Management

“Habilidades blandas”, también importantes para el éxito del negocio

“Habilidades blandas”, también importantes para el éxito del negocio
Héctor M. Meza
Escrito por Héctor M. Meza

Después de varios años, me dio mucho gusto volver a ver a Ricardo, un antiguo compañero de trabajo con quien compartimos muchas experiencias cuando laboramos para una firma de tecnología. Luego de recibir su llamada en mi oficina y acordar una cita, Ricardo me comentó una situación que estaba enfrentando en su organización, una compañía que él mismo fundó hace diez años y que actualmente dirige.

Resulta que llevaba cerca de medio año sin poder cubrir un puesto estratégico en la empresa, y todo porque se topaba con que algo les faltaba a los candidatos. “Héctor, en este tiempo hemos contratado dos personas para ese mismo puesto, las que han tenido que dejarlo porque simple y sencillamente no se ‘acomodan’ en la compañía”.

“Tenían buenos conocimientos y experiencia en el campo, pero descubrimos que eran malísimos para integrar y manejar a su equipo de trabajo e integrarse ellos mismos con los otros líderes de la organización, y sufrían para hacer las cosas de manera diferente y rápido”.Estoy comenzando a preocuparme porque no sabemos cómo encontrar lo que buscamos”, me dijo Ricardo.

Hard skills vs soft skills

En el actual entorno de negocios tan cambiante y tan impredecible, las organizaciones que buscan seguir siendo competitivas y mantenerse en el mercado, requieren contar con los mejores procesos y la mejor tecnología, pero también con el personal adecuado no sólo para las necesidades de su propia organización sino también con las cualidades para hacer frente a este escenario tan volátil que demanda agilidad en el cambio y la adaptación. Leyéndolo así, suena bastante subjetivo; así que pongamos en claro de qué hablamos exactamente.

Si bien es cierto que en el pasado, las organizaciones buscaban en sus colaboradores, el conocimiento y la experiencia (hard skills) necesarios para desempeñar determinada función; hoy la realidad está cambiando y son cada vez más las compañías que se han dado cuenta que requieren colaboradores con algo más que sólo conocimiento y experiencia.

60% de los empleadores creen que los aspirantes a puestos de trabajo no saben comunicarse. Workforce Solutions Group

Un ambiente de negocios como al que hoy nos enfrentamos, hace necesario personas con otro tipo de habilidades que permitan adaptarse más fácilmente al cambio que los negocios necesitan para sobrevivir y ser competitivos, y que se conocen como soft skills o habilidades blandas.

Las soft skills o habilidades blandas es un término que hace referencia a una serie de características de personalidad, atributos positivos, habilidades de comunicación y competencias que mejoran la relación del colaborador y su desempeño en el trabajo; y que junto con las hard skills, dan como resultado algo que podríamos llamar un “colaborador integral”.

Por mucho tiempo, la importancia de las soft skills ha sido devaluada, ya que la mayoría de las compañías suponen que las personas saben cómo comportarse en el trabajo y cómo adaptarse, así como tomar la iniciativa y convertirse en un colaborador de “alto nivel”.

Hoy se sabe que esto no es así; por ello, los líderes de las organizaciones están cambiando el antiguo paradigma, y buscan rodearse de equipos compuestos por personas con las llamadas soft skills, incluso dando prioridad por encima de los conocimientos específicos o hard skills, que por años han guiado la contratación de nuevos colaboradores.

También te puede interesar: Tus colaboradores, clave para transformar  tu organización

Sin embargo, encontrar candidatos con las llamadas soft skills no es tan sencillo; de hecho es bastante complicado. Y es que para muestra, una encuesta de Workforce Solutions Group, que señala que más del 60% de los empleadores creen que los aspirantes a puestos de trabajo no saben comunicarse. Además, un estudio de Adecco indica que 60% de los empleadores piensa que los aspirantes carecen de habilidades interpersonales y que 1 de 5 empleadores no puede llenar algunas posiciones porque no encuentra candidatos con soft skills.

Aun con estas cifras, no significa que no puedas encontrar candidatos con estas habilidades; sólo basta con saber qué y cómo identificar y medir las soft skills. Una buena opción es a través de entrevistas basadas en competencias, un tipo de entrevistas que requieren que los candidatos den ejemplos específicos de situaciones en las que demostraron determinadas conductas, habilidades y actitudes. Es importante que tu compañía evalúe la agilidad de los candidatos para actuar y enfrentarse a situaciones en el ambiente de trabajo.

¿Cuáles son las soft skills que tu compañía debe buscar en sus candidatos? Podría mencionar muchas, pero considero que entre las más importantes están:

-Habilidades de comunicación, que se refieren a comunicarse eficazmente tanto de forma oral como escrita, pero también a tener la habilidad de escuchar, algo que a muchos cuesta trabajo.

-Adaptabilidad, pues el escenario actual de negocios requiere un cambio constante; así que es importante tener una buena actitud ante las transformaciones y estar abierto a lo nuevo y a lo inesperado.

-Trabajo en equipo, que es una habilidad para trabajar bien en grupo estableciendo y demostrando cooperación y compromiso.

-Integridad y ética de trabajo, que implica tener una buena reputación personal y hacer todo lo posible por lograr las metas asignadas.

-Actitud positiva, es decir, ser optimista, animado e inspirador. Todos saben que cuando la energía positiva fluye en el lugar de trabajo, se contagia a todo el equipo.

Hoy, como nunca antes, las compañías están poniendo mayor énfasis y dando mayor valor agregado a las soft skills, pues están entendiendo cómo éstas impactan en el éxito del negocio. Los CEOs y sus Directores de RH saben que este tipo de habilidades son las más difíciles de encontrar, pero también saben que las reglas del negocio han cambiado y que también debe cambiar la forma de comunicarse y relacionarse en el trabajo.

Una frase célebre del psicólogo estadounidense Peter Salovey, creador de la teoría de la Inteligencia Emocional, dice: “La gente con buen estado de ánimo son mejores en el razonamiento inductivo y en la solución creativa de problemas”. De allí la importancia no sólo de aprender a buscar y encontrar estas cualidades en tus colaboradores, sino también de impulsarlas o generarlas; y también de saber capitalizarlas en quienes ya las poseen.

Motiva a tus colaboradores para aprender nuevas habilidades, para pensar de forma innovadora, hacer frente al fracaso y colaborar con sus compañeros. Seguro verás excelentes resultados.

Sobre el Autor

Héctor M. Meza

Héctor M. Meza

Director General de InfoSol. MBA, Consultor y Catedrático en Estrategias de Comunicación Integradas a la Mercadotecnia. Fue Vicepresidente en IBM de México y Presidente de Motorola para México, Centroamérica y el Caribe y VP de la Corporación.

Deja un Comentario