A lo largo de la existencia humana, la comunicación ha sido necesaria e indispensable, pues su desarrollo se dio a la par del desarrollo humano. Por esto, su estudio se ve en la problemática de la extensión, por lo que han surgido diversas corrientes teóricas para definir qué es la comunicación y su área de trabajo.  En este sentido, la teoría funcionalista se enfoca en el estudio de los efectos de los medios masivos de comunicación, tomando como base a sus principales autores y destacando los elementos que ayuden a comprender los medios masivos con relación a la sociedad tanto desde su punto de vista individual como global.

Lo que caracteriza al funcionalismo es que para encontrar constantes en todas las sociedades y elaborar un conjunto de leyes generales que le den una teoría científica o un conjunto interrelacionado de leyes, elabora una serie de problemas funcionales comunes a toda sociedad con el supuesto de que bajo la apariencia de una gran diversidad de conductas se ocultan los mismos problemas humanos.

Ahora bien, el sistema social no puede ser analizado desde un punto de vista estático, sino que también debe encontrarse su función para su estudio dinámico. Llegando así a un análisis estructural-funcional.

Con esto, la corriente funcionalista de la comunicación nos servirá como base para el estudio de los medios masivos y su relación con la sociedad para poder comprender cómo influyen los medios de comunicación en la sociedad, pero también ayudará en el estudio de los medios como institución de una manera detallada para entender el porqué de dichos efectos con base en sus estructuras. Así, es necesario rescatar las características de los medios masivos:

  • Las masas requieren organizaciones formales complejas.
  • Los medios masivos se dirigen a públicos muy amplios.
  • Las comunicaciones masivas son públicas; es decir, su contenido está abierto a todos.
  • Público heterogéneo.
  • La relación Emisor – Público es impersonal.

Ahora bien, conociendo la importancia social que tienen los medios es necesario conocer su productividad aprovechando que llegan a un mayor número de personas y para esto se le asignan tres grandes funciones:

  • Educar
  • Informar
  • Entretener

La efectividad de los medios masivos es una expresión que alude a la eficacia de los medios para alcanzar un objetivo dado y se puede aplicar al pasado, al presente o al futuro, pero siempre indica intencionalidad, con lo que se puede hablar de efectos, y al hablar de éstos nos referimos a lo que ya ha sucedido como consecuencia directa de la comunicación de masas, fuese o no pretendido. Con esto aseguramos que los efectos de los medios de comunicación siempre conllevan al intento de establecer una relación entre el contenido del mensaje y los datos que son ajenos a los medios, y tenemos que el contenido de eso se presenta en formas que parecen tener mucha mayor constancia en el tiempo que otros fenómenos culturales.

Medios Masivos en el proceso socializador

Primero debemos entender lo que es la socialización. La socialización es el proceso de aprendizaje por el cual el individuo adopta actitudes y forma su personalidad mediante el contacto con los demás y de acuerdo a una sociedad determinada. Así debemos tomar en cuenta el estudio de la familia, ya que es el pilar del proceso socializador, porque es aquí donde surge la primera enseñanza de la vida social; es decir, los padres se preocupan por enseñar a sus hijos las primeras normas sociales que deben seguir para poder llevar una vida en armonía con la sociedad. Un ejemplo de esto es un simple saludo que los padres enseñan a dar cuando se ve a alguna persona conocida, respetar a los mayores, estudiar y un sin fin de pequeños eslabones que van formando la vida social.

Por otro lado, sabemos que toda sociedad tiene un continuo remodelamiento en su tipo social. Con esto tenemos que el proceso de socialización es permanente y donde a lo largo de la existencia de un individuo en determinado ambiente social se encuentra con elementos reforzadores como lo son los medios masivos de comunicación, y estos son los que mayor importancia tienen ya que su característica principal es la capacidad de abarcar a un mayor número de personas en menor tiempo, logrando con eso permitir a la sociedad facilitar el reforzamiento de normas sociales que lo requieran.

Por otra parte, debemos tener en cuenta que la característica funcionalista de los medios de comunicación se resume en dos grandes funciones sociales y una disfunción:

  1. Función de conferir prestigio: La posición social de personas, acciones o grupos se ve prestigiada y enaltecida cuando consigue atraer la atención favorable de los medios.
  1. Función de reforzar las normas sociales: Al dar publicidad a las conductas desviadas se acorta la distancia entre la moralidad pública y las actitudes privadas, ejerciendo presión para que se establezca una moral única.
  1. Disfunción narcotizante: Los medios disminuyen el tiempo dedicado a la acción organizada; el hombre “informado” tiende a considerarse participante, cuando en realidad no desarrolla acción alguna: conoce los problemas, pero no actúa para resolverlos.

Los medios masivos ocupan ahora el primer lugar en transmitir información, así el hombre es más dependiente de los efectos de comunicación social en la satisfacción de sus necesidades informativas, pero con esto no queremos decir que hayan desaparecido las formas directas y personales, y menos la influencia de éstas en el proceso formativo de la opinión. Los medios masivos cumplen funciones de estímulo – refuerzo de deformación e influencia según los casos y las intensidades manipuladoras, al mismo tiempo que son vehículos de control social.

Al hablar de esto debemos integrar un nuevo término que es el de la resocialización, ya que así como tenemos que el proceso socializador continúa todo el tiempo, puede surgir un proceso que consiste en desconectar el típico proceso donde el individuo es “inyectado” de tipos de vida y conductas de acuerdo a sus bases sociales dadas desde la familia y surge un nuevo proceso encargado de eliminar toda esa carga ideológica, “inyectando” una nueva que no concuerda con la anterior y que ahora sigue nuevos ideales, y a esto se le ha denominado resocialización.

Apoyado en fuente: “La sociología, Aventura Dialéctica” Editorial Trillas.

Los artículos publicados son opinión del autor y no reflejan el punto de vista de InfoSol / Mi Espacio®.

Experto en Análisis de Datos para generar estrategias, medición de la efectividad para validar los esfuerzos en Comunicación, así como especialista en la selección y segmentación de medios de nicho y medios tradicionales.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *