Marketing, publicidad, relaciones públicas… ¿no son todas lo mismo? ¿Suena familiar? Parece que hay muchas ideas erróneas sobre las relaciones públicas, qué son y qué valor se puede derivar de ellas.

Aunque la publicidad, las relaciones públicas y el marketing están relacionados y deben combinarse para crear una estrategia integral de comunicación y exitosa, los efectos de cada campo son naturalmente muy diferentes.

Con la exposición a más de 3,000 anuncios por día y el lanzamiento de miles de productos nuevos cada año, es fácil entender cómo los efectos y la presencia tanto de la publicidad como del marketing no pasan desapercibidas.

Aunque la mayoría de las empresas cree que las relaciones públicas son importantes, aún son un concepto oscuro para muchos.

La pregunta que a menudo se hace es: ¿cómo me ayudarán las Relaciones Públicas a llevar la comunicación de mi negocio al siguiente nivel? Pues aquí ocho formas principales de cómo, en nuestra experiencia práctica, las RP aportan valor a la comunicación de tu negocio.

Aumentan la promoción de tus productos y servicios

Cuando te  publicitas, esencialmente le estás diciendo a tu público lo bueno que eres. En RP, un tercero canta tus alabanzas; obtienes exposición por hacer algo valioso o ser una fuente valiosa sobre un tema en el que los medios de comunicación están interesados. Dice más sobre tu marca si un reportero está interesado en lo que estás haciendo y sobre de lo que puedes hablar para escribir una historia sobre ti. Una estrategia de buenas relaciones públicas puede crear credibilidad para tu marca y confianza en tu empresa.

Cada organización tiene historias asombrosas que contar, ya sea cómo comenzó su negocio, cómo sus servicios ayudan a los clientes o dónde encajan sus productos a las últimas tendencias de compra.

A través de tácticas como la cobertura de los medios –tradicionales, digitales y sociales- las relaciones públicas te ayudan a poner esas historias frente a tus mercados y aumentar la promoción de tus productos y servicios.

Personalizan tu marca

Las RP no solo ayudan a contar tus historias, sino también a vincular estas historias con los mensajes centrales de tu marca. Como tal, le dan a tu organización una voz y pintan una imagen de lo que representa.

Elevan tu perfil

Seguramente una de las incógnitas que te atrapan continuamente es ¿cómo convertir a tu marca en líder de mercado? Y sin duda, también sabes que para que eso suceda, se necesita construir su credibilidad y traer la experiencia y conocimiento de la organización a los reflectores. Eso es exactamente lo que las RP hacen por la marca a través de herramientas que incluyen artículos en los medios, blogs, charlas, interacciones en redes sociales y más. Al hacerlo, ayudan a elevar el perfil de la marca, convertirla en fuente confiable de información y posicionarla como la experta en su industria.

Construyen relaciones fuertes

Las relaciones públicas no se tratan simplemente de transmitir tus mensajes. Se tratan de conectar con tus clientes o clientes ideales de una manera que los informe y los involucre con tu marca. Esta comunicación bidireccional se realiza de forma continua, lo que ayuda a tu organización a establecer relaciones fuertes y continuas con las personas que importan.

Administran tu reputación

Las crisis suceden. Pero si estás preparado para ellas y reaccionas con prontitud, el daño potencial puede mantenerse al mínimo. Preparar a tus voceros para entrevistas, desarrollar mensajes clave alineados con la marca, monitorear la cobertura de los medios y responder a los comentarios negativos, todas son actividades de relaciones públicas que te ayudan a administrar y mantener una buena reputación – qué haces, qué dices y qué dicen de ti.

Ayudan a generar demanda

Debes incrementar la visibilidad de tu marca para ver resultados. Después de que se coloca una historia de tu marca en los canales de comunicación, si tiene éxito, los prospectos se sentirán impulsados a aprender más sobre tu compañía y tus productos, y está en ti proporcionarles el contenido. Debes alentar a los prospectos a seguirte en lo social, visitar tu sitio web, leer tu blog o descargar documentación, e-books e historias de éxito. Alimentando estos clientes potenciales y proporcionándoles la información correcta en el momento correcto, en última instancia, debe conducir a una venta, y puedes rastrear su camino hasta la mención de tu marca en los medios de comunicación.

Aumentan la moral

Las RP no se tratan solo de apariencias externas, sino también de beneficiar la situación interna de la empresa. Cuando la reputación de una compañía comienza a flaquear,  por cualquier razón, los empleados pueden comenzar a buscar oportunidades en otros lugares. Como publirrelacionista, parte del trabajo es administrar la moral de “las tropas” y mantener la percepción positiva sobre tu compañía, incluso cuando los tiempos se ponen difíciles que es sin duda es uno de los tantos beneficios que las relaciones públicas pueden dar a tu marca.

Agregan valor a tus propios clientes

Por último, pero no menos importante, algo muy valioso son los clientes que están dispuestos a hablar directamente a los medios de comunicación en tu nombre a través de historias de éxito o testimoniales. Que otra tercera parte neutral resalte tus beneficios, lo hace ser mucho más creíble para el público que un vocero de tu empresa.

Tus mercados quieren pruebas de que tus productos y/o servicios cumplen con lo que prometes. Esto mismo ocurre con los canales de comunicación  cuando están determinando si una fuente es una buena referencia para sus historias – una pieza importante de cualquier estrategia de RP.

No importa qué tan increíble sea tu solución, deberás tener siempre pruebas para que las audiencias se interesen entre las tantas opciones que tienen en el mercado, al integrar a tus propios clientes en tus tácticas de relaciones públicas, por ejemplo, también los estás poniendo en,  el foco de atención. ¡Es una situación ganar-ganar!

Y, ¿cómo crear una campaña de comunicación integrada y exitosa?

El marketing, la publicidad y las relaciones públicas están diseñados para funcionar en armonía, pero cada una tiene propósitos diferentes. Es importante identificar tus objetivos generales y cultivar el equilibrio adecuado de publicidad, marketing y relaciones públicas para que los obtengas.

Pero recuerda, las relaciones públicas son diferentes. Si un buen publirrelacionista está haciendo bien su trabajo, el observador externo debería sentir que se le está informando, no vendiéndole; esto debería sentirse más natural.

Las relaciones públicas se tratan de cómo tu empresa se relaciona con sus audiencias; se trata de conectar con las personas y gestionar la reputación de la empresa, y la reputación, sin duda, es un activo muy valioso para vender; asegúrate de que tu producto / servicio está en plena forma antes de destinar recursos para contar tu historia a través de RP.