Relaciones Públicas

Noticias Falsas (fake news), Viejas Noticias… pero peligrosas como el Diablo

Noticias Falsas (fake news), Viejas Noticias… pero peligrosas como el Diablo
Héctor M. Meza
Escrito por Héctor M. Meza

Lo que hoy llamamos “noticias falsas” no es más que propaganda y desinformación, algo que siempre ha existido, pero que simplemente hoy en día y debido a los Medios Sociales, tiene un mayor alcance y velocidad para propagarse.

Ya en los tiempos del historiador y militar ateniense Tucídides, las sociedades en guerra trataron de ganar ventaja alimentando información falsa a sus enemigos. Más recientemente, a fines del siglo pasado, William Randolf Hearst y Joseph Pulitzer las usaron para alimentar a los lectores en sus respectivas revistas.

Mucho antes de que se pudieran rastrear likes y clics, Hearst aprendió que cuanto más sensacional era la historia, más periódicos se vendían. Él calculó que si podría enlazarse en un asunto que proporcionara una corriente continua de historias, entonces vendería más periódicos y le ganaría a su rival Pulitzer. Su causa elegida: la revuelta cubana contra España en 1895. Para llenar sus páginas de historias espeluznantes de las atrocidades españolas, envió una corriente constante de escritores de alto perfil a Cuba.

Cuando uno de los corresponsales de Hearst, el famoso ilustrador Frederic Remington, se quejó de que las cosas en Cuba estaban tranquilas. “Aquí no hay problemas. No habrá guerra. La infame respuesta de Hearst – y posiblemente apócrifa- fue: “Tú me proporcionas las fotos y yo te proveeré la guerra”.

Menos de tres semanas más tarde los Estados Unidos entraron en la guerra con España, lo que llevó a combates en Cuba y Filipinas, y la muerte de casi 10.000 estadounidenses y alrededor de 200.000 en total. Tales son las consecuencias de noticias falsas.

Lo que es un hecho es que ahora que estamos conscientes de esto, la noticia falsa ya ha perdido su poder de influir, pero sea lo que sea, presumiblemente nuestra conciencia de su existencia, esperamos, reducirá la muerte real y la destrucción que causará.

Pero aquí está la verdad incómoda. No importa si es un comunicado de prensa que encubre la verdad, o una historia extravagante en Facebook, algún porcentaje de la población lo creerá porque se alinea con lo que quieren creer. Los psicólogos lo llaman sesgo de confirmación. O sesgo de grupo.

Independientemente de si lo llaman noticias falsas, desinformación o propaganda, necesitamos ejercer la acción apropiada para asegurar que tenga un impacto mínimo en nuestras sociedades civiles. Para ello, On the Media publicó un muy práctico «Breaking News Consumer’s Handbook.»

manual de noticias de última hora

Noticias de última hora- El manual del consumidor

Foco rojo para noticia falsa: TODAS MAYÚSCULAS, u obviamente fotos alteradas con Photoshop.

¿Pop-ups y Banners excesivos? Buen indicador que la historia es un anzuelo para clics.

¡Checa el dominio! Sitios falsos (fake) generalmente agregan *.co* a marcas reconocidas para robar algo de su brillo. (Piensa: “abc.com.co”)

Si llegas a un sitio desconocido, checa la página de Acerca/ About, googléalo con la palabra falsa/ fake y ve que te aparece.

Si la historia tiene links, síguelos (basura lleva a peor basura.) ¿Sin enlaces, citas o referencias? Otra señal reveladora.

Verifica una historia poco probable buscándola en un medio de buena reputación que escriba sobre lo mismo.

Comprueba la fecha. Las Redes Sociales a menudo resucitan historias antiguas.

Lee más allá de los titulares. A menudo no tienen ningún parecido con lo que sigue más adelante.

Las fotos pueden ser mal identificadas y fechadas. Utiliza un motor de búsqueda de imágenes a la inversa como TinEye para ver de dónde viene realmente una imagen.

Chequeo emocional. Si una historia te hace enojar, probablemente está diseñada para eso.

Finalmente, si no estás seguro de que es verdad, ¡no la compartas!

Añadiremos algunas advertencias adicionales para los profesionales de las Comunicaciones y los investigadores.

En primer lugar, vamos a dividir la amplia categoría de noticias falsas en tres cubos:

Completamente diseñadas con mugre y como anzuelos de links y likes. Estas son las historias desarrolladas por personas que han descubierto que si pueden escribir suficientes titulares sensacionales, la gente hará clic en ellos, y los anunciantes pagarán por el clic. Para combatir lo que es esencialmente anzuelos de clic y fraude, primero, no hay que dar clic en cualquier URL que suene sospechoso. Vuelve a leer las reglas 1-4 de OTM.

Historias lo suficientemente plausibles generadas por trolls pagados, que se podría pensar están destinadas a la propaganda y a la persuasión o Historias no verificadas que alguien está circulando para propósitos propios. Entonces, ¿cuál es la mejor manera de no permitir que las noticias falsas afecten la medición de tus Comunicaciones? 

Aquí hay tres consejos para ayudar a evitar que estas cosas dañen a tu organización o tu investigación.

Define una lista de fuentes influyentes creíbles, ignora todo lo demás. Las compañías de monitoreo por años han reclamado “derechos de jactancia” basados de cuántas fuentes capturan, pero la mayoría no valen la pena. Probablemente el 40% de los sitios que las principales empresas de monitoreo capturan se alimentan de noticias que sólo existen con fines de anzuelo para clics. Monitorea solamente los medios noticiosos que sabes que tus stakeholders leen y confían.

Si no sabes cuáles son las fuentes influyentes, pregúntale a tus stakeholders ​​para averiguar cómo se informan. Ahí es donde quieres estar.

Presta atención a los autores individuales, no sólo a las publicaciones. Si sabes que hay un escritor que ejerce una influencia significativa en tu industria, síguelo donde quiera que su contenido aparezca en Facebook, Snapchat, Instagram o en algún medio tradicional.

Es cierto, no todo es malo en el mundo de las noticias falsas y aquí te dejo Dos razones del porqué son buenas para la sociedad; pero mantente alerta y no te dejes engañar. Aprende a discernir la veracidad de la información que llega a ti a través de los medios.

**Traducción y adaptación del artículo: Fake News is Old News, but still Dangerous as Hell publicado en The Measurement Advisor.

Sobre el Autor

Héctor M. Meza

Héctor M. Meza

Director General de InfoSol. MBA, Consultor y Catedrático en Estrategias de Comunicación Integradas a la Mercadotecnia. Fue Vicepresidente en IBM de México y Presidente de Motorola para México, Centroamérica y el Caribe y VP de la Corporación.

Deja un Comentario