Antecedentes históricos en México

A lo largo de los acontecimientos históricos y sociales, que van desde los aztecas hasta nuestros días, el turismo ha pasado por una serie de fenómenos y transformaciones, caracterizándose inicialmente como una necesidad y posteriormente como actividad, recreación y valorización de las costumbres, manifestaciones culturales y artísticas, así como de intercambio directo con otras sociedades.

En México, el turismo se convirtió inicialmente en una necesidad comercial, religiosa y militar. Posteriormente, con la expansión territorial y poblacional, así como la creciente necesidad de trasladarse de un lugar a otro, se construyeron una serie de lugares especiales para que la gente pudiera hospedarse sin ningún problema fuera del lugar de origen.

El turismo representa toda una actividad histórica y social. Dicha actividad se ha tornado necesaria logrando una mayor interacción con el conjunto de elementos que conforman el desplazamiento y establecimiento de los turistas y de las comunidades en las que recae directamente esta actividad.

El turismo en México

En México, el fenómeno turístico internacional representa millones de visitantes al año y es el tercer generador de divisas, superado en un reducido margen por la exportación de hidrocarburos.

Nuevos caminos se han abierto al turismo, hasta convertirse en uno de los elementos básicos del comercio internacional, por lo que, ante la necesidad de una planeación y promoción turística integral, se unieron esfuerzos.

Conformación de la actividad turística

La industria turística está conformada por una serie de actividades de bienes y servicios.

Los bienes turísticos son todos aquellos objetos naturales o físicos, hechos y categorías espirituales, sucesos, etc., susceptibles de provocar un interés o un atractivo que, sobrepasando el marco local, influyan en el movimiento y en el desplazamiento de las personas con una finalidad turística. La sistematización de los bienes turísticos se establece de la siguiente manera:

a. Objetivos naturales
b. Atractivos naturales
c. Objetivos físicos
d. Hechos espirituales
e. Sucesos

La importancia o valor de un bien turístico depende del uso que se haga de él, es decir, de la frecuencia y de la intensidad con que sea objeto de goce, de contemplación, de aprovechamiento físicos o espiritual por parte de los turistas.

Los servicios turísticos se pueden definir como los hechos, las actividades, los productos elaborados, las fórmulas comerciales, etc., que permiten el tránsito, la facilitación, el acercamiento, el uso y el disfrute de los bienes turísticos a la masa de personas que, potencialmente o de hecho, se califican como turistas.

La red de servicios turísticos opera como una estructura organizada, permanente y especializada de servicios al turista, definiéndola como “el conjunto de actividades perfectamente diferenciadas entre sí, pero íntimamente relacionadas, que funcionan en forma armónica y coordinada con el objeto de responder a las exigencias de servicio planteadas por la composición socioeconómica de una determinada corriente turística”.

El servicio turístico puede ser determinado, o no, por una presentación física, material y exigir, o no, un pago estipulado o una contraprestación comercial o espiritual. De ahí la conveniencia de establecer un esquema general de los servicios turísticos.

  • Servicios básicos: la información, el consejo, la orientación general; la preparación de presupuestos, itinerarios, etc.; la entrega de literatura, mapas, fotografías, y la interpretación de idiomas en ciertos casos.
  • Servicios elaborados: son actividades turísticas de carácter comercial, como transporte, alimentación, alojamiento, espectáculos, seguros agentes de ventas, etc.

Suelen exigir un pago fijo a establecer directa o personalmente entre el prestador y el usuario.

La importancia de las Relaciones Públicas en la industria hotelera

Para una institución hotelera, el correcto aprovechamiento y difusión de sus instalaciones es, más que para cualquier otro tipo de empresas, de vital importancia, ya que sus instalaciones son el producto mismo.

La importancia que para la empresa hotelera tienen las Relaciones Públicas es precisamente, al hablar de un hotel, hablar de sus instalaciones, sus servicios, su gente, su localización y los beneficios que, en comparación con otros hoteles proporciona a sus huéspedes.

Las Relaciones Públicas no son exclusivamente una nota informativa publicada en un periódico, alabando instalaciones o elogiando la atención recibida; son el resultado positivo de esas instalaciones y esa atención, por lo que para una empresa hotelera las Relaciones Públicas y el servicio a clientes se unen y complementan.

En el campo de la hotelería, el objetivo de la función de las Relaciones Públicas es ayudar o apoyar los esfuerzos de ventas y de operación de cada uno de los hoteles, haciendo notar a los huéspedes los servicios e instalaciones con que cuenta el hotel y atendiendo personalmente a cada uno, si esto es posible, creando así una imagen de atención, cordialidad y servicio personal.

Para lograr el objetivo descrito anteriormente, debe existir total coordinación y cooperación entre diferentes departamentos del hotel directamente relacionados con la comodidad, estancia, y actividades de los huéspedes, así como con las actividades cívicas y sociales de los residentes de cada una de las ciudades donde actúa la empresa.

Instrumentos

Consultoría externa: La empresa puede contar con los servicios de asesores en Relaciones Públicas para que, a nivel nacional, proporcionen apoyo a cada uno de los hoteles según sus diferentes necesidades.

El canal de comunicación para obtener esta asesoría deberá ser la dirección de Comunicaciones y Relaciones Públicas de la empresa.

Programación: Es conveniente la elaboración de un calendario de actividades para las diferentes áreas públicas, bares y restaurantes del hotel que representen un beneficio económico para la empresa. La planeación y ejecución de eventos especiales que no representen carga financiera para el hotel, sino que, por el contrario, aumenten su ingreso. La programación de eventos, tanto públicos como privados, para atraer a los residentes locales al hotel. Ordenar y seleccionar fotografías para boletines internos y externos, con el propósito de llamar la atención de los huéspedes que se registren en el hotel respecto a los múltiples servicios con que cuentan éste, así como notas de interés especial.

Guía de actividades de relaciones públicas

Flujo de información:

  • El hotel se identifica y/o crea la historia.
  • Se redacta y distribuye el boletín para la prensa local, enviando copia a la dirección de Comunicaciones y Relaciones Públicas.
  • La dirección de Comunicaciones y Relaciones Públicas selecciona, revisa, pule y distribuye el boletín a la prensa de la ciudad y a publicaciones turísticas nacionales.
  • La dirección de Comunicaciones y Relaciones Públicas recolecta las publicaciones ganadas en prensa y en línea y envía copia al hotel que la generó.

Programa de relaciones públicas para la apertura de un hotel

La expectación en el ámbito turístico y en otros sectores sociales que despierta la inauguración de un hotel puede generar mayor interés que ningún otro evento en el resto de su historia. La inauguración de un hotel presenta la mejor oportunidad para crear una primera impresión que dure toda la vida.

La persona o agencia responsable de las Relaciones Públicas deberá iniciar su relación con el gerente general del hotel previo a la inauguración para recabar toda la información posible sobre la propiedad, que servirá para integrar un plan de Relaciones Públicas que defina y coordine los objetivos y públicos con las estrategias y medios de comunicación.

Una gran variedad de actividades pueden ser planeadas para crear interés en el hotel:

  • Conferencia de Prensa
  • Ceremonia de primera piedra
  • Fin de primera etapa de construcción
  • Ceremonia de preapertura
  • Ceremonia oficial de apertura
  • Ceremonia para la prensa
  • Gran apertura al público

BIBLIOGRAFÍA
Relaciones Públicas, Enrique Figueroa, Editorial EDAMEX, Pág. 93-125, 1997; México 2009.

Los artículos publicados son opinión del autor y no reflejan el punto de vista de InfoSol / Mi Espacio®.

Egresada de la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *