Management

La Organización Abierta al Aprendizaje: La Más Importante y Mejor Práctica Gerencial

¿Cómo aplicar la Inteligencia Empresarial para una Comunicación SMART?
Héctor M. Meza
Escrito por Héctor M. Meza

El mundo ya no pertenece a los que saben sino a los que aprenden

El fin de semana compartí tiempo con mis nietos -quienes se encuentran cursando kínder, primaria y secundaria- y les pregunte como les fue en su primera semana de clases. Me comentaron que tuvieron nueva maestra, nuevos compañeros y nuevas materias; y me sorprendió la facilidad con que dominan el uso de tabletas e Internet. Una nueva generación que combina la tecnología y los recursos multimedia -más allá de la pluma y el papel- para conocer y comprender un entorno en constante cambio.

Eso no dista mucho del siempre cambiante mundo corporativo, por lo cual es importante que los directivos y sus empresas regresen a clases, se capaciten y desarrollen nuevas competencias con el fin de actualizar su conocimiento y se transformen e incrementen su eficiencia y competitividad. El mundo ya no pertenece a los que saben sino a los que aprenden. Quién sabe, puede conocer algo ya obsoleto o anticuado. Quien aprende, está innovando y propone nuevas soluciones.

Es por ello que la única ventaja competitiva sostenible que tienen las compañías es la habilidad de aprender, capacitarse con mayor rapidez que sus competidores, convirtiéndose en una Organización Abierta al Aprendizaje. Y para esto se sugiere que el aprendizaje sea un proceso constante en la vida del CEO, siendo el impulsor de permear ese pensamiento en toda la organización y su equipo de trabajo.

¿Y, que es una Organización Abierta al Aprendizaje?

Son las organizaciones compuestas por personas que aprenden constantemente de todo lo que hacen. Usan su propia experiencia, aprenden de otros e investigan como  mejorar su desempeño. Aprenden de sus éxitos y también de sus fracasos. El aprendizaje continuo está sistemáticamente integrado en el ADN y la infraestructura de la organización. El valor del aprendizaje continuo es apoyado, impulsado y modelado por el CEO y la alta dirección. No hay duda en la mente de cada miembro de la organización de que el aprendizaje continuo es esperado y será recompensado.

En una verdadera organización abierta al aprendizaje, la comunicación es abierta y generalizada, la gente de todos los niveles está incluida en la mayoría de las comunicaciones y se asume que todos “necesitan saber”.

Además, sus líderes demuestran que están aprendiendo constantemente comunicando lo que están aprendiendo y aplicándolo a medida que lo aprenden; Las personas son recompensadas por aprender con reconocimiento, crecimiento de puestos de trabajo, promociones e incluso compensación financiera, y las personas que no aprenden son gestionados fuera de la organización.

También te puede interesar: 3 Ideas Para Que Seas un Buen Líder de Pensamiento en la Era Digital

¿Y, que ventajas da ser una Organización Abierta al Aprendizaje?

Ser una Organización Abierta al Aprendizaje proporciona una ventaja competitiva: son competidores superiores, tienen un valor de marca que sus competidores no pueden igualar y atraen y conservan el mejor talento.
Con todas estas ventajas, se podría pensar que la mayoría de las organizaciones se esforzarían por ser organizaciones de aprendizaje. Y, de hecho, muchas lo hacen.

Pero convertirse en una no es una tarea nada fácil. Convertirse y sostener una organización abierta al aprendizaje requiere mucho trabajo y dedicación, y se necesita tiempo, energía y recursos. Muchos se quedan a la mitad del camino, por la presión del trabajo diario, falta de perseverancia, falta de apoyo de los directivos o simplemente por no tener la  voluntad para comprometerse.

Sin embargo, a pesar de todos estos obstáculos, podemos citar ejemplos de organizaciones que han sido verdaderas organizaciones de aprendizaje  continuo durante muchos años, si no décadas. General Electric, Pizza Hut, Honeywell, Microsoft, Johnson & Johnson, Apple, Toyota Motor Co., Cisco e Intel.

Todas estas empresas se construyeron sobre premisas únicas y han florecido porque nunca dejaron de aprender y avanzar hacia nuevas fronteras relacionadas con su premisa central.

Su éxito a largo plazo es testimonio del valor del aprendizaje continuo. Lo que es común en todas estas empresas exitosas, es su base de sólidos principios y valores básicos, así como su aprendizaje continuo para mantenerlos pensando y actuando por delante de su competencia.

Constantemente crean mercados, enfoques de mercado, productos y un mayor valor para los clientes  y nunca malgastan la ventaja competitiva por la cual han trabajado tan duro para adquirirla y dejar que su competencia piense o actué por delante de ellas.

Mientras estas empresas sigan siendo verdaderas organizaciones de aprendizaje continuo, es seguro asumir su éxito futuro.

