Blogueros, tuiteros, feisbuqueros y otras especies del periodismo digital

A partir de la aparición del Internet en las redacciones, la frase manida era: “Internet y la tecnología van a revolucionar al periodismo”. Las opiniones se dividen. La adopción de tecnología en el medio editorial es inherente a su evolución.

Desde la publicación de forma regular de los primeros periódicos en el siglo XVII, la práctica del periodismo se ha adaptado al uso de la tecnología. “Relation”, reconocido como el primer periódico, fue publicado en 1605 en Estrasburgo, Francia.

El periodismo fue uno de los sectores que más beneficios obtuvo de las grandes invenciones promovidas por la Revolución Industrial y la electrónica. Por ejemplo, en 1814, el periódico londinense “The Times” adquirió una imprenta capaz de imprimir 1,100 diarios por minuto.

Desde entonces, la incorporación de nuevas herramientas y flamantes inventos no ha cesado. Hasta 1920, el periodista disponía sólo de los medios impresos para realizar su trabajo. En ese año, en Estados Unidos, se lanzó al aire la primera estación de radio comercial. A raíz de ello, el periodista tuvo que adaptar su oficio a un nuevo medio: la radio.

Tres décadas después, otro nuevo medio apareció: la televisión, que vino a cambiar el formato de presentar noticias. La televisión llegó para convertirse en el medio con más influencia en la opinión pública. “El medio es el mensaje”, dijo Marshall McLuhan.

Periodismo en dosis pequeñas

Con Internet, el periodista se allegó herramientas en un nuevo medio de comunicación que, como cualquier otro, exige entrenamiento y adaptación del lenguaje. La web convirtió a la información en multimedia y obligó al periodista a adquirir habilidades digitales para usar estas herramientas. Las redacciones se despoblaron. Los sitios (también llamados portales) surgían a diario; la manera de consumir información mostraba una nueva faceta.

Hoy, el consumo de medios digitales en línea está en aumento. Cada vez más, los lectores quieren ver y escuchar más que leer. Los lectores se están convirtiendo paulatinamente en espectadores y cuando quieren leer, requieren que sea conciso y en dosis pequeñas.

Afortunadamente, aún perduran sitios en Internet que promueven las lecturas profundas y prolongadas. En México, Letras Libres y Nexos publican las versiones íntegras de sus artículos, reportajes y columnas en la versión electrónica. También han añadido algunos blogs al formato digital. Y en inglés está http://longreads.com.

En el pasado, el periodista era un señor con grandes audífonos que recibía información, la leía y comentaba. La interacción con la audiencia era limitada, a destiempo y filtrada. Hoy en día, los consumidores de medios generan contenido y no sólo con sus comentarios.

Ahora, el periodista se convierte en parte de un ecosistema de dos vías. Debe escuchar, interactuar e incluir, cuando la ocasión lo amerita, contenido provisto por fuentes ciudadanas. Su información se convierte en parte de una red en la que sus datos no siempre son más importantes, más inmediatos, y lo peor, ni siquiera los más precisos.

Actualmente, cualquier persona puede, desde la comodidad de una ventana y con la ayuda de un teléfono celular, producir contenido relevante que puede convertirse en “la nota de ocho” del día siguiente. En muchos casos, basta estar en el lugar preciso a la hora perfecta. El periodismo ciudadano a veces suplanta al antiguo periodista. Muchos medios de comunicación incentivan estas actitudes y han abierto canales para recibir dicho contenido. Otros, abominan esta práctica. Los ciudadanos no están obligados a realizar el trabajo de un periodista serio. Ahí está la distinción entre uno y otro.

“Si las redes sociales llegan a sustituir a los periodistas, será porque estos no son capaces de dar un rasgo distintivo a su trabajo, porque no aportan rigor profesional, valor noticioso, investigación, cotejo de fuentes…”, dijo José Carreño Carlón en Palabras Mayores de Canal 40.

Blogs y PR 2.0

Todo mundo tiene una opinión y quiere que los demás la conozcan. “Los blogueros quieren ser periodistas. Los blogueros son blogueros como la piña es piña”, opinó José Antonio Ramalho, periodista brasileño, en su libro Periodistas 2.0.

“Un blog no hace a nadie periodista, así como un artículo no hace tampoco a ningún reportero un periodista”, escribió Ramalho.

Hoy se habla del Periodista 2.0, reporteros que escriben para su medio tradicional y para la página web, graban y editan su nota en video y hacen radio. Algunos perciben que las empresas editoriales explotan así a sus empleados. Otros creen que es parte de la capacitación y adecuación al nuevo entorno. Sin duda, el Periodismo 2.0 tiene estrechas ligas con las tecnologías web 2.0: blog, audio, video, redes sociales y herramientas de reporteo en línea que los periodistas deben usar actualmente.

En las agencias de relaciones públicas en Estados Unidos y, algunas en México, se propicia el relacionarse con los blogueros. La principal diferencia entre periodistas y blogueros radica en el ángulo que eligen para abordar la información provista. No todos los blogueros son periodistas, ni todos los periodistas son blogueros.

Las empresas buscan extender el reconocimiento de su marca y aumentar el market share. Internet y las redes sociales son un medio donde también deben tener presencia y empiezan a navegar por esas aguas. Las agencias de relaciones públicas dan prioridad al contenido totalmente exclusivo para los blogueros. En tanto que a los periodistas se les ofrece información con una perspectiva distinta. Los blogueros prefieren dar a conocer la novedad, basados en el boletín de prensa; en tanto que los periodistas eligen hacer un análisis más profundo de la noticia, producto o servicio en cuestión.

Muchos periodistas perciben que es más fácil que un bloguero se convierta en periodista que un periodista se vuelva un bloguero competente. Hoy, las redacciones y, sobre todo, las páginas web de los medios tradicionales (principalmente periódicos) se han llenado de blogueros. Internet, en cambio, ha recibido a muchos periodistas desplazados de los medios tradicionales.

Redes sociales en el periodismo

No basta tener un buen texto, un gran reportaje o “la exclusiva”. Los periodistas deben usar las diferentes herramientas que Internet ofrece y explotarlas. Además, hay que usar las capacidades analíticas y la red de contactos disponible. Un buen periodista 2.0 debe dedicarle tiempo al aprendizaje de las herramientas digitales disponibles e incorporarlas a su trabajo cotidiano.

Gina Masullo, periodista con más de dos décadas de experiencia y bloguera del Laboratorio de Periodismo Nieman en Harvard University, recomienda a quienes quieren incursionar en el periodismo en la era de Internet:

  • Herramienta de red: Los periodistas necesitan que les cuenten cosas. El Twitter es una manera de conectarse con las fuentes y con los lectores (seguidores). Se trata de platicar con la secretaria del personaje a entrevistar, de establecer una relación de seres humanos, no sólo de trabajo. Por eso es importante tuitear qué comiste o que llevas a tu mamá o hija a su clase de yoga, se trata de ser “ser humano”.
  • Tomar/Robar ideas: Si eres bloguero –seas o no periodista– necesitas generar temas interesantes. En Twitter encuentras una manera de nutrir tus lecturas y “jalar” ideas. Le llamo “robar”, pero no les es. Se trata de tomar inspiración. Por ejemplo, alguna vez leí en un “tuit” que las madres casadas odian el sexo y ligaban a una nota de MomLogic. Escribí sobre el tema en MomLogic y puse la liga a mi blog. Se volvió uno de mis “posts” más populares porque estaba como tópico de búsqueda de ese día en la blogósfera.
  • Hallar fuentes: En alguna ocasión reporteaba sobre la historia de cómo una familia podría mantener en presupuesto el regreso a clases. Twitter me ayudó. Seguía a una mujer que tenía su propio blog: Frugal Upstate. Supe que ella sería perfecta, después de leerla por meses, para tal reportaje. Así que le mandé un mensaje directo vía Twitter para entrevistarla. Ella accedió y tuve que cotejarla, como a cualquier otra fuente, para incluirla en la historia. 
  • “La noticia”: Si hay algo claro de Twitter es que es rápido. Tecleas tu “noticia” en 140 caracteres o menos en una página web o teléfono celular y bum, ya está publicada. Tal como ocurrió con la muerte de Osama Bin Laden. Sin embargo, Twitter no es para todo tipo de noticias, obviamente. Si bien es inmediato y conecta al seguidor con la noticia, los periodistas deben usar otras herramientas.

Especialización periodística

La especialización temática en Internet y por ende en las redes sociales es un hecho en México. Los sitios, blogs y espacios mexicanos, abiertos por periodistas independientes que optaron por tener su propio espacio, se abocan a la cobertura de temas muy específicos. En un conteo veloz y sin metodología alguna, se hallan cinco diferentes sitios, hechos por periodistas mexicanos, sobre política.

¿En realidad a los mexicanos nos interesa tanto la política? Hay más sitios de este tema que de economía y negocios, realizados también por periodistas expertos en el tema.

  • Eje Central fue fundado por Raymundo Rivapalacio.
  • Reporte Índigo, por Ramón Alberto Garza.
  • Sin embargo, por Jorge Zepeda P. 
  • La Silla Rota, por Roberto Rock. 
  • Animal Político, por Daniel Moreno.

Los sitios especializados en temas de negocios, economía y finanzas realizados por periodistas expertos son:

  • Sentido Común, fundado por Eduardo García aproximadamente hace siete años.
  • Mexican Business Web, fundado por Alejandro Ramos aproximadamente hace dos años.

Los medios periodísticos en México están cambiando. Somos testigos de muchos nuevos sitios y de virajes interesantes en medios tradicionales. El periodista debe aprender, dominar e incorporar las nuevas herramientas a su trabajo diario. En una palabra debe evolucionar, no importa dónde o sobre qué tema escriba.

México 2018.

Los artículos publicados son opinión del autor y no reflejan el punto de vista de InfoSol / Mi Espacio®.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 replies on “Periodismo en la era de Internet”