Archivo de la etiqueta: Comunicación y liderazgo

Comunicación y liderazgo: el lado B del ejecutivo empresarial

Es muy común que el departamento o la agencia de relaciones públicas de una empresa inste a los ejecutivos a crear un perfil público en redes sociales, a compartir contenido de calidad para impulsar el liderazgo, tener algún encuentro con un medio clave o que asistan a un entrenamientos en medios para potenciar sus habilidades de comunicación. Sin embargo, podemos encontrarnos con ejecutivos que carecen del tiempo o del compromiso para tratar temas de comunicación, o que piensan que el plan de RP no está lo suficientemente alineado con las prioridades comerciales. 

No obstante, 52% de los CEO en México afirman que la opinión pública está mirando a las empresas para llenar vacíos en los desafíos sociales, de acuerdo con un estudio de KPMG. Por lo cual, sin importar cuál sea la función de un ejecutivo, cuando se trata de reputación corporativa, todos pueden cumplir una función clave en la estrategia de comunicación externa para ayudar a construir una marca fuerte. Aquí hay algunas de las actividades más comunes:

Posicionar a la empresa por medio de liderazgo de pensamiento: el liderazgo de pensamiento es un tipo de marketing en el que se aprovecha el talento, la experiencia y la pasión de una organización y sus líderes para responder, con ideas innovadoras y diferentes a las interrogantes más importantes que tienen en mente los stakeholders sobre un tema en particular. Al compartir información valiosa y útil, se genera credibilidad, se eleva el perfil de la organización, se crea autoridad y se posiciona a la marca como el mejor en su área y una mano confiable a considerar.

Participar en encuentros con medios de comunicación: las noticias en línea y las redes sociales han provocado que el ciclo de noticias sea más rápido que nunca, lo cual requiere que los expertos estén preparados en todo momento. Esto hace que sea importante una capacitación en medios para líderes empresariales, para estar listo en cuestión de minutos para aprovechar una oportunidad y hacerlo con un conocimiento actualizado de la agenda mediática y lo que se necesita decir. Las historias se desarrollan constantemente; seguir siendo relevante depende de la capacidad de los ejecutivos para ser portavoces que puedan responder rápidamente y articular la propuesta de valor de la marca con eficacia cuando se necesite.

Proteger la reputación de la marca: se acabaron los días en que los ejecutivos y sus equipos podían mantener un perfil bajo. Los usuarios de internet siempre están escudriñando el comportamiento de las marcas y pocas veces olvidan una historia amarga. Es por eso que los ejecutivos deben formar parte proactiva en un plan para publicar contenido de marca y pensar en todas y cada una de las comunicaciones externas que emiten en línea. Después de todo, no solo el público en general está atenta a las publicaciones digitales, los inversores, en gran parte, también basan sus decisiones en la reputación de un director ejecutivo, tanto online como offline. 

Benjamin Franklin  dijo: “Se necesitan muchas buenas obras para construir una buena reputación, y solo una mala para perderla.” ¿Quién es el rostro y la voz de tu marca? ¿Quién humaniza la marca? Ya sea el CEO u otro líder del C-suite, un enfoque estratégico para posicionar a tus altos ejecutivos como líderes de pensamiento de la industria puede diferenciar a tu empresa de la competencia, generar lealtad de los clientes y lograr una brillantez rentable.

Este contenido apareció por primera vez en Mundo Ejecutivo.

Conoce más contenido del autor en Mundo Ejecutivo.

De vuelta a la oficina: 5 consejos para liderar a tu equipo con empatía

Cuando COVID-19 irrumpió hace más de un año y comenzamos a trabajar desde casa. Estaba convencido que, como líder de la organización, debía velar por el bienestar de mi equipo de trabajo. Mantuve pláticas online con cada uno de ellos en las que conocí sus dudas, preocupaciones y necesidades. Varios de nosotros, porque yo me incluyo, fuimos víctimas de situaciones emocionales como el síndrome de burnout, estrés, ansiedad y hambre de piel, que tarde o temprano aprendimos a manejar. Y cuando parecía que las preocupaciones se habían aminorado y nos habíamos habituado al trabajo desde casa, las reuniones por Zoom y los almuerzos caseros, ahora es tiempo del retorno siguiendo las guías de acción de las autoridades.

Todos ya comenzamos a pensar en el regreso a las oficinas. Y aunque las reuniones cara a cara y la colaboración entre pares, están entre las situaciones que más extrañan los colaboradores, el retorno está generando una ola de emociones distintas. Así lo pude ver con dos de mis colaboradores, pues mientras Raúl se siente emocionado luego de tantos meses trabajando desde casa, Mónica está algo preocupada por todo lo que implica este nuevo cambio. Sea lo que sea, lo cierto es que el regreso a las oficinas está matizado de un factor emocional que, como líderes, es muy importante conocer y, en su caso, aminorar, para conseguir un exitoso regreso a las oficinas.

Es cierto que cada organización es diferente y tiene sus propias necesidades, y de igual manera cada uno de los colaboradores. Sin embargo, hay algunos pasos que puedes dar para que se sientan respaldados y seguros antes del regreso al lugar de trabajo.

Escucha a tus colaboradores y obtén información valiosa para guiar el retorno

Al igual que Mónica y Raúl, estoy seguro de que todos nuestros colaboradores están experimentando ciertas emociones en cuanto al regreso a la oficina, quizá haya hasta sentimientos encontrados. Conocer sus dudas, preocupaciones y expectativas te ayudará a delinear tu plan de retorno. Afortunadamente, a diferencia del cambio al esquema remoto, que tuvimos que llevar a cabo el año pasado; ahora tenemos más tiempo para lograr la transición.

Sé totalmente transparente y comunica la visión

Tal cual como sucedió durante el trabajo desde casa, la comunicación será esencial. No esperes para comunicar lo que estás planeando, hazlo si incluso tu información es limitada o básica, pues con la incertidumbre puedes generar ansiedad, estrés e inseguridad, y decir algo es mucho mejor que permanecer completamente en silencio. En este proceso, puedes apoyarte de tu equipo de liderazgo y desarrollar una estrategia para comunicar la visión en cascada a través de la organización. Quizá ahora no tengas todas las respuestas en la mente de tus colaboradores, pero ellos se sentirán considerados en el proceso de cambio.

Aprovecha para implementar cambios e innovaciones

COVID-19 nos dio la oportunidad de innovar la forma en que nuestros equipos de trabajo se desempeñaban. Y el hecho de que ellos estén de regreso a la oficina, no significa que debemos retornar a los viejos esquemas previos a la pandemia. Aprovecha para implementar cambios que beneficien a toda la organización y que den un nuevo entorno de trabajo. Por ejemplo, mantener las mejores prácticas, herramientas y procesos que ayudaron a tus colaboradores a seguir siendo productivos y eficientes en el trabajo desde casa. De hecho, algunos líderes de grandes empresas piensan que el regreso a la oficina es la oportunidad de inventar, colaborar y aprender en conjunto de manera más efectiva.

Asegúrate de ofrecer expectativas claras en cuanto a la forma de operar

Así como 2020 requirió que nuestros colaboradores cambiaran de lugar y se flexibilizaran para manejar nuevas herramientas y procesos, ahora es tiempo de poner sobre la mesa las nuevas normas que regirán el funcionamiento, procesos, herramientas, comunicación y responsabilidades. Mi sugerencia es dejar en claro lo que se espera de cada uno de ellos, pues de lo contrario, corren el riesgo de no cumplir los procesos o no lograr los objetivos. Como líderes necesitamos animar a nuestros colaboradores a identificarse con las expectativas del negocio, pero también a conseguir que sus propias expectativas puedan cumplirse en esta nueva transición.

Enfrenta la “nostalgia” de volver al pasado

Finalmente, te puedes encontrar con el deseo de tus colaboradores de volver a “la vida en la oficina” previo a la pandemia; o bien, de mantener algunas de las flexibilidades que se otorgaban durante el home office. De manera que será importante apoyar a tus colaboradores y recordarles que llevará tiempo incorporarse al cambio una vez que regresemos a la oficina.

Un año después de que COVID-19 llevara la oficina a nuestra casa, comenzamos a ver una “luz en el camino”. Y justo ahora que las condiciones han mejorado, los líderes de organizaciones comenzamos a planear cómo y cuánto traer a nuestros colaboradores de regreso a la oficina y cómo dar respuesta a sus dudas y preocupaciones.

Desde luego que las decisiones que tomemos como líderes, serán críticas para dar la pauta de cómo se hará el trabajo en el futuro, lo que sin duda impactará las relaciones internas, la conexión emocional con la empresa y el trabajo mismo. Así que deben tomarse muy en serio y detenidamente.

Este contenido apareció por primera vez en Alto Nivel.

Conoce más contenido del autor en Alto Nivel.

Liderazgo de pensamiento, el poder de compartir conocimiento

En las sociedades interconectadas de hoy, la creación, difusión, intercambio y utilización del conocimiento se ha convertido en el factor clave para impulsar la innovación y el espíritu empresarial, y para abordar los desafíos sociales, económicos y políticos comunes. En este panorama, los líderes juegan un papel importante para ayudar a compartir el conocimiento.

Los verdaderos líderes comunican sus ideas y conocimientos de forma libre y proactiva, inspirando a otros a mejorar lo que hacen y, a menudo, hacen que sucedan grandes cosas. Al compartir el conocimiento, enseñan a otros a ser más eficaces y menos dependientes, a la vez que se vuelven un recurso valioso y una autoridad para liderar las conversaciones que ocurren en su industria.

Si bien las ideas de cualquier líder pueden resultar significativas para otros, la mejor manera de potencializarlas es a través del liderazgo de pensamiento. ¿Qué es el liderazgo de pensamiento? De forma práctica, podemos decir que se trata de un tipo de marketing de contenidos en el que aprovechamos el talento, la experiencia y la pasión de una organización y sus líderes para responder, con ideas innovadoras y diferentes, a las interrogantes más importantes que tienen en mente nuestros stakeholders, sobre un tema en particular; y comunicar las ideas a través de los canales que éstos leen, ven y escuchan, así como en los formatos de contenido que les gusta consumir.

¿Cómo capitalizar las ideas y el conocimiento, a través del liderazgo de pensamiento, para impactar positivamente en las organizaciones? Aquí algunas respuestas:

Cuando se trata de resolver problemas, solo recurrimos a los expertos

En una sociedad saturada de información, las organizaciones requieren tener un diferenciador crucial. Un líder de pensamiento con gran experiencia e ideas nuevas es clave para marcar la diferencia y destacar a la organización como una experta que conoce su industria o área de especialización, y puede ayudar a resolver las necesidades apremiantes de las audiencias. Como líderes de pensamiento, los conocimientos que ofrezcamos serán muy valorados y tendrán una gran influencia en la toma de decisiones.

Si nuestra organización no se ve, no existe

Tener ideas frescas y perspectivas innovadoras no es suficiente para ser un líder de pensamiento y generar impacto en la sociedad; es necesario que esas ideas sean ampliamente visibles para que influyan. Para esto es necesario crear piezas de contenido de liderazgo de pensamiento que sean colocadas en medios ganados tradicionales y digitales enfocados a nuestra industria, que ayuden a construir una huella editorial con una larga vida útil. Además, podemos apoyarnos de otras tácticas como la participación en eventos de industria para ganar visibilidad.

Si no encuentran nuestra organización, tampoco existe

Además de dar visibilidad y crear una huella editorial longeva a través del contenido; si nuestros stakeholders no nos encuentran cuando nos necesiten, tampoco causaremos impacto. Optimizar todo el contenido de nuestra estrategia con herramientas SEO, tales como palabras clave alineadas a la intención de búsqueda y linkbuilding, maximizará las posibilidades de descubrimiento. Un liderazgo de pensamiento altamente visible y descubrible atrae a las audiencias y fortalece nuestra organización.

La credibilidad y confianza son la base del éxito

Al compartir información valiosa y útil a las audiencias interesadas, un líder de pensamiento genera credibilidad y confianza, elevar el perfil de su organización, crea autoridad y se posiciona como el mejor en su área. La credibilidad es la moneda para adquirir confianza, lograr que otros nos vean como un recurso confiable para tomar decisiones o alinearse a nuestra ideología. Los líderes de pensamiento ayudan a construir relaciones basadas en el contenido de valor; para que, cuando alguien busque soluciones o requiera una guía u orientación, nuestra organización esté al frente como una mano confiable a considerar.

Las personas quieren conectarse con personas, no con robots

Las distintas audiencias necesitan conocer a las personas que dirigen la empresa y por qué vale la pena confiar en ella. El liderazgo de pensamiento ayuda a dar un rostro humano a nuestra organización y a involucrar a los stakeholders en un nivel más profundo donde es posible lograr una comunicación más humana y bidireccional que genere conexiones sólidas y ayude a construir relaciones basadas en la credibilidad y la confianza. Y es que la mejor manera de conocer los desafíos de la audiencia, y compartir conocimiento de valor, es obteniendo respuestas profundas a través de conversaciones más directas.

El networking es crítico

La creación de redes (networking) es importante para mejorar el intercambio de conocimiento y expandir el alcance del mismo. Una estrategia de liderazgo de pensamiento también ayuda a generar conexiones que son necesarias para impulsar a una organización. Con recurrencia, los líderes de pensamiento toman parte en eventos relacionados con su expertise, lo que brinda la oportunidad de conocer a otros líderes y establecer relaciones con ellos.

El liderazgo de pensamiento es una forma poderosa de inspirar a otros tanto dentro como fuera de nuestra organización. Un gran líder de pensamiento inspira confianza y credibilidad; ofrece guías, consejos y soluciones a los principales problemas de la audiencia; a la vez que promueve a su organización y le otorga una ventaja competitiva.

Este contenido apareció por primera vez en Alto Nivel.

