como el Padre del Liderazgo, dice: “El liderazgo es la capacidad de transformar la visión en realidad”. Por ello, como CEO debes saber que tu función es “rescribir” la estrategia tradicional de tu compañía con un tinte digital, pero para esto, primero necesitas aceptar que el cambio depende de ti. Necesitas tener en claro que el desarrollo digital está dando forma al futuro de tu industria, tu negocio y tu propio rol como cabeza de la organización. Esto te ayudará a estar mejor preparado para transformar tu negocio tradicional y estar al ritmo de la disrupción digital.

Recuerda que si tú decides embarcarte en el viaje de la Transformación Digital, requerirás determinación y tiempo, y deberás redoblar esfuerzos cuando sea necesario para abordar este gran desafío. Pero lo mejor de todo, es que al hacerlo te convertirás en un CEO que está transformando su empresa para proyectarla más allá de su negocio.

Síndrome de Hybris: Cuando el CEO “enferma”

A lo largo de mi experiencia profesional, he tratado con diversos tipos de “jefes” y traigo a colación este tema ya que hace varias semanas, José Luis, uno de mis alumnos del Diplomado en Administración Empresarial, me comentaba que el CEO de la empresa en la que labora mostraba un comportamiento un poco soberbio y hasta cierto punto, arrogante. Me explicó: “se le nota infalible, indispensable, insustituible. Y me llama la atención porque antes no era así”.

“La primera vez que lo noté fue cuando un colaborador le hizo una sugerencia (que yo creí bastante pertinente) y él prácticamente le dio por su lado. Dijo que la consideraría, pero desde ese momento, todos los que estábamos ahí percibimos su indiferencia”,  me comentó.

En otra ocasión, Lucero, otra de mis alumnas, realizó un comentario similar, su CEO se había vuelto más inaccesible y su trato se había tornado un tanto “hostil”. Le pedí que me explicara y respondió con una metáfora que me dejó pensando mucho.

Primero, dijo, “siento que me ve de arriba hacia abajo, por encima del hombro, luego parece que lo que digo no sólo no le gusta sino que ni siquiera le importa, como si trajera una coraza o un escudo que lo hiciera poderoso”.

Ensimismado, empoderado, arrogante, invencible, prepotente, hostil… en fin; en la lista de adjetivos que iba juntando de los relatos de mis alumnos, como personas allegadas a la dirección de la empresa en donde se desempeña cada uno, me topé con el término que encajaba perfectamente: Síndrome de Hybris o Hubris.

Lo más sorprendente es que éste data de principio de los tiempos. Básicamente, según el médico y politólogo inglés, David Owen, se trata de un trastorno mental que, en llanas palabras, evoca a la persona enferma de poder.

Qué fuerte, ¿no? Pues sí,  y avanzando un poco en la lectura empecé a entender que algunos de los CEOs  también están padeciendo este síndrome.

Evitando la “borrachera del poder”

Por supuesto, no soy experto en la materia; sin embargo, sí es una situación a la que se le debe poner mayor énfasis para evitar poner en riesgo los intereses de la empresa, y peor aún, la integridad de sus dirigentes.

No quise dejar el tema a un lado y durante el diplomado les pregunté a mis alumnos, cuál era su sugerencia y, en la lluvia de ideas generada, había quienes pedían el cese de actividades del CEO, otros sugerían la confrontación y que se le hiciera ver la situación que, evidentemente, él no alcanzaba a ver; y otros pocos pusieron sobre la mesa la posibilidad de acudir a un profesional que guiara, con herramientas efectivas, la solución al problema.

Consultando opiniones de un psicólogo laboral, un consultor y un neurólogo, nos mostraban dos opciones: la primera era hablar con “el paciente” sobre lo que está sucediendo, ya que en casos como éstos el enfoque es único y no se logra obtener una visión completa ya que la persona ve sólo lo que quiere ver. La segunda opción era quitarle el poder; el problema es cuando no está claro si hacerlo de tajo o paulatinamente.

La historia puede ser ficción, al igual que los nombres y quizá el cargo puede variar de un escenario a otro, lo que no cambia es que se trata de una realidad que ha afectado a todo tipo de líderes.

Optar por la segunda opción, bajar el nivel de responsabilidad, autoridad y evidentemente el rol de tal manera que se vaya tomando conciencia del riesgo que conllevaba seguir sumido en este síndrome, sonaba la mejor opción. Por supuesto, el proceso de desempoderamiento es lento, pero, ¿por qué mejor no se revierte la situación?

También te puede interesar: Síndrome del Burnout, ¿y si se quema el fusible del CEO?

Los síntomas del Hybris se agudizan cuando los líderes permanecen en el poder mucho tiempo y hay ausencia de conflicto, pues desafortunadamente los colaboradores no siempre tienen la confianza para expresar sus desacuerdos, es por eso que comparto algunas tácticas probadas, a lo largo de mi experiencia laboral, que se pueden emplear para que los colaboradores externen su opinión:

  • Encuestas: Como método de recopilación de información, las encuestas brindan un panorama sobre la percepción que se tiene en la organización en cuanto a las estructuras y procesos en los diferentes ámbitos de la organización así como la capacidad de liderazgo de sus jefes o la gestión que se realiza desde Recursos Humanos. No olvides que esto es una herramienta, no “La Solución”. TIP: Revisa grupalmente los resultados, comparte los planes de acción que vas a tomar y revisa periódicamente los avances.
  • Entrevistas ejecutivas: Éstas, a diferencia del punto anterior, se realizan uno a uno entre el colaborador y los gerentes para conocer, además de la evaluación integral de la satisfacción laboral, cuáles son las causas particulares que pueden estar provocando insatisfacción ya que las acciones de mejora van dirigidas hacia ambos enfoques, el general y el particular. TIP: Realizarla a una persona de un nivel superior al gerente directo del empleado y comentar con el entrevistado los avances de las acciones tomadas. Recuerda que no es una evaluación de desempeño sino es escuchar inquietudes así como áreas donde se está contento.
  • Buzón de sugerencias: Sin duda, una de las herramientas de uso frecuente que pone a disposición un canal de información en todos los niveles de la jerarquía empresarial y permite, al mismo tiempo, generar un camino de mejora continua, pues también permite obtener ideas sobre los procesos o quehaceres de la empresa. TIP: Ten apertura a cualquier tipo de sugerencia y si alguna impacta positivamente a la organización, publícala. Desecha sugerencias anónimas y ¿por qué no?, considera brindar un reconocimiento público a los mejores colaboradores.

Como capitán de la organización se puede tomar consciencia en el uso que se le está dando al poder y utilizarlo en beneficio de la compañía en lugar de permitir que se nuble la vista y se tomen malas decisiones, pues, al final del día, la percepción es una sensación subjetiva. Por ejemplo, podemos pensar que contamos con los canales de comunicación interna adecuados, sin embargo los colaboradores pueden tener la percepción de que la dirección no es lo suficientemente transparente en la información que transmite.

Así que crear un equipo sólido y fortalecido no sólo te ayudará a aprovechar el gran potencial de tus colaboradores, sino que contarás con personas que fortalecerán tu liderazgo al mantenerte con los “pies en la tierra” y juntos hacer crecer a la compañía a través de una experiencia de esfuerzos y beneficios que satisfagan a todos.

Esta historia puede ser ficción, al igual que los nombres y quizá el cargo puede variar de un escenario a otro, lo que no cambia es que se trata de una realidad que ha afectado a todo tipo de líderes a lo largo de la historia. Políticos, militares, gobernantes y, por supuesto, empresarios y ejecutivos, han estado y siguen estando expuestos a pasar por esta situación.

El asunto es poder detectarlo a tiempo y tener la capacidad de solucionarlo, además de la voluntad, el conocimiento y la ayuda de especialistas en la materia, pues como decía el escritor y filósofo español Miguel de Unamuno: “El progreso consiste en el cambio”, así que nunca es tarde para tomar cartas en el asunto, evitar que el poder embriague y te aleje de la realidad, y puedas guiar con éxito a tu organización.

Cinco acciones básicas para que el talento no se fugue de tu empresa

Cuántos reclutadores, gerentes de Recursos Humanos, supervisores y CEO’s en general siguen a la espera de colaboradores aptos, capacitados, talentosos y dispuestos a ponerse la playera de la empresa y ofrecer resultados que superen las expectativas.

