Archivo de la etiqueta: Comunicación

La fórmula infalible para tu estrategia de mensajería

La creatividad es muy útil en el desarrollo de una estrategia de marketing, pero no será suficiente si tus mensajes clave están fuera de lugar.

Una estrategia de mensajes es la base de todas las acciones de marketing y  cuando se ejecuta de manera consistente, la creatividad se convierte en la cereza del pastel.

Imagina que tu estrategia de mensajes clave es la receta para escribir y hablar sobre tu producto. Tus redactores siguen las instrucciones, mezclan los ingredientes de la estrategia del mensaje, sazonan con su creatividad y terminan con una gran historia sobre tu producto.

Una estrategia de mensaje incluye:

  • Una declaración de posicionamiento
  • Puntos de apoyo
  • Detalles para adaptar a la comunicación de tu plan de marketing

1. Define tu declaración de posicionamiento

Una declaración de posicionamiento es una oración breve que deja en claro lo que haces y por qué el público objetivo debe preocuparse lo suficiente como para querer saber más. Aquí hay algunos ejemplos de declaraciones de posicionamiento:

  • Automated Business Design ha creado el único software de reclutamiento y personal que necesitará.
  • Stowga es la herramienta definitiva para encontrar instantáneamente el mejor almacén para su negocio.

2. Profundiza en tu promesa de marca con puntos de apoyo

La reacción que debes obtener con tu declaración de posicionamiento es “¡Eso es interesante! ¿Cómo lo hace? Quiero saber más”. Tres o cuatro puntos de apoyoexplicarán cómo cumples la promesa que has hecho en tu declaración de posicionamiento, demuestran su veracidad y ayudan a desarrollar la historia de tu marca con más detalle.

Los puntos de apoyo también proporcionan una estructura para incluir especificaciones del producto en la estrategia de mensajes. Solo recuerda que necesitas probar cada afirmación que haces y profundizar en cada parte de tus declaraciones.

Aquí hay una declaración de posicionamiento que tiene dos puntos de apoyo que le dan más significado:

“Microsoft Forecaster es la forma rápida y asequible de obtener el control del presupuesto y la planificación”.

  1. En tan solo dos semanas, puede utilizar Microsoft Forecaster para acelerar sus procesos en curso para presupuestar y planificar” – Este punto de apoyo cuantifica “rápido”
  2. Puede adaptar Microsoft Forecaster para satisfacer sus necesidades de presupuesto y planificación sin romper su presupuesto” – Este punto comienza una discusión sobre una implementación “asequible”.

Como ves, los puntos de apoyo brindan la razón para creer la declaración de posicionamiento. Por ello, debes elegirlos con cuidado.

La declaración de posicionamiento se convierte en el tema central para la mayor parte de la comunicación de un plan de mercadotecnia, por eso debe ser importante, único y creíble antes de que la creatividad pueda marcar la diferencia.

Para que tu declaración de posicionamiento sea importante debe expresar un beneficio que resuelve un problema de tu público objetivo. Debe parecer inherentemente cierto y diferenciador- ningún otro competidor tiene la misma posición.

3. Fortalece tu marca con una propuesta de valor

Ninguna cantidad de creatividad será suficiente si tu declaración de posicionamiento no cumple con ninguno de estos criterios. Los compradores solo se preocupan por cómo tu producto soluciona sus problemas, y eso no puede resolverse con creatividad.

Por ejemplo, una compañía de software posiciona su producto en su sitio web con la declaración de posicionamiento: “Ejecuta como uno”; y aunque suena bien porque es interesante y atrayente, es solo una forma creativa de decir: “puede administrar todo su negocio con nuestra solución integral y accesible”.

“Ejecuta como uno” es lo que hace la compañía, pero no es un beneficio, ni es un problema urgente del cliente. Un mejor enfoque es decirle al público objetivo cuál es tu propuesta de valor y por qué deberían preocuparse por lo que ofrece tú marca.

Otro problema que la creatividad no puede solucionar: la falta de diferenciación. La parte del cerebro que toma decisiones está buscando razones para tomar una decisión rápida, según la ciencia del neuromarketing. Sin una diferencia clara, los compradores se confunden.

4. Prueba su usabilidad en la comunicación de marca

Además de los tres criterios anteriores, hay otra prueba que tu estrategia de mensaje debe pasar: la usabilidad. En otras palabras, los redactores deben poder utilizarlo en todas las comunicaciones de marca de tu plan de marketing:

Al probar tu estrategia de mensajes de varias maneras, estarás seguro de que tu declaración de posicionamiento se puede usar para toda la comunicación de tu plan de marketing, y que sus puntos de apoyo están completos. De esta manera, preparas el escenario para hablar con más detalle sobre tu producto.

Cuando tu estrategia de mensaje cumpla con los cuatro criterios: importante, único, creíble y utilizable, habrás creado una base sólida para todas tus comunicaciones de marketing.

