De igual forma que el estado de los medios de comunicación se ha transformado con la llegada de Internet y con el dominio de los sitios de noticias en línea, la manera de trabajar de los periodistas y reporteros de todo el mundo también está cambiando radicalmente.

En la actividad diaria del periodista, el tener que recorrer grandes distancias y desplazarse a distintos lugares para recolectar información o contactar a expertos específicos sobre un tema particular ahora se combina, y algunas veces hasta se sustituye, con la investigación en diversas plataformas sociales en Internet.

Estas plataformas han proporcionado nuevas y efectivas herramientas de comunicación, investigación, información y contacto con las que los periodistas antes no contaban, lo que ha hecho posible establecer relaciones más rápido con fuentes y especialistas pero también con audiencias.

Los redes sociales se han convertido en un espacio en el que los medios de comunicación interactúan con sus públicos para entregar información mientras reciben a cambio opiniones, participación, cifras, fotos, videos, etc. Actualmente cualquier ciudadano se puede comunicar a través de una red social, poniendo al alcance de sus amigos y seguidores información en tiempo real.

Función del periodismo

El periodismo necesita disciplina, análisis, explicación y contexto. Por lo mismo, es fácil notar que el periodista no está en competencia con el desarrollo de la tecnología.

Aunque existan nuevas herramientas útiles para el periodista no significa que se pueden ignorar los principios fundamentales de una profesión que, no importa a través de que canales o medios se transmita, se sigue basando en información objetiva y real. Los medios o canales han cambiado, pero los principios fundamentales del periodismo no; sin embargo, los periodistas deben adaptarse a los nuevos escenarios para enriquecer la labor periodística y estos cambios también representan la migración hacia nuevos roles, antes desconocidos, en la comunicación unidireccional.

El periodista y las redes sociales

Con el auge de los medios sociales el periodista ha pasado de ser un emisor de información y opiniones a un actor multidisciplinario que tendrá que desarrollar varias funciones si desea sobrevivir en el nuevo mundo de la comunicación social.

Actualmente, el periodista ya no solo representa un medio, es un medio por sí mismo, por lo que tendrá que gestionar la comunicación en su comunidad, modular las conversaciones y manejar el contenido que las audiencias demandan.

Un elemento indispensable en esta adaptación es el ingrediente social que está modificando en gran medida el movimiento periodístico a través de los medios. El énfasis en las preocupaciones sociales como un eje está revolucionando el trabajo editorial. Dar voz a los que antes no la tenían se considera hoy, más que una tendencia, una responsabilidad del nuevo rol del periodista, que va de la mano con el periodismo colaborativo.

Ahora, cualquier ciudadano puede aportar información y material en tiempo real que buscará compartir no sólo entre sus pares, sino con el periodista del que se espera difunda tal información ya transformada en material periodístico: contextualizada, verificada y adaptada para cada audiencia.

Hoy en día el periodista ha transformado su rol anterior en el que sólo era un emisor de opiniones e información, que aunque era información moldeada bajo los principios del periodismo, no dejaba lugar a la retroalimentación, colaboración y réplica. Se han dejado atrás los medios como fuente principal de datos, ya que las personas tras los medios sociales desean una visión de individuos similares a ellos, no de corporaciones impersonales dedicadas sólo a la comunicación de una sola vía.

Esto ha hecho que los periodistas construyan su nombre y reputación en base a su mérito. Poco importa ya si escriben en un medio u otro, más que para la edificación de su prestigio, ya que una vez que el periodista logra crear engagement con sus audiencias, el público buscará su contenido por el sello personal que cada uno ofrece y no por el medio en el que se encuentre.

Conclusión

La tecnología, por extraño que parezca, ha permitido que se humanicen los medios. Las comunidades buscan lo que demandan de sus contactos reales, las actitudes y virtudes que buscan en sus interacciones personales. Debido a ello, uno de los nuevos roles del periodista es transformar esa información existente en información personalizada y en un constante vínculo con una comunidad que detrás de los monitores y pantallas son seres sociales.

Una de las responsabilidades que este rol conlleva es la verificación y comprobación de toda la información que llega a ser de interés de las audiencias, cumpliendo como antes lo mencionamos, con los principios básicos del periodismo.

El rol fundamental del periodista, así como del periodismo en general no peligra, sin embargo ambos tienen que adaptarse a los nuevos cambios que exige el escenario de la comunicación social, y ello dependerá de que su rol principal sea el de mantener el elemento humano en la tecnología.

Basada en el artículo “The Social Media Revolution: Exploring the Impact on Journalism and News Media Organizations” de Harper Ruth A., Estados Unidos; 2010; México, 2018.

Los artículos publicados son opinión del autor y no reflejan el punto de vista de InfoSol / Mi Espacio®.

Licenciada en Relaciones Públicas.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *