Archivo de la etiqueta: Innovación

InfoSol, en el top 10 de las agencias de RP en México

Por cuarto año consecutivo, InfoSol, agencia de relaciones públicas inteligentes, se colocó en el Top 10 de agencias de relaciones públicas en México, de acuerdo con el Ranking de Agencias de Relaciones Públicas 2019, elaborado por el Departamento de Investigación de la revista Merca2.0.

Héctor Meza, Director General de InfoSol señala: “Nos sentimos orgullosos y contentos de estar ubicados entre las diez agencias de relaciones públicas en México; a final de cuentas, esto es el resultado de los constantes esfuerzos de todo el equipo InfoSol”.

Las relaciones públicas digitales permiten rastrear el retorno de inversión y son altamente medibles dando a conocer qué iniciativas deben continuar, descontinuar, mejorar o cambiarse. KPIs esenciales como la cantidad y calidad de la cobertura ganada, interacciones (engagement) o el tráfico al sitio web hoy pueden demostrarse.

A través de herramientas propias y fuentes de terceros, así como el talento humano, InfoSol lleva a cabo un análisis profundo y segmentado para seleccionar los KPIs esenciales para la estrategia de cada uno de sus clientes. Esto totalmente alineado a demostrar la contribución de las acciones de comunicación para lograr los objetivos del negocio.

“Con este análisis; las distintas métricas, tales como el tráfico web, tasa de clics o el alcance en redes sociales, se ponen en acción, toman sentido y adquieren valor de negocio para nuestros clientes”, expone Héctor Meza. “Así, podemos brindan al cliente no sólo los resultados esperados sino también un valor agregado que da mayor retorno a su inversión”.

El ranking, que realiza año con año Merca 2.0, publicación especializada en mercadotecnia, publicidad y medios; ubicó a InfoSol en la novena posición, según criterios como las oportunidades de empleo, métricas digitales, entre otros.

InfoSol tiene más de 25 años de experiencia narrando grandes historias de marcas nacionales e internacionales, y atribuimos nuestro éxito en el mercado al constante aprendizaje e innovación de los InfoSolers para adaptarnos a los nuevos escenarios de la comunicación en la era digital y la búsqueda del éxito de nuestros clientes.

“En InfoSol creemos que las RP hoy están en constante cambio, y que para crear concientización e incrementar la visibilidad de las marcas, es necesario un enfoque pensado en el espectro de medios propios-ganados-compartidos y KPIs que demuestren, más que el éxito de nuestras campañas, el verdadero impacto de la comunicación en los negocios de nuestros clientes”, agrega Héctor Meza.

Puedes consultar el ranking completo aquí.

Da clic y conoce más acerca de cómo estamos innovando las relaciones públicas:

Claves de Leonardo da Vinci para convertirte en un líder exitoso

Casi siempre que escuchamos su nombre, recordamos imágenes de famosas obras de arte como la Mona Lisa, La última cena o El hombre de Vitruvio; sin embargo, Leonardo da Vinci fue mucho más que un artista. Fue arquitecto, músico, matemático, ingeniero, inventor, experto en anatomía, geólogo, cartógrafo y botánico. En pocas palabras, un genio.

Como líderes de negocio, tenemos mucho que aprender de esta gran figura del Renacimiento, cuyo trabajo puede enseñarnos hoy buenos consejos para guiar a nuestras organizaciones por el camino del crecimiento.

Qué mejor momento de hacerlo que en este año, cuando se conmemoran 500 años de su muerte. Sean estas lecciones, una forma de recordar a este genio universal.

Innovación… pero de verdad

Es común escuchar que un hombre o una mujer fue “adelantado a su tiempo”, pero a decir verdad, rara vez alguien ha ido muy por delante como sucedía con Leonardo. Para muchos estudiosos, parecía como si él pudiera ver el futuro; y no sólo verlo, sino también materializarlo en varios de sus inventos.

Muchos CEOs y líderes empresariales navegan con la bandera de la innovación a “diestra y siniestra”, pero desconocen su verdadero significado. Para innovar -de verdad- no necesitas crear o hacer algo tan disruptivo como los inventos de Da Vinci; la idea es mejorar, perfeccionar o eficientar algo que ya existe, pero que puede dar mejores resultados o aplicarse en otros campos o industrias. ¡Sin verdadera innovación, no hay liderazgo!

También te puede interesar: ¡Innovar o morir! Por qué subir al tren de la innovación

Legado con alto impacto en el futuro

Dime, ¿alguna vez has manejado una bicicleta o un automóvil?, o más emocionante aún, ¿te has subido a un paracaídas? Pues déjame decirte que la huella de Leonardo está presente en esos artefactos, por ser uno de sus precursores. Como estos, en muchos otros sistemas que son parte de nuestra vida actual –y con los que nos topamos a diario-, Da Vinci también contribuyó con su granito de arena, gracias a sus ideas, sus manuscritos y su trabajo.

La mayoría de los líderes empresariales no se ocupan en dejar un legado. Incluso, algunos nunca más se mencionan cuando dejan una organización. Un líder exitoso sabe dejar un buen legado que perdure por años y tenga impacto positivo en su organización. Esto es de suma importancia, no sólo para ser más valorado y recordado, sino para dejar una “herencia” que inspire a futuros líderes a construir empresas más sólidas.

Curiosidad insaciable

Para los expertos, Da Vinci tenía talentos especiales, pero su rasgo distintivo e inspirador era su curiosidad insaciable. Siempre llevaba un cuaderno en el que anotaba todo lo que veía a su alrededor, desde pensamientos que pasaban por su cabeza, impresiones, dibujos, observaciones e información, reflexiones sobre problemas actuales, hasta pensamientos filosóficos y mucho más.

Toda empresa depende, en gran parte, de sus líderes para innovar con productos, servicios, sistemas y procesos que permitan mejorar el valor que se ofrece a los clientes y competir de manera efectiva en el mercado. Pero para esto, es esencial ser extremadamente curioso, y tener la capacidad de explorar, crear y pensar de manera diferente. La curiosidad por investigar proporciona un espacio perfecto para innovar y sobresalir entre los demás.

Pensamiento creativo

Además de ser un maestro del arte y la ciencia, Leonardo da Vinci también es conocido por ser un gran pensador, con una habilidad extraordinaria para observar el mundo desde una perspectiva creativa. Sus métodos de pensamiento creativo le permitieron lograr invenciones en diferentes campos, incluyendo el arte, arquitectura, música, matemáticas e ingeniería.

El pensamiento creativo es un factor esencial para impulsar el éxito empresarial, pues ayuda a mejorar la posición competitiva de una empresa en el mercado. Cada líder debe esforzarse por tener esta habilidad, pero también por impulsar a sus colaboradores a pensar de manera creativa para mejorar la toma de decisiones y la resolución de problemas.

Pensar en grande

Leonardo Da Vinci supo ir más allá de lo conocido por muchos, de lo que sonaba familiar y previsible. Aprendió a mirar desde el futuro hacia atrás y no desde el presente hacia el futuro. Esto le abrió posibilidades ilimitadas para encontrar las mejores oportunidades con un potencial infinito y sin límites máximos. Pensar en grande le ayudó a ejecutar sus ideas de una manera diferente a sus contemporáneos.

Para ser un líder eficaz, necesitas pensar como un líder, y eso significa pensar en grande. Sólo necesitas cambiar tu manera de pensar. Por ejemplo: en lugar de pensar solo en ti mismo, incluye a los demás; no te centres demasiado en los problemas, mejor enfócate en las soluciones; o en lugar de complicar las cosas, busca cómo simplificarlas. Pensar en grande es una habilidad que se desarrolla con el tiempo y que comienza cuando estamos seguros, en nuestra mente y corazón, que cosas grandes están esperando por nosotros.

Más allá de cualquier lección que como líderes de negocios podamos aprender, lo cierto es que Leonardo ha inspirado a muchos hombres y mujeres a través de la historia, impulsando en ellos la creatividad, la innovación y muchas otras habilidades que los han ayudado a ser exitosos.

Una conocida frase de este genio, dice así: “Aprender no agota nunca la mente”

Dime, ¿qué estás dispuesto a aprender para convertirte en el líder que tu organización necesita para ser más productiva, innovadora, competitiva y exitosa en el mercado; y sobre todo, para desarrollar la habilidad de pensar en grande y dejar un legado duradero?

Entonces, continúa descubriendo más sobre contenido inspirador aquí.

Este contenido apareció por primera vez en Alto Nivel

Conoce más contenido del autor en Alto nivel

¡Innovar o morir!: Por qué subir al tren de la Innovación

Las expectativas cada vez más exigentes del mercado, las presiones por la creciente competencia en las industrias y el cambio hacia un ritmo más acelerado en el Entorno de Negocios, ha hecho que los CEOs empiecen a dirigir su mirada hacia nuevas herramientas de negocio que les permitan alcanzar la competitividad; entre estas propuestas se encuentra la innovación. ¿Has escuchado alguna vez sobre este tema en un entorno empresarial o, incluso, tú mismo empleas el término de manera constante cada vez que te diriges a tus colaboradores? Seguro que tu respuesta es afirmativa, porque hablar de innovación es algo muy común, aunque establecerla e integrarla en la cultura organizacional, no lo es.

La cultura de innovación es un tema muy “manoseado”; todo mundo habla de él, supone saber sobre él y hay hasta quienes, sin serlo realmente, presumen de ser innovadores. Todas las organizaciones quieren ser innovadoras y distinguirse por ello, pues contar con una cultura de innovación representa una ventaja competitiva para el negocio; sobre todo en un entorno donde la competencia crece cada vez más y utiliza herramientas más agresivas para tomar la delantera.

Recientemente, en una charla informal con algunos de mis colaboradores, al discutir una propuesta de negocio para uno de nuestros clientes, salió a colación el tema de la innovación. Esto porque poníamos sobre la mesa la importancia de salir de los mismos esquemas y atrevernos a generar ideas disruptivas que nos permitan captar la atención de nuestros clientes, brindar servicios de gran impacto y competir agresivamente en el mercado.

La innovación es un elemento que debe estar presente en todas las organizaciones, ya que se trata de una herramienta estratégica para mantener de pie y hacer crecer los negocios, incluso en las condiciones más adversas. Varias marcas globales como Apple, Amazon, Marriot, Walmart y la orgullosamente mexicana Grupo Bimbo son un claro ejemplo de lo que una cultura de la innovación bien gestionada es capaz de generar en beneficio de la organización y el negocio.

¡Pierde el miedo a innovar!

Es un hecho innegable que hoy la innovación es una estrategia fundamental para el futuro de los negocios; simple y sencillamente se trata de “innovar o morir”. Sin embargo, a pesar de ser una tendencia en el mundo de los negocios, muchas organizaciones no cuentan aún con una cultura que estimule la innovación, es decir, con mecanismos que guíen el proceso innovador y conduzcan hacia resultados positivos concretos que se vean reflejados en nuevos procesos, productos y servicios que acaparen la mirada del mercado y sean parteaguas en su industria.

Algunos de mis colaboradores coincidían en que varias organizaciones aún ven la innovación como algo, sí muy “bonito, eficiente, benéfico, inspirador… “, pero también “costoso, desconocido, peligroso” y hasta difícil de incorporar a sus procesos y cultura organizacional. Para muestra quiero retomar unas declaraciones recientes del secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), José Ángel Gurría, quien aseguró que los países de América Latina gastan “poquito” en innovación; y de ese gasto, la mayor parte -si no la totalidad-, la hacen los gobiernos, cuando “la tendrían que hacer las empresas”.

La cultura de innovación no debe ser un lujo del que puedan presumir las organizaciones, más bien es ya una necesidad.