Así que si queremos crear una verdadera Organización Abierta al Aprendizaje, ¿cómo la hacemos?

Alguien en la C-Suite debe creer en el valor del aprendizaje continuo, y los altos líderes deben comunicar por medio de palabras claramente el valor que la organización pone en el aprendizaje y, lo que es más importante, con sus acciones.
Los líderes necesitan demostrar cómo aprenden continuamente, y pueden hacerlo al:

Realizar revisiones personales después de  una actividad importante.
Revisar los proyectos en momentos clave.
Hablar libremente sobre lo que están aprendiendo fuera de la organización y aplicándolo.
Preguntar públicamente a los demás sobre lo que están aprendiendo.
Trabajar para eliminar cualquier resistencia al aprendizaje que pueda aparecer.
Forzarse a permanecer abiertos al aprendizaje, incluso cuando las condiciones del negocio lo dificultan.

Una vez que se ha creado una verdadera organización abierta al aprendizaje, el aprendizaje continuo debe convertirse en un modo de vida: arraigado en la cultura organizacional. Una vez iniciada, no se debe permitir que el aprendizaje se ralentice o detenga.

Otras compañías no han salido tan bien, en gran parte porque dejaron de aprender en algún momento de su historia como: The American railroads (Amtrak), Gulf, Amoco, Greyhound Bus Co., RCA, Compaq, The Great Atlantic and Pacific Tea Company (A&P), Woolworth’s y Kmart.

¿Qué hace que las empresas dejen de aprender? Muchos fenómenos entran en juego, y la mayoría están arraigados en la cultura de la compañía y el liderazgo de los altos ejecutivos.

Para algunas empresas que se quedan atrás, es el resultado de la vida simplemente ser demasiado buena. Son casi los dueños de los mercados para sus productos, tienen altos márgenes de utilidad, no tienen competidores de ninguna consecuencia y no tienen nuevos productos competitivos en el horizonte.

En consecuencia, la organización no ve ninguna razón para seguir aprendiendo – las personas en la empresa se relajan y  disfrutan de su buena fortuna. Esta es la receta perfecta para el desastre porque su falta de sensibilidad hacia sus  mercados los ciega a los nuevos desafíos  y cuando se despiertan ante el peligro, suele ser demasiado tarde para responder eficazmente.

Para otras empresas que dejan de aprender, es el resultado de que sus  líderes desvían su atención de las realidades de su mercado – muchos ejecutivos preferirían ver su mundo como les gustaría que fuera en lugar de lo que realmente es.

Esta falta de atención se refleja rápidamente en todos los miembros de la organización, que buscan en sus altos ejecutivos patrones de actuación, mentalidad y comportamiento. Una vez que el aprendizaje empieza a atrofiarse en la empresa, es muy difícil, si no imposible, reintroducir una mentalidad de aprendizaje en todos los empleados.

Otra razón para la disminución del aprendizaje organizacional puede ser la reverencia hacia productos o mercados que han tenido un éxito inmenso en el pasado, pero que están a punto de ser desplazados por una discontinuidad importante en el entorno del mercado.

Los éxitos del pasado hacen que los líderes se cieguen  ante el cambio cuántico, y niegan que esté sucediendo. Mientras que continúan persiguiendo los productos y los mercados que han sido acertados, sus competidores upstart están ocupados haciendo progresos en los nuevos mercados. Ejemplos de este fenómeno: IBM perdiendo el giro de mainframes hacia computadoras personales,  Kodak errando el cambio masivo de rollo de film fotográfico a la fotografía digital.

Para todas las empresas y organizaciones, en algún momento de su historia, la supervivencia podría depender de convertirse en una organización abierta al aprendizaje.

Los esfuerzos para avanzar en esa dirección nunca se desperdician y, de hecho, pueden ayudar a garantizar la supervivencia de ideas, productos y empleos.

La organización con un mismo nivel de conocimiento y expertise permite que cada empleado sea un embajador de la compañía tomando valor la frase de Thomas J. Watson, fundador de IBM, “Nada se vende hasta que se entiende, nada se entiende hasta que se educa”.  Te invito a retomar el entusiasmo por aprender y tomar el reto de ser el guía y aplicar el liderazgo de pensamiento que necesita tu empresa para permear el aprendizaje y la innovación en toda su organización.

**Basado en el artículo de Warren Wilhelm What Are Learning Organizations, and What Do They Really Do?

Sobre el Autor

Héctor M. Meza

Héctor M. Meza

Director General de InfoSol. MBA, Consultor y Catedrático en Estrategias de Comunicación Integradas a la Mercadotecnia. Fue Vicepresidente en IBM de México y Presidente de Motorola para México, Centroamérica y el Caribe y VP de la Corporación.

Deja un Comentario