Y es que como el talento no crece en los árboles, una de las principales oportunidades para todas las marcas que están buscando a los mejores colaboradores radica tanto en la búsqueda como en la retención de esas personas distinguidas por dar mucho más que el común.

Platicando en una comida con algunos colegas, abordábamos la situación laboral de la generación millennial y nos encontrábamos con un común: cambian de un trabajo a otro en la búsqueda constante de crecimiento profesional acelerado y un equilibrio total entre el trabajo y la vida personal, definitivamente, sus prioridades no son las mismas que las de las generaciones anteriores, y para nada les gusta sentirse subestimados por su edad.

Por supuesto no se trata de una situación nueva, pues es una constante prácticamente en cualquier sector productivo. Este fenómeno, además de representar huecos organizacionales, supone una gran pérdida en los costos de operación.

Así que para evitar la fuga del talento y gestionar un mejor desempeño con el ya existente, a continuación comparto algunos de los principales factores que en mi experiencia ayudarán a esta ardua tarea de la retención del mejor talento:

Atracción. Lo primero es ser un employer branding (tener buena reputación como empleador) con esta visión, pues desde el primer contacto que tiene un aspirante con la vacante, podremos empezar a definir el tipo de relación que estableceremos con nuestros colaboradores.

En este renglón, la propuesta de la empresa debe ser clara, atractiva y poderosa, es decir, hay que buscar que el perfil a cubrir ofrezca oportunidades de crecimiento, estabilidad laboral y lo más importante: una promesa del potencial que tendrá una persona al quedarse con la vacante.

Contratación. Aunque éste es un punto medular, no podemos seguir pensando que la contratación del talento es una tarea exclusiva de Recursos Humanos. Luego del intercambio de información y la retroalimentación natural del proceso de reclutamiento, las reglas deben ser claras. No debe haber letras chiquitas.

Conocer las expectativas y ambiciones del postulante nos dejará más claro si se tratará de una relación justo como la necesitamos. Saberlo implicará saber también qué ofrecemos y desde ese punto establecer un vínculo emocional con él.

Inducción. Estamos justo a la mitad de éste primer camino, pues ya es parte de la marca; sin embargo, hay que acompañarlo en los primeros pasos de la nueva experiencia.

En este punto se recomienda hacerle ver todo lo que se espera de él y en esta medida todo lo que la empresa hará para que lo consiga. Dotarlo de la infraestructura indispensable para hacer su trabajo no es tan obvio como parece.

Capacitación. La capacitación es una responsabilidad muta y es un camino de dos vías-“tu pones, tu interés e intelecto y yo pongo los recursos para que te desarrolles”-  pues se trata de fortalecer los perfiles profesionales y hacer que las personas crezcan dentro de una organización para que sean más productivos  y  expandir los horizontes profesionales en su campo, lo cual lo hace una situación “ganar- ganar.”.

Desarrollo. Ahora sí, más allá del crecimiento personal, profesional y económico, el desarrollo tiene que ver con aspectos más bien cualitativos y que, en buena medida, dependen de nosotros, pues sólo de esta forma sabremos si hemos ejercido correctamente la fidelidad de marca.

El endomarketing o el hacer que se pongan la camiseta de la marca es fundamental para que los colaboradores no sólo solventen las necesidades de su propio trabajo sino que ayuden a crear nuevos caminos y sientan esto como un logro tanto personal como profesional.

El valor agregado radica en las personas, no en los salarios. No cometamos el error de suponer que el talento se quedará con nosotros porque les pagamos más que la competencia. El talento no se compra. El talento es de quien lo trabaja, pues como mencionó Michael Jordan: “El talento gana juegos, pero el trabajo en equipo y la inteligencia ganan campeonatos”.

Es por eso que estamos llamados a fortalecer la confianza de nuestros colaboradores, a formar personas y ser buenas guías durante sus carreras profesionales pues sólo así lograremos permear el “poder” basado en una relación donde todos ganamos y no en la noción autoritaria del propio concepto.

Recuerda que a los que integran una plantilla laboral les gusta ser tomados en cuenta en las decisiones importantes y sentirse parte de la empresa al aportar valor a la misma. Conoce un poco más sobre cómo desarrollar Relaciones Públicas entre tu equipo de colaboradores, da clic aquí.