Pero bueno, vayamos a la mejor parte. Si quiero subir al tren de la innovación, ¿cómo puedo empezar? Primero que cualquier otra cosa, es importante saber que construir una cultura de innovación es un proceso de transformación lento, sobre todo para las organizaciones con modelos de negocio muy arraigados y tradicionales. No obstante, es posible tener éxito si somos pacientes y nos enfocamos en factores críticos. Dales un vistazo.

  • Aprende a ser innovador y entrena a tus colaboradores para que también lo sean. Es cierto, algunos hombres y mujeres parece que nacieron siendo innovadores, pues sus ideas y creaciones revolucionaron no sólo determinado ámbito sino al mundo entero. Hombres como Thomas Alva Edison, Steve Jobs o Henry Ford son ejemplo de ello; sin embargo, eso no significa que tendrás que esperar a que tu organización encuentre “mentes brillantes” para contratarlas. La innovación también puede aprenderse y desarrollarse; así que enseña a tus colaboradores a identificar las ortodoxias y cómo transformarlas en estrategias disruptivas que conduzcan a crear nuevos procesos, soluciones, productos o servicios. Es de vital importancia que en esta especie de “entrenamiento”, tú, como CEO y líder de la organización, proporciones las herramientas y el entorno necesario para sumergir a tus colaboradores en la cultura de innovación.
  • Genera engagement. Uno de los desafíos que enfrentan las organizaciones es la resistencia de sus colaboradores para adentrarse en la cultura de innovación, pues implica una nueva manera de pensar y de relacionarse con otros tanto dentro como fuera de la compañía. ¿Cómo lograr el engagement con las nuevas herramientas y el entorno para la innovación de manera que tus colaboradores contribuyan con nuevas ideas relevantes que beneficien al negocio? Aquí tu rol es muy importante, pues se requiere de tu inspiración, transparencia, confianza y coherencia; ninguno de tus colaboradores se subirá al tren a menos que la innovación sea vista como un tema claramente importante, real y benéfico para la organización y cada uno de sus miembros.
  • Comunica los objetivos de establecer una cultura de innovación. Otro factor importante es la comunicación; así que utiliza tus recursos y plataformas para comunicar las metas que desea alcanzar la organización con esta estrategia. Sin duda que es una gran oportunidad para hacer del lenguaje de innovación un componente habitual del lenguaje y la comunicación corporativa. Desde luego que también debes comunicar las Historias de Éxito y reconocer y celebrar el triunfo de tus “héroes de innovación”, y no sólo de aquéllos que concibieron ideas exitosamente transformadas en nuevos procesos, productos o servicios, sino también de quienes, aunque fallidos, se esforzaron por generar nuevas ideas. Así, reforzarás el mensaje de que una compañía innovadora cuenta con miembros innovadores y confía en el esfuerzo de todos y cada uno de ellos.
  • Mide tus resultados. Quizá puede sonar extraño o arcaico medir los resultados; sin embargo,  son una parte importante para establecer una cultura de innovación, ya que permiten dar seguimiento y evaluar los resultados de este grandioso viaje que has emprendido con tus colaboradores. Utiliza indicadores que te permitan evaluar el engagement, conocimiento del programa de innovación y sus procesos, número de colaboradores entrenados, las técnicas y herramientas, las nuevas ideas presentadas, experimentos en progreso, nuevas ofertas lanzadas, y cualquier otro que te permita conocer el estatus del cumplimiento de metas de tu programa de innovación.

No importa el tamaño de tu compañía, lo importante es que como líder de la organización abandones el miedo a cambiar de rumbo y te adentres junto con tus colaboradores en este gran viaje de la innovación. Una frase inmortalizada por el escritor Paulo Coelho dice: “Si piensas que la aventura es peligrosa prueba la rutina, es mortal”.

No dejes que la innovación siga siendo para ti una palabra de moda; por el contrario, conviértela en una realidad. Recuerda que el futuro de los negocios, la competitividad de las compañías y su permanencia dependen de la capacidad de su gente para innovar.