Al final, la creatividad le dará más efectividad a tu plan de marketing y ayudará a posicionar tu producto en el mercado.

*Traducción y adaptación del artículo por el Equipo Consultor InfoSol, basado en: La fórmula que no puede fallar en la estrategia de mensajería de MarketingProfs.

Funcionalismo y Comunicación

A lo largo de la existencia humana, la comunicación ha sido necesaria e indispensable, y la misma se ha desarrollado a la par del ser humano. Su estudio se ha visto ante la problemática de la extensión, por lo que han surgido una gama de versiones diversas sobre lo que es la comunicación y su área de trabajo.

Por lo anterior, surgen diversas definiciones de acuerdo a las necesidades de cada tiempo, que tienen una base ideológica. En este caso la ideología es el funcionalismo.

La teoría funcionalista se enfoca en el estudio de los efectos de los medios masivos de comunicación, tomando como base a sus principales autores y destacando de sus teorías los elementos que ayuden a comprender los medios masivos con relación a la sociedad tanto desde su punto de vista individual como global.

Lo que caracteriza al funcionalismo es que para encontrar constantes en todas las sociedades y elaborar un conjunto de leyes generales que le den una teoría científica o un conjunto interrelacionado de leyes, elabora una serie de problemas funcionales comunes a toda sociedad con el supuesto que bajo la apariencia de una gran diversidad de conductas se ocultan los mismos problemas humanos.

Ahora bien, el sistema social no puede ser analizado desde un punto de vista estático, sino que también debe encontrarse su función, para su estudio dinámico. Llegando así a un análisis estructural-funcional.

Con esto, el funcionalismo queda como la corriente que nos servirá como base para el estudio de los medios masivos y su relación con la sociedad. Para poder comprender sus efectos, pero también ayudará en el estudio de los medios como institución de una manera detallada para comprender el porqué de dichos efectos con base en sus estructuras. Así, es necesario rescatar las características de los medios masivos:

  • Las masas requieren organizaciones formales complejas.
  • Los medios masivos se dirigen a públicos muy amplios.
  • Las comunicaciones masivas son públicas; es decir, su contenido está abierto a todos.
  • Público heterogéneo.
  • La relación Emisor – Público es impersonal.

Ahora bien, conociendo la importancia social que tienen los medios es necesario conocer su productividad aprovechando que llegan a un mayor número de personas y para esto se le asignan tres grandes funciones:

  • Educar
  • Informar
  • Entretener.

La efectividad de los medios masivos es una expresión que alude a la eficacia de los medios para alcanzar un objetivo dado y se puede aplicar al pasado, al presente o al futuro, pero siempre indica intencionalidad, con lo que se puede hablar de efectos, y al hablar de éstos nos referimos a lo que ya ha sucedido como consecuencia directa de la comunicación de masas, fuese o no pretendido.

Con esto aseguramos que los efectos de los medios de comunicación siempre conllevan al intento de establecer una relación entre el contenido del mensaje y los datos que son ajenos a los medios, y tenemos que el contenido de eso se presenta en formas que parecen tener mucha mayor constancia en el tiempo que otros fenómenos culturales.

Medios Masivos en el proceso socializador.

La socialización es el proceso de aprendizaje por el cual el individuo adopta actitudes y forma su personalidad mediante el contacto con los demás y de acuerdo a una sociedad determinada. Por ejemplo, la familia es el pilar del proceso socializador, porque es aquí donde surge la primera enseñanza de la vida social para poder llevar una vida en armonía con la sociedad. Como podría ser enseñar a saludar, a respetar a los mayores, entre otros pequeños eslabones que  forman la vida social.

Por otro lado, sabemos que la sociedad está en un continuo remodelamiento en su tipo social y donde a lo largo de la existencia de un individuo en determinado ambiente social se encuentra con elementos reforzadores, como lo son los medios masivos de comunicación. Éstos son lo que mayor importancia debido a su capacidad de abarcar a un mayor número de personas en menor tiempo, logrando con eso permitir a la sociedad facilitar el reforzamiento de normas sociales que lo requieran.

Por otra parte, debemos tener en cuenta que la característica funcionalista de los medios de comunicación se resume en dos grandes funciones sociales y una disfunción:

1.- Función de conferir prestigio: La posición social de personas, acciones o grupos se ve prestigiada y enaltecida cuando consigue atraer la atención favorable de los medios.

2.- Función de reforzar las normas sociales: Al dar publicidad a las conductas desviadas se acorta la distancia entre la moralidad pública y las actitudes privadas, ejerciendo presión para que se establezca una moral única.

3.- Disfunción narcotizante: Los medios disminuyen el tiempo dedicado a la acción organizada; el hombre “informado” tiende a considerarse participante, cuando en realidad no desarrolla acción alguna: conoce los problemas, pero no actúa para resolverlos.

Los medios masivos ocupan ahora el primer lugar en transmitir información, así el hombre es más dependiente de los efectos de comunicación social en la satisfacción de sus necesidades informativas, pero con esto no queremos decir que hayan desaparecido las formas directas y personales, y menos la influencia de éstas en el proceso formativo de la opinión. Los medios masivos cumplen funciones de estímulo – refuerzo de deformación e influencia según los casos y las intensidades manipuladoras, al mismo tiempo que son vehículos de control social.

Fuente: “La sociología, Aventura Dialéctica” Editorial Trillas; México 2009.

El nombre del juego es: Contenido

En plena era digital, las estrategias empresariales para provocar una mayor interacción entre una marca y sus clientes se han convertido en una de las prioridades para la gran mayoría de los sectores en el mercado, pues el auge de las redes sociales y la penetración de la comunicación 3.0 ha dejado claro que los consumidores buscan y desean algo más que comprar un producto o servicio, quieren soluciones.

Las empresas están virando sus estrategias hacia la construcción de una relación más íntima con sus consumidores por medio del contenido de valor.

Anteriormente conocer el pensamiento de la empresa y de su capitán era muy complicado, casi impensable, pero hoy, a través de la implementación de una Estrategia de Comunicación Owned Media (Medios propios como blogs, página web, medios sociales corporativos, whitepapers, entre otros) se puede permear de manera consistente los diferenciadores que integran su Propuesta de Valor. Pero, ¿cuál es la clave para lograr esa conexión entre la compañía y sus audiencias?

Hoy el nombre del juego es: Contenido. Es por eso que la frase de “El contenido es el rey” se ha vuelto en una máxima de la Comunicación Corporativa, ya que las empresas están virando sus estrategias hacia la construcción de una relación más íntima con sus consumidores, pero ¿cómo? Pues a través del contenido generado alrededor de sus propias marcas, que se traduce en un valor agregado y útil para los mismos usuarios.

Cuando se dice que el contenido es el rey es porque se tiene claro que este es esencial en las nuevas formas de comunicación. Sin embargo, primero se debe tener claro cómo se crea un contenido virtuoso y capaz de suscitar una interacción enriquecedora entre los protagonistas de cualquier proceso de negocio.

Un nuevo paradigma

Crear contenido para interactuar con las audiencias exige romper con los viejos paradigmas de negocio, ya que, en este sentido las marcas deben olvidar que se trata de vender productos o servicios. El contenido en plataformas digitales existe para generar branding y acercar la marca a los consumidores, escucharlos, entenderlos, conocerlos y, finalmente, satisfacerlos. De eso se trata, de ofrecer contenido para obtener una reacción y establecer un diálogo bidireccional.

Por ejemplo, cuando los Buyer Personas lee un blog corporativo está buscando contenido informativo, fresco, actual, relevante, valioso y  sin propósitos promocionales; lo que se traduce en la consulta de expertos, visionarios y referentes de su industria para contar con información de valor para su toma de decisiones

Capta la atención de tu audiencia

Y ya entrando en cómo lograrlo, es importante considerar que si el contenido es el rey, la forma más efectiva de potencializarlo es a través de elementos capaces de enganchar a los usuarios. Ya sea a través de palabras o imágenes, el objetivo es despertar el interés de los consumidores y captar su atención. En este punto es recomendable valerse de otros canales, como los medios sociales o los blogs, pues se trata de los medios ideales para el engagement y la interacción: son espacios donde los consumidores están al mismo nivel que las marcas, y eso les gusta.

Utilidad y valor

Una vez que se logra captar la atención y el interés de los consumidores, el contenido no debe decepcionar. El reto aquí es ofrecer una experiencia diferente a la publicidad y al punto de venta, pues se trata de dar a conocer un rostro distinto de la marca. Un contenido útil y con un valor significativo para los usuarios lo convertirá en un contenido compartible, capaz de darse a conocer en otros círculos y en otras plataformas. El potencial de penetración es invaluable e incalculable.

Call to action

Este es el punto donde se genera la interacción y la viralidad, debido a que el contenido debe ser un aliciente a la acción. Si bien el objetivo de generar contenido es acercar a las marcas con sus consumidores, el call to action (o llamado a la acción) es la consecuencia natural de un contenido virtuoso. Lanzar promociones, ofrecer beneficios o simplemente decirle al consumidor que él es lo más importante para la marca, son resultados de un call to action efectivo.

Hoy el nombre del juego es: Contenido

Los verbos son acción y los sustantivos son valor. Hacer una estrategia completa implica combinar todos los recursos disponibles para ofrecer una experiencia a sus Audiencias Objetivo, que, a final de cuentas, siempre será un beneficio para la empresa. Y si el contenido es el rey ¿quién es la reina? Eso lo sabremos en nuestra próxima entrega.

Una historia te ayuda a vender más

Show, don’t tell, -muestra, no digas- es un conocido adagio en la jerga de negocios que se refiere al hecho de que un buen ejemplo vale más que mil palabras. También se puede interpretar como el acto de mostrar en acción las bondades o atributos que pregona una persona, un producto o un servicio.

No debe mal entenderse. Decir es necesario. Mostrar es vital.

En la estrategia de mercadotecnia se debe tener claro que es a partir de lo que decimos que nuestro público crea una imagen en su mente respecto a lo que nuestras marcas representan. Al decir, expresamos nuestro deseo de lo que esperamos que nuestras audiencias piensen o sientan. Creamos expectativa.

“Innovación y confort a su alcance”, “liderazgo gracias a la tecnología”, “expertos en su futuro”, son sólo algunos ejemplos de lo que las marcas dicen de sí mismas. Sin embargo, como dice el viejo refrán, del dicho al hecho hay un gran trecho.

Los profesionales de mercadotecnia y en especial, los directores comerciales, tienen a su alcance dos poderosas herramientas de comunicación basadas en storytelling para dar el siguiente paso y mostrar cómo se cumplen o verifican las cualidades que dicen de su marca.

La primera es la de ofrecer experiencias, ya sean sensoriales / lúdicas o bien por medio de la narrativa. Una cadena de hoteles en lugar de decir que tiene las mejores instalaciones y que ha recibido premios y reconocimientos de su industria (y que probablemente para el viajero de negocios promedio sean desconocidas o irrelevantes) podría enfocar su mensaje en la experiencia que tienen sus huéspedes.

Otra herramienta muy valiosa son los Casos de Estudio. Estos pueden ser documentos escritos o multimedia que muestran los beneficios reales obtenidos por una organización al utilizar los productos o servicios de nuestra marca.

Los casos de estudio –también llamados de éxito- son muy efectivos porque involucran la imparcialidad de un tercero y enseñan cómo el asociarse con nuestra marca le ayudó a solucionar un desafío específico de negocios. Además los casos de estudio se pueden estructurar naturalmente como una historia: se plantea la situación original o problema, se mencionan las acciones y decisiones que se tomaron, para concluir luego con la solución o desenlace.

Muchos casos de estudio forman parte del brochure de la compañía. El director comercial puede encontrar muy útil esta herramienta de comunicación para apalancar sus presentaciones de ventas y cruzar esa línea que divide al dicho del hecho, show don’t tell.

Comunicación, entre las nuevas habilidades de los CFOs

Creer que las habilidades profesionales que hemos adquirido con el tiempo son suficientes para despeñarnos siempre y adecuadamente en nuestro cargo, es una idea totalmente errónea. Esto es algo que me confirmó Sergio, un antiguo compañero de trabajo a quien me encontré por casualidad mientras yo compraba una edición original, publicada en 1995, del famoso libro The Reengineering Revolution de Michael Hammer.

En varias ocasiones, Sergio y yo trabajamos juntos en asuntos de planeación, operación y diseño administrativo. Tenía rato de no saber de él; de hecho, me dijo que trabaja desde unas oficinas en Monterrey, de donde él, por cierto, es originario.

El rencuentro nos llevó a un restaurante de comida libanesa, la preferida de Sergio; desde luego que yo aún lo recordaba. ¡Cómo olvidar aquellas tardes en las que comíamos en la oficina mientras afinábamos algunos proyectos! Sergio solía ordenar a un restaurante que estaba a la vuelta de la esquina.

Hoy, él trabaja como Director de Finanzas de un corporativo acerero y se encontraba en la ciudad de México para recibir un taller de Vocería ante los Medios. “¿De verdad?, ¡qué bien Sergio!”, le dije.

Pues resulta que como Director de Finanzas, Sergio jamás imaginó que tomaría parte en conferencias de prensa, ni que sería asignado para atender algunas entrevistas con periodistas, sobre todo al tratarse de una compañía pública. “Héctor, me he dado cuenta que a los directores financieros, hoy no sólo se nos pide una sólida experiencia financiera, sino también otras habilidades y conocimientos antes impensables, como de management, de asuntos legales, incluso de marketing y comunicación”.

Más allá de los números

Así es, el mundo de los negocios está cambiando velozmente y con ello las habilidades y conocimientos de quienes están en los niveles de la organización, incluida la C-Suite. Este es el caso del Director de Finanzas (CFO), cuyo rol ha dejado de ser sólo “números, cuentas y balances financieros” y se ha extendido a una serie de habilidades que se han vuelto decisivas para desempeñar su puesto con éxito.

En su reporte “El Nuevo Rol de CFO”, KPMG señala que el actual escenario económico ha orillado a las empresas a transformar el perfil del Director de Finanzas para maximizar el crecimiento de ingresos y el rendimiento financiero, un asunto del que no han quedado fuera las empresas mexicanas, quienes también se están sumando a esta tendencia.

La consultora destaca que una de las nuevas habilidades requeridas en este nuevo rol son las de comunicación o relaciones públicas, ya que el CFO necesita venderse y convencer a los  stakeholders de la empresa sobre los aportes del negocio. Esta nueva habilidad hace que la función del CFO agregue valor al negocio y ayude a Dirección General.

Aquel que tenga a la palabra como un arma será el más fuerte, sólo hay que saber cómo utilizarla”. Demóstenes.

Entrenamiento en Medios para una comunicación excepcional

Sin duda que uno de los pilares para lograr una comunicación clara con todos los stakeholders de la compañía, es comunicar de manera clara y efectiva. Si bien es cierto que muchos CFO han enfocado sus habilidades de comunicación hacia el consejo de administración; también es cierto que hoy más que nunca se hace necesario que se conviertan en grandes comunicadores de la información financiera tanto hacia otras áreas dentro de su misma organización como hacia sus audiencias externas, incluidos los medios de comunicación.

También te puede interesar: Entrenamiento en Medios para Directivos

¿Cómo estar preparado para enfrentar este reto? Una de las formas para lograrlo es mediante un entrenamiento en medios, el cual brinda a los voceros los elementos, técnicas y habilidades necesarias para construir mensajes creíbles y sustentables que permitan potencializar los encuentros con los medios de comunicación y sus audiencias objetivo para convertirse en fuente de información confiable, accesible y empática.

¿Cómo puede ayudarte a comunicar estratégicamente los asuntos relacionados con la información financiera de tu compañía? Aquí algunas de las ventajas y beneficios que puedes obtener:

  • Enfocar tus ideas. Comunicar la información financiera no es tarea sencilla, sobre todo si también hay que explicar sus causas, consecuencias y oportunidades; así como alinearlas con los objetivos de negocio. Para ti podrán estar perfectamente claras, pero transmitir esas ideas clave para que los demás las hagan suyas, requiere reforzar habilidades de comunicación que ayuden a transformar el conocimiento en comunicación poderosa, significativa y de interés.
  • Construir y mejorar tu relación con áreas internas. Contar con buenas habilidades de vocería también te permite mantener bien informada a otras áreas cuyos procesos están relacionados estrechamente con Finanzas, como Legal y Contable, donde es esencial cumplir con cuestiones regulatorias, algunas de carácter crítico para el negocio. Al hacerlo eficazmente, lograrás una sinergia más productiva que no sólo se verá reflejada en una mejor relación entre tu área y el resto, sino sobre todo, hacia el exterior.
  • Hacer tus mensajes clave más claros y entendibles. Comunicar información financiera es sencillo cuando se hace entre pares; pero qué sucede cuando tienes que decirle lo mismo a otras audiencias, como a otras áreas de la empresa o representantes de medios de comunicación. Recuerda que no sólo se trata de explicar las cifras sino de insertarlas en un contexto donde hagan sentido para las audiencias. Hablar con un lenguaje más claro y sencillo, de acuerdo con tu tipo de audiencia, te ayudará a conseguir un mejor entendimiento de tus mensajes clave, te dará empatía ante tus audiencias y lograrás mayor involucramiento y aprobación de tus ideas.
  • Posicionar y dar mayor valor al área de Finanzas. El área de Finanzas es una de las más estratégicas para el negocio, ya que brinda “servicio” a todas las áreas internas, además de clientes y proveedores. Comunicarte eficazmente con todos ellos, destaca el verdadero valor de tu área y cómo puede ayudar a las demás a lograr sus objetivos.
  • Construir tu liderazgo. Cada vez más, los CFOs están siendo considerados como líderes en el entorno actual de negocios debido a la importancia de la información que manejan, su vinculación con los stakeholders y su rol en la toma de decisiones para el negocio. Al fortalecer tus habilidades de comunicación podrás transmitir la información de manera oportuna, clara y entendible, lo que te convertirá en un referente obligado para los asuntos relacionados con tu área.
  • Prepararte para la comunicación en tiempos de crisis. Definitivamente, varios de los riesgos empresariales que pueden generar una Crisis de Comunicación, están directamente relacionados con el CFO. Contar con buenas habilidades comunicativas, además de hacer una buena planificación, te ayudará a evitar un impacto negativo mayor y mantener la buena reputación de tu compañía.

Asumir el nuevo rol que las empresas requieren de los Directores de Finanzas, ya no es una elección sino una necesidad, y como diría Sergio, se trata de una gran oportunidad de desarrollar tu potencial y mirar hacia otros horizontes donde tus capacidades pueden transformar el conocimiento en comunicación poderosa y servir de punta de lanza para convertirte en una fuente de valor para tu negocio.

Una frase célebre de Demóstenes, uno de los oradores más reconocidos de la historia, dice: “Aquel que tenga a la palabra como un arma será el más fuerte, sólo hay que saber cómo utilizarla”. Así que fortalecer tus habilidades de comunicación, construye una percepción positiva ante sus audiencias objetivo y conviértete en el CFO que tu compañía está esperando.

Prevé y sortea una crisis ¡en 6 pasos!

Existen muchas organizaciones que aún creen que las crisis son eventos inusuales y que rara vez ocurren en las empresas. Ésta es quizá, la principal razón por la que muchas de ellas consideran que no es apremiante estar preparadas para enfrentar una contingencia.

La realidad es que esto no sucede así. La experiencia ha demostrado que ninguna organización está exenta de sufrir una situación en el que se vea amenazado su personal, sus propiedades, sus procesos o se dañe su reputación. Nadie quiere pensar en ello, pero lamentablemente, las crisis llegan y siempre hay que estar preparados para saber qué hacer y, sobre todo, qué decir.

Hoy, a causa del boom de los medios digitales y las redes sociales, se nos demanda una respuesta más ágil ante una Crisis. Las Crisis de Comunicación no sólo son perjudiciales para las organizaciones, como siempre ha sucedido, sino que además, gracias a las redes sociales, estos eventos pueden resultar más que devastadores debido a la velocidad con la que viaja la información.

Bien lo decía el escritor y guionista inglés Douglas Adams: “Nada viaja más rápido que la luz, excepto las malas noticias”, por lo que al no poder evitar una crisis pero sí prevenir y disminuir el impacto negativo tanto interna como externamente, se pueden seguir los siguientes pasos para mantenerse alerta y evitar que ciertas situaciones se conviertan en Crisis de Comunicación:

  1. Identifica riesgos: Junto con tu equipo, analiza tu organización a fin de identificar las situaciones y procesos vulnerables; de esta forma, puedes tener un control de las Crisis potenciales que pueden ocurrir. La evaluación debe conducir a la creación de un plan de Recuperación y Comunicación que les facilite enfrentar cualquier eventualidad, desde la falla de un producto/servicio, un apagón, hasta un incendio. Como resultado, las compañías que están mejor preparadas para enfrentar una contingencia generan acciones preventivas para crear Goodwill ante sus stakeholders y durante el transcurso de la Crisis tomar decisiones estratégicas para reducir su impacto.
  2. Identifica y conoce a tus audiencias: Conoce a los stakeholders que son importantes para tu organización y enlístalos por prioridad. Asimismo, planea los mensajes clave que cada uno debe de recibir en caso de crisis y de qué forma se les hará llegar. Contar con una estrategia en tus medios propios como página web, micrositio de la crisis, blog corporativo y redes sociales, facilitará la forma en que se comunica el desarrollo de la contingencia en tiempo real, así como abrir la comunicación para responder dudas y dar certeza a las audiencias sobre lo sucedido.
  3. Crea tu equipo de Crisis de Comunicación: Idealmente, el equipo de crisis de tu organización debe estar liderado por el CEO o director general, el área de Comunicación y Relaciones Públicas, y por quienes tienen a su cargo los asuntos legales. Este grupo multidisciplinario podrá elaborar los planes desde la perspectiva de comunicación y legal para enfrentar cualquier contingencia.
  4. Identifica y entrena a tus voceros: En una crisis, es de vital importancia que sólo los voceros autorizados se pronuncien en relación al tema, haya una postura oficial y se comunique el plan de acción y resultados de manera clara y concisa. Indudablemente, esto demanda un esfuerzo previo para reconocer las habilidades de nuestros ejecutivos y entrenarlos para que sepan responder adecuadamente en el momento de dirigirse a sus stakeholders.
  5. Transforma la información en inteligencia competitiva: La información es poder; pero cuando la misma es analizada, se convierte en inteligencia, la cual es un componente esencial para la prevención y Manejo de Crisis. Conoce a diario lo que se dice de tu empresa en los medios de comunicación y redes sociales, así como la forma en cómo la perciben sus audiencias, permitiendo identificar temas sensibles que pueden detonar en crisis.
  6. Desarrolla un manual de Manejo de Crisis: Los cinco puntos anteriores te dan la información para crear un Manual para la gestión de Crisis de Comunicación, un documento que tú y el equipo de crisis deben conocer a la perfección. Allí podrán detallar las estrategias y tácticas a seguir, sus mensajes clave, sus voceros y cómo y quién informará a sus stakeholders. Además, deben actualizarlo conforme surja nueva información para evaluar el daño, aplicar el aprendizaje y ejecutar las mejores prácticas en futuras contingencias.

La mayor parte estos pasos son básicos y, por tanto, no son difíciles de llevar a cabo; sin embargo, sí requieren de un trabajo previo y constante a fin de reducir el impacto negativo que una crisis puede ocasionar a tu organización.

Así como se recomienda que una persona haga ejercicio, tenga una dieta balanceada y vaya al médico periódicamente para detectar alguna enfermedad y darle el tratamiento adecuado; la prevención y contar con las guías de acción ante  una contingencia dentro de su empresa hará la diferencia entre sortear la tempestad o hundirse en el océano.  No dejes a la suerte el futuro de tu compañía y establece un plan anticrisis para que la lluvia no se vuelva tempestad.

Mejores Prácticas que los CEOs deben considerar en la construcción de una buena imagen

Cómo construir el Cielo Corporativo

Dada la importancia que tiene la simbiosis entre un CEO y su marca y de los peores hábitos que pueden llevarlo al infierno corporativo, es importante destacar algunas de las virtudes y mejores prácticas del líder que asume ser el principal responsable de construir el “cielo” de una empresa.

Tener una actitud y mente abiertas es fundamental, ya que un líder receptivo siempre estará dispuesto a escuchar, aprender y mejorar a partir de la interacción con sus empleados, colegas y sobre todo con sus clientes.

Renovarse o morir, así reza una de las máximas de vida y de negocios. Para un capitán no es la excepción. Nuevas ideas, nuevos retos y nuevas metas son las constantes motivaciones del Director General moderno, y justo es la pasión y coraje lo que lo llevará a conseguir esos objetivos; el contagio será un simple trámite. De arriba hacia abajo se permea la pasión por el oficio y la profesión para que toda la organización lo proyecte hacia afuera.

Un eterno aprendizaje es una de las enseñanzas monumentales de los grandes líderes en cualquier sector. Ver una oportunidad donde otros ven una dificultad es una facultad que no todos tienen. Cuando se hace la analogía de construir el cielo para no caer en el infierno, nos referimos a la capacidad de un CEO para siempre ver la forma de guiar a una empresa hacia el camino correcto y positivo; en este sentido, el líder que es capaz de aprender, es aquel que cualquier empresa desearía.

La comunicación, en este afán, supone ser el eje rector de toda una organización, de tal manera que un CEO que vive de las relaciones no puede darse el lujo de no saber comunicarse. Pero no sólo se trata de saber hacer networking, sino de comunicar, también, hacia dentro, la misión, la visión y sobre todo, los valores que una marca desea ponderar en cada uno de sus empleados. En este punto, la responsabilidad sí recae completamente en la cabeza del grupo.

Nuevas ideas, nuevos retos y nuevas metas son las constantes motivaciones del Director General moderno, y justo es la pasión y coraje lo que lo llevará a conseguir esos objetivos.

Una vez que se tiene claro que la comunicación será la base para transmitir la Promesa de Marca a sus Stakeholders, la motivación será un factor fundamental para construir el anhelado cielo de una empresa.

Nuevas ideas, nuevos retos y nuevas metas son las constantes motivaciones del Director General moderno;  el contagio será un simple trámite.

Aquí hay que tener mucho cuidado, ya que no se trata solamente de ofrecer recompensas por un trabajo bien hecho (hasta cierto punto, un buen trabajo es obligación de cada empleado). Se trata de buscar y provocar un bienestar emocional, y esto se logra desde preguntar “¿cómo estás?” hasta involucrarse en sus necesidades relacionadas con su trabajo, de tal manera que pueda lograrse una motivación global y contagiosa.

Recordemos que, aunque cada uno tiene objetivos personales distintos, al estar en la misma empresa se comparte una misma meta y cada esfuerzo se hace en pro de conseguir sus objetivos de negocio. Esto se ve reflejado en una de las frases escritas por el novelista francés Alejandro Dumas en su obra Los tres mosqueteros: “Uno para todos, todos para uno”.

Tener los ojos bien abiertos es justo donde se ve la madera de la que está hecho un gran líder. Esos pequeños aspectos donde se puede filtrar un mal funcionamiento suelen pasar desapercibidos para el común de las personas, pero no para el capitán, capaz de notar hasta el más mínimo detalle.

La imagen en Relaciones Públicas es la sal del oficio. Pero no se trata de vestir bien o combinar camisas con corbatas. Se trata de proyectar la personalidad de una empresa en la vestimenta, el vocabulario, el lenguaje no verbal y hasta la forma de caminar y sonreír. El discurso de un CEO debe ser el de toda una empresa. Una gran responsabilidad que, sin duda, no es fácil de llevar a cabo.

Y así llegamos al valor por excelencia: el respeto. No importa si se trata de una relación laboral, familiar o personal, si no hay respeto difícilmente se puede lograr algo bueno. Si hablamos de un Director General o de toda una empresa, las relaciones y la comunicación deberán tener como base este valor, el cual implica reconocer cuando los empleados realizan bien su trabajo o retroalimentar sus áreas de mejora y oportunidad, invertir en el desarrollo y capacitación del capital humano, así como compensarlos adecuadamente en relación con sus responsabilidades.

Más que una característica del líder de un corporativo, el respeto implica ser asumido como un reto de vida. Así que conociendo la manera en que un CEO debe relacionarse para comunicar a todos sus Stakeholders la Promesa de la Marca, evalúe: ¿ya está preparado para construir el cielo y vivir en el paraíso?

Prácticas que los CEOs deben evitar para no dañar la reputación de su marca

El Infierno Corporativo existe ¡evítalo!

Contar con un CEO que encarne a la perfección la imagen y personalidad de una empresa no es algo necesariamente sencillo, pues no todos los empleados de una organización cuentan con las aptitudes y actitudes para llenar el puesto. Quienes han padecido la falta de esta figura emblemática lo sabrán y quienes cuenten con uno realmente capacitado seguramente lo valorarán.

El caso es que no es suficiente contar con un CEO que se ha ganado el puesto a pulso y sea capaz de satisfacer las exigencias de los accionistas. El reto ahora es mantenerse en la cima de una organización y saber comunicar los valores de una empresa hacia abajo en la escala piramidal y hacia afuera a sus Audiencias Objetivo; sin embargo, hay ciertas prácticas que representan algunos de los pecados que cientos de Directores Generales pueden cometer.

Pensar en Ventas antes que en Comunicación. Una práctica tan común que en muchos casos podría parecer algo natural de las empresas pero en realidad se trata de un error. La comunicación debe fungir como el eje rector de todos los procesos de negocio, ya que las negociaciones, relaciones, indicaciones y hasta órdenes son actos comunicativos, los cuales serán efectivos en tanto sean mejor comunicados. Las ventas son consecuencia de comunicar adecuadamente la Promesa de Marca.

La comunicación: eje rector de todos los procesos de negocio,  efectivos en tanto sean mejor comunicados.

“Yo lo sé todo”. ¿Cuántas veces un Director General ha marcado el declive de su carrera –y la reputación de su empresa– por asumir esta postura? Un profesional de cualquier sector, en cualquier parte del mundo, debe saber y asumir que no lo sabe todo y su actitud debe ser abierta y receptiva a los demás miembros de su equipo, pues la preparación y el conocimiento nunca se agotan.

Creerse insustituible. Si bien la figura del capitán es fundamental en cualquier organigrama, la experiencia ha dictado que nadie es indispensable, por lo que asumir una postura de sentirse esencial es otro de los grandes pecados que puede cometer. En la medida que el líder de una empresa asuma su rol y su responsabilidad como un engrane muy importante, mas no imprescindible, su razón de ser y la estabilidad de la institución se fortalecerán.

“Yo mando”. Ordenar no es lo mismo que delegar o dirigir. Otro de los grandes pecados del CEO moderno está en la forma de delegar el trabajo, ya que en muchas ocasiones se confunde la autoridad con el poder; de tal manera que para sentirse “el jefe” se cae en el error de sólo dar órdenes y no de delegar responsabilidad o plantear alternativas para ejecutar o corregir los procesos.

Ser un jefe de escritorio. Este es otro de los grandes males de la industria en estos tiempos, ya que a pesar de contar con las virtudes que se necesitan para ser el Director General de una empresa, existen casos donde el líder resulta ser un gran estratega y su visión le permite imaginar planes realmente poderosos, pero no tiene ni la disposición ni la capacidad para ejecutar sus propias estrategias.

Decir sin hacer. Probablemente muchos CEOs se verán reflejados en este pecado relacionado con “el ejemplo”, ya que por muchas indicaciones, órdenes, recomendaciones o hasta sanciones, mientras no se predique con el ejemplo su imagen y la de toda una organización serán incongruentes.

En este sector, aludir a una falsa familiaridad con los clientes, medios de comunicación o colegas es el pan de cada día. Y es que no se trata de hablarles de “tú” o de “usted”, sino de tener presente que se trata de una relación de negocios y se representa a toda una corporación que exige un trato profesional, y la cordialidad no debe confundirse con “amistad”. Ojo, no se condena la amistad, sino mezclarla y hasta pretender utilizarla para sacar ventaja de una relación estrictamente laboral.

La comunicación debe fungir como el eje rector de todos los procesos de negocio, ya que las negociaciones, relaciones, indicaciones y hasta órdenes son actos comunicativos.

Es por eso que un CEO que no entiende que su comportamiento incide en la reputación de la marca, las cosas no marcharán de la mejor manera para la empresa. Por ejemplo, disciplina, carisma, autoridad y respeto son algunas de las cualidades que podrían resarcir los daños ocasionados por los pecados citados, además de contar con herramientas que le permitan ser un líder que inspire a todos sus Stakeholders a situarlo a él y por ende, a la marca, como un referente en los negocios.

El infierno corporativo es un lugar que existe y que ninguna marca quiere visitar y aunque siempre habrá forma de salir de la crisis y los tiempos difíciles, lograrlo puede ser de titanes; así que una vez más, prevenir siempre será preferible que lamentar.