Conoce más contenido del autor en Alto Nivel.

Adapta tu liderazgo post COVID-19 con la comunicación correcta

COVID-19 ha representado un extraordinario desafío de adaptación que nadie esperaba. No solo provocó grandes cambios en la vida de las personas, también las organizaciones de todo el mundo demostraron una agilidad notable, cambiando sus modelos de negocio literalmente de la noche a la mañana.

Esta capacidad de toma de decisiones rápida y ágil dentro de las culturas empresariales será igual de importante durante la próxima fase de recuperación y en la llamada “nueva normalidad”. A medida que avanzamos en este periodo, los líderes del mañana deberán ser resilientes y aprovechar la oportunidad para revisar sus habilidades de comunicación y liderazgo.

De esta forma, las marcas podrán aprovechar su talento, experiencia y pasión para responder con autoridad a las principales dudas o preguntas de las audiencias, con el fin de impulsar el crecimiento del negocio. Recuerda que la forma en que se trate y se comunique con las audiencias, quedará grabada en sus recuerdos, y podrá afectar la reputación de las organizaciones para bien o para mal.

Por esta razón, te comparto algunas características del liderazgo estratégico y eficaz para la nueva normalidad:

Examina los mensajes clave

Los mensajes clave son el reflejo de la organización y tienen la misión de transmitir los beneficios de la propuesta de valor de la marca, además de generar recordación en la mente de los buyer personas. Con los cambios que experimentarán los negocios, necesitarás nuevos mensajes adecuados, sobre todo para adaptarte a la nueva actitud y comportamiento de tus clientes.

Tenemos la oportunidad de usar lo que aprendimos en los últimos meses para marcar el comienzo de una nueva y mejor normalidad. La clave para hacerlo, para ejercer un liderazgo resistente, es la capacidad de energizar a nuestros equipos mirando hacia afuera, imaginando un futuro exitoso y abrazando la confianza para llevarnos allí. Construir mensajes clave empáticos y asertivos, dará como beneficio una reputación positiva de la marca y abrirá la puerta a nuevos clientes, generando credibilidad y confianza frente a los stakeholders.

Fortalece la comunicación

Aunque el ritmo de vida se ha visto afectado de múltiples formas, los medios de comunicación no han parado el flujo constante de noticias, y ahora que la reactivación de empresas comienza a ser una realidad, los líderes volverán a ser una fuente de información importante. De manera que la C-Suite deberá estar preparada para transmitir eficazmente los nuevos mensajes de sus empresas y dar respuesta a las principales dudas sobre las prácticas en la nueva normalidad.

Sumado a lo anterior, todo indica que la comunicación con algunos de los stakeholders será un modelo híbrido, entre lo presencial y lo digital. Cuanto más preparado estés para transmitir tus ideas, más elevarás tu perfil en tu área de expertise. Después de analizar tus mensajes, toma en cuenta a tu mercado y a tus clientes, para definir los canales de comunicación que utilizarás dentro de tu comunicación integral de mercadotecnia; imprescindible para alcanzar a tus audiencias donde ahora estarán leyendo, viendo y escuchando tus mensajes en esta nueva normalidad.

Construye la confianza

Aunque la confianza parece un concepto abstracto y difícil de alcanzar, la realidad es que la confianza es la base de muchas actividades humanas. Es la razón por la cual la gente adquiere bienes y servicios específicos, y por la que los empresarios invierten en nuevos negocios. En el ámbito empresarial, la confianza es esencial para reafirmar las relaciones con los stakeholders, y producir resultados de crecimiento económico y de valor para los accionistas.

Durante la fase de recuperación, la confianza en los líderes inspirará a su audiencia a navegar a través de la incertidumbre. Por lo cual, se deben tomar en cuenta tres bases para construir un capital de liderazgo: ser auténtico, es decir, que las personas sepan que están interactuando con tu verdadero yo; tener un pensamiento lógico, o establecer expectativas claras con métricas claramente establecidas; y empatía, o demostrar que tus stakeholders realmente te importan. Cuanta más confianza se acumule entre los líderes y su público, se logran mejores resultados.

Como te podrás dar cuenta, la nueva normalidad requerirá la capacidad de adaptarse a los cambios para realizar ajustes en la forma de liderar las empresas y poder guiarlas eficazmente en esta transición. Los líderes tendrán que renovar sus mensajes y su comunicación hábilmente, con el objetivo de consolidar la confianza con sus stakeholders.

Este es un momento clave para comenzar a perfilar el camino hacia la recuperación. Ten presente la frase de Pablo Picasso: “La acción es la clave fundamental de todo éxito”, y comienza a prepararte para los retos de la nueva normalidad.  

Conoce más contenido del autor en Mundo Ejecutivo.