Archivo de la etiqueta: Diferenciadores

5 puntos básicos para crear o replantear una Propuesta de Valor

Una constante significativa durante el tiempo que he tenido la oportunidad de asesorar a varias compañías a delinear y llevar a cabo sus estrategias de Marketing, es que muchos CEOs establecen, comúnmente, como cimiento de su negocio, una serie de tácticas enfocadas al desarrollo de productos, fortalecimiento del equipo de ventas, investigación, etcétera; pero han dejado de lado la creación y desarrollo de una Propuesta de Valor que les ayude a construir, antes que todo, el camino estratégico que deben seguir para alcanzar el éxito en el mercado.

¿Por qué es importante definir y tener bien identificada nuestra Propuesta de Valor? Porque gracias a ello es posible tener en claro el rumbo que debe seguir nuestra compañía y nuestra marca. Así, cada paso y cada estrategia se llevarán a cabo pensando en determinados diferenciadores del negocio, ventajas competitivas, beneficios al cliente, etc., en fin, todo aquello que haya sido definido previamente en la Propuesta de Valor.

¿A qué nos referimos exactamente con Propuesta de Valor? Para responder esta interrogante primero hay que dejar en claro que este concepto no se refiere a los meros productos o servicios que vende nuestra compañía; más bien, a la oferta que hace nuestro negocio y que sólo él puede ofrecer. Conocemos cuál es nuestra Propuesta de Valor cuando tenemos en claro qué es lo que realmente nuestro negocio está ofreciendo a nuestros clientes, y que lo hace diferente, especial y atractivo; es decir, lo que hará que tengamos siempre su preferencia.

La Propuesta de Valor no se restringe a la relación con sus clientes. Está totalmente vinculada con lo que promete a todos sus Stakeholders.

No obstante, la Propuesta de Valor de una compañía y de su marca no se restringe a la relación con sus clientes, sino más bien, está totalmente vinculada con lo que promete a todos sus Stakeholders, ya sea hacia dentro o hacia fuera de la organización. Y desde luego que no son sólo palabras que se dicen en una reunión u oraciones que se escriben en un papel, se trata de toda una forma de pensamiento consecuente con cada una de las acciones.

¿Tienes definida y conoces la Propuesta de Valor de tu negocio?

No solamente los nuevos CEOs o Directores Generales se topan con que no conocen con certeza la Propuesta de Valor de su compañía, también algunos de ellos con tiempo en el cargo, llegan a enfrentar esta situación. Muchos ejecutivos al frente de organizaciones de todos tamaños, trabajan a marchas forzadas buscando de una u otra manera conseguir la fidelidad de sus clientes para mantenerse en el mercado, sin saber que todo ese “viacrucis” lo podrían evitar si tuvieran bien definido el valor real y la promesa que su marca o compañía hace a sus clientes.

Por esta razón, me he dado a la tarea de exponer 5 puntos básicos que todo CEO debe considerar al momento de crear o replantear una Propuesta de Valor que ayude a determinar cómo llegar a los clientes y construir su confianza en la oferta de nuestra compañía.

1. Conoce a tus Stakeholders

¿Sabes con quién se relaciona tu compañía? El primer paso es identificar a todos los Stakeholders vinculados con tu negocio y definir sus gustos y preferencias. Es buena idea tener una descripción cuantitativa y cualitativa de ellos, pues eso ayudará a pensar, en forma concreta, si nuestra oferta satisface demandas reales. Considera, también, qué segmentos del mercado utilizarán tu producto o servicio, averigua cómo tus consumidores percibirán los beneficios de tu marca y qué tanto puedes diferenciar tus productos de los de otras marcas similares.

2. Satisface necesidades y resuelve problemas

¿Sabes qué problemas o necesidades resuelve la oferta de tu compañía? Considera las formas específicas de cómo tus productos o servicios satisfacen las necesidades de tus clientes, ya que los consumidores siempre buscan y prefieren aquéllos que proporcionan una solución a determinado problema, ya sea de índole financiera, técnica, salud, transporte, etcétera. Hay que colocarse del lado del cliente y entender cómo nuestra oferta puede brindar beneficios y dar respuesta a sus necesidades. Esto es un factor crítico al momento de definir o replantear nuestra Propuesta de Valor, pues hará destacar las ventajas competitivas de nuestra marca.

3. Analiza tus procesos de trabajo

¿Sabes que Core Process –combinación de tecnología y capital humano- utiliza tu organización? Existen muchas formas de poder hacer lo mismo, y cada metodología implica la combinación de tecnología, distintas herramientas, desarrollo con la aplicación de diversas capacidades físicas e intelectuales, e incluso, distintas formas de pensamiento. Una misma necesidad o problema puede resolverse de varias formas; sin embargo, hay determinantes que hacen la diferencia, como menor uso de recursos, menores costos, tiempos menos prolongados, entre otros. Precisamente allí, puedes definir o descubrir tu Propuesta de Valor.

4. Piensa en la forma de vincularte con tus Stakeholders

¿Sabes cómo se relaciona tu compañía con sus públicos? Al igual que existen diversas formas de trabajo para llegar a un objetivo; igualmente sucede con las maneras de relacionarse y crear vínculos. Por ello, hay que tener en claro cómo nuestra organización construye relaciones con sus Stakeholders. Algunas compañías, y sus marcas, son más tradicionalistas que otras, otras más personalizadas, unas más son divertidas mientras otras son más formales y meticulosas, otras más son muy atentas a sus vínculos con la sociedad, etcétera.

5. Conoce a tu competencia

¿Sabes quién más vende lo mismo que tu compañía y puede hacer una oferta similar a tus clientes potenciales e, incluso, quedarse con los tuyos? Siempre hay que tener presente que no somos los únicos en el mercado; y aunque en algunos sectores la competencia es menos fuerte, de cualquier forma representa un panorama competitivo en el que debemos hacer destacar nuestra marca. Así que hay que asegurarse de saber quiénes son nuestros competidores y conocer sus diferenciadores o ventajas competitivas.

Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente

Coco Chanel

Sin duda que contar con una Propuesta de Valor clara y precisa es importante para establecer cuáles son los atributos por los que nuestra marca o compañía quiere ser reconocida por sus Stakeholders, ser modelo a seguir en su industria y competir exitosamente en el mercado. No debemos olvidar que las marcas y compañías con buena reputación son precisamente aquellas que cumplen a sus Stakeholders todo lo que prometen en su Propuesta de Valor.

Una frase célebre de la diseñadora francesa Coco Chanel, dice: “Para ser irremplazable, uno debe buscar siempre ser diferente”; y yo le agregaría: “conocer lo que nos hace diferentes nos ayuda a encontrar nuestra Propuesta de Valor”. Hoy, en el actual entorno de negocios, los altos ejecutivos tienen que idear formas de destacar a sus compañías y posicionarse en el mercado, algo que únicamente podrán conseguir al articular y comunicar una Propuesta de Valor única.

6 elementos para capitalizar tus diferenciadores

La clave del éxito de una marca es su diferencia respecto a la competencia, reflexiona sobre estos 6 elementos para competir con tus diferenciadores.

Competir en el actual entorno de negocios se ha vuelto un dolor de cabeza para los CEOs de todas partes del mundo, porque permanecer en el gusto de los consumidores, atender sus necesidades, generar nuevos productos y servicios, aumentar la rentabilidad e ir por delante de la competencia requiere de grandes ideas y constantes esfuerzos que no todos saben capitalizar perfectamente.

En alguna ocasión tuve la oportunidad de asistir a un foro de negocios en el que pude darme cuenta que existen muchas inquietudes respecto a cómo hacer que las compañías, sin importar la industria a la que pertenezcan, puedan generar diferenciadores que les otorguen una ventaja competitiva en el mercado; y más aun considerando que los consumidores son cada día más exigentes y la competencia cada vez más agresiva.

Llamó mi atención el comentario de un CEO joven, quien narró cómo después de un largo período, él y sus socios creían haber creado un producto totalmente innovador con el que pensaban, podrían arrebatarles una buena “rebanada del pastel” tanto a sus competidores pequeños como grandes. Sin embargo, se llevaron una gran sorpresa cuando, a casi un mes del lanzamiento, la competencia apareció con un producto semejante, que hacía pensar que cualquiera de los dos le había copiado al otro.

¿Qué hacer? ¿Todo está acabado? ¿Cómo crear  y mantener un diferenciador cuando, frente a los consumidores, los productos son casi idénticos? Pues sí, hay mucho por hacer, porque aún existen otros diferenciadores implícitos que la competencia de tu marca no puede copiar y que puedes resaltar. ¿Cuáles? La cultura organizacional, el capital intelectual, los programas, los activos y muchos otros valores que pueden ser utilizados como diferenciadores de marca.

“No es lo que tú tienes, sino como usas lo que tienes lo que marca la diferencia”; Zig Ziglar.

Sea o no el caso, como CEO es importante que conozcas algunos elementos que se pueden capitalizar como diferenciadores de tu negocio, y que incluidos en una buena estrategia te ayudarán a colocarte un paso delante de la competencia:

Impulsa la innovación. La mayoría de las compañías quieren ser conocidas por ser innovadoras y ser las primeras en ofrecer productos y servicios que realmente marquen la diferencia frente a su competencia. Ser una compañía innovadora es uno de los valores empresariales que más deben de fomentar los CEOs en sus organizaciones.

De acuerdo con un estudio de PwC, alrededor del 87% de los CEOs a nivel mundial ven la innovación como una prioridad fundamental para sus empresas; pero no sólo eso, sino que además, ellos mismos se consideran factor clave, ya que se ven a sí mismos como “líderes” (37%) o “visionarios” (34%) para impulsar los proyectos de innovación.

¿Dónde innovar? La innovación no sólo debe ser aplicada en los productos y servicios, sino también en los modelos de negocio, infraestructura tecnológica, cultura organizacional, etcétera.

Preocúpate por tus clientes. Es un hecho casi incuestionable la importancia que tiene para cualquier negocio mantener a sus clientes satisfechos; tal es así que muchas organizaciones colocan primero al consumidor como parte de su promesa de marca, con lo cual han conseguido crear la lealtad del cliente; hecho esencial para el éxito de cualquier negocio. Para esta labor, el CEO debe de saber, sobre todo, que es fundamental comunicar y ofrecer información a sus colaboradores acerca de cómo el cliente debe ser tratado por todos y cada uno de quienes laboran en la organización a fin de crear una filosofía interna en la que el cliente sea bien valorado.

Cuando una organización es capaz de comunicar al exterior esta cultura centrada en el cliente, no sólo se consigue la fidelidad en los productos y servicios, sino también que los clientes sientan que hay alguien que se preocupa por ellos.

Atrae y retén al mejor talento. De acuerdo con un estudio realizado por la consultora Deloitte, el desarrollo de talento humano es una tendencia a la alza en México y en todo el mundo debido a que representa una oportunidad para el crecimiento de los negocios.

Hoy, los CEOs se han dado cuenta de que los equipos que trabajan bien y generan buenos resultados pueden convertirse en un diferenciador del negocio, por lo que es trascendental desarrollar y fortalecer a tus colaboradores, si no se cuenta con los recursos económicos suficientes para hacerlo externamente, por lo menos desarrolla a tus equipos internamente para asegurar su participación y compromiso en la organización.

También te puede interesar: La importancia de desarrollar nuevas competencias

Sin duda que los CEOs deben de trabajar de manera muy estrecha con sus gerentes de Recursos Humanos, y verlos como sus mejores aliados estratégicos en esta área, a fin de conseguir que la atracción y retención del mejor talento se convierta en una ventaja competitiva.

Desarrolla programas de Responsabilidad Social y Cuidado del Medio Ambiente. Muchas organizaciones han desplegado planes y programas en esta materia. De acuerdo con Michael Porter, profesor de la Harvard Business School y autoridad global reconocida en temas de estrategia de empresa, desarrollo económico de naciones y regiones, la Responsabilidad Social Empresarial implica el cumplimiento de las normas de la comunidad (éticas y jurídicas), actividades con la ciudadanía (las empresas buscan ser buenos ciudadanos corporativos) y la sostenibilidad.

Es por ello que los CEOs, principalmente, deben promover y liderar los esfuerzos para la creación constante de valor en la comunidad en la que se desenvuelve, generar una buena imagen y sustentar una reputación positiva ante sus Stakeholders, lo cual definitivamente puede marcar la diferencia.

Conviértete en un visionario de la industria. Aunque se piense lo contrario, los CEOs son entes inseparables de las marcas de la compañía, y las audiencias lo perciben como un elemento clave diferenciador de la marca. Por este motivo, es importante que el CEO se haga totalmente visible, que aparezca en radio, TV, medios tradicionales –impresos y online-, escriba tweets, postee en Facebook y hable en todos los eventos posibles.

Un CEO que sea en sí mismo un diferenciador para su negocio, debe tener una historia personal de éxito en los negocios y una mente visionaria, pues de lo contrario, tus clientes no creerán lo que dices y escribes, ni mucho menos comprarán los productos o servicios de la compañía ni harán negocios con la misma.

Comunica los diferenciadores. Luego de que se ha decidido qué estrategias se implementarán para diferenciarse de la competencia y las has comenzado a implementar, utiliza todas tus herramientas de comunicación y marketing para informar los diferenciadores. Y en esta gran responsabilidad, nadie como el CEO, principal vocero de la compañía, para transmitir de forma efectiva los mensajes correctos en los canales adecuados.

¿Cuáles pueden ser tus diferenciadores a comunicar? La calidad de los productos o servicios, los valores organizacionales, el modelo de negocio, el talento humano, etcétera; cualquier elemento que consideres puede marcar, de manera positiva, una diferencia frente a tus competidores.

En distintas ocasiones, muchos CEOs creen que sus negocios no tienen algo que los haga únicos; sin embargo, sólo necesitan observar detalladamente a su alrededor para darse cuenta que tienen activos tangibles e intangibles que sencillamente nadie puede copiar o no son tan sencillos de replicar y deben aprender a capitalizarlos para diferenciarse de su competencia y crear fuertes vínculos con su audiencia.

Una frase célebre del famoso consultor y trainer de ventas Zig Ziglar, dice: “No es lo que tú tienes, sino como usas lo que tienes lo que marca la diferencia”; así que no hay duda de que el rol del CEO es determinante para identificar los diferenciadores y utilizarlos para conducir a su compañía hacia el éxito, continúa tu lectura y conoce lo que todo CEO debe saber para ser referente en los